#Educación

Injusticia educativa: conversando con Christian Baudelot

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

He tenido la suerte de estar durante esta semana en clases con el sociólogo francés Christian Baudelot. Él hace parte de una generación crítica de cientistas sociales que ha analizado la escuela y los sistemas educacionales desde una postura crítica, destacándose desde su primer libro “La escuela capitalista” (1971) junto a Roger Establet.

En su primera clase, Baudelot realizó una lectura de los resultados de PISA 2006 (Program for International Student Assessement) en los países de la OCDE –lo cual recogió en su libro El elitismo republicano. La escuela francesa a la luz de las comparaciones internacionales (2009)-, mientras en su segunda clase abordó los países de América Latina que han dado esta prueba, junto a sus comentarios sobre los diferentes países de la región que participan de esta evaluación (Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, México y Colombia). Como único chileno en la clase, no pude escapar a ciertas reflexiones realizadas por Baudelot sobre nuestro sistema, las cuales quiero compartir y comentar a continuación.

La primera noticia del análisis de Baudelot recoge nuestra posición privilegiada dentro de los seis países. Si bien nos encontramos por debajo de la media de la OECD, exhibimos el mejor puntaje. La buena nueva se desarma a continuación cuando se corrobora que la dispersión de resultados es alta, y por lo tanto tenemos un sistema escolar inequitativo. El aparente entusiasmo por el éxito de la privatización se disuelve ante esta constatación, Uruguay que viene a ser nuestro opuesto –posee un fuertísimo sistema público y que muestra un resultado apenas inferior a Chile- tiene una mayor homogeneidad de rendimientos. Es decir, en Uruguay el conjunto de niños, niñas y jóvenes avanzan juntos, mientras Chile va dejando atrás a una parte importante de su alumnado.

Intentando explorar las causas del buen desempeño de Chile –y los bajos resultados de Brasil, Argentina y México- aparece la inversión en educación. Chile aparece invirtiendo más en educación que nuestros vecinos (7,3% del PIB), lo que se condice con nuestros Producto Interno Bruto (PIB). Hay que recordar entonces un detalle no menor en nuestro sistema de financiamiento (Kremerman, 2006), el Estado de Chile sólo gasta un 4,0% de su PIB en educación –el cual financia a las escuelas municipales y privadas subvencionas por igual-, las propias familias lo hacen en otro 3,3% -el cual va enteramente para el sector escolar privado, y para las universidades públicas y privadas-. Baudelot destacó como una rareza nuestra extrema privatización que se acerca al 55% de las escuelas, lo cual nos deja absolutamente fuera del promedio de la OECD, y aún más lejos de los sistemas educativos que ostentan las primeras colocaciones a nivel mundial.

La exposición de Baudelot se focalizó luego en uno de nuestros peores males: la distribución del ingreso económico, la cual pese a ser muy alta no marca una diferencia tan enorme (como se esperaría) de resultados entre el 25% más rico y el 25% más pobre, siendo Chile de todos modos un país donde el rendimiento de los dos extremos se separa más.

Por último, el sociólogo francés mostró su asombro ante los resultados de una de las encuestas que acompaña a PISA y que se realiza a los directores de escuelas. Ante la consulta a los directores de escuela sobre cuáles son los criterios que escogerían para seleccionar a su alumnado, en nuestros países vecinos se señala que el principal criterio es el lugar de residencia, mientras en Chile aparece el “nivel” o rendimiento de los alumnos y alumnas, y las razones de tipo ideológico. Para Baudelot estas respuestas se asocian con la mentalidad neoliberal introducida en Chile, donde es el mercado el principal agente regulador. Retomando los principales elementos que Baudelot y Establet señalan en “El elitismo republicano” como factores que les han permitido avanzar a los sistemas educativos en PISA, él destaca los siguientes:

a)      La importancia del tronco común, es decir, aquellos países más exitosos son aquellos que evitan orientar tempranamente al alumnado en distintas ramas. Ello contradice directamente el impulso “renovador” de nuestra Ley General de Educación, que justamente va a establecer un primer corte en el sexto año básico.
b)      La relevancia de una escuela de masas, o sea, la evidencia muestra que es posible conciliar la apuesta por una escuela de masas de alta calidad, y la generación de más y mejores elites. Nuevamente nuestra política pública aparece haciendo lo contrario, los liceos de excelencia y la educación privada selectiva reducen la posibilidad de progresar al sistema educativo como un todo.
c)       Evitar la repitencia escolar, es decir, aquellos países que obtienen un éxito mayor evitan dejar atrás a sus alumnos y alumnas. La repitencia se ha constituido en una forma de control individual en nuestro país, pero las consecuencias son en general nefastas como sistema.
 
Una de las grandes conclusiones del libro de Baudelot es el efecto virtuoso de generar políticas sociales y educativas que tiendan a generar mayor igualdad. Éstas tendrán como efecto secundario una mejora sustantiva en el rendimiento de las escuelas. Delante de nuestro “Elitismo Privatizante” (e ineficiente) sólo nos queda defender y proponer políticas que salgan de la culpabilización de docentes y directivos. El excesivo énfasis que hoy el Ministerio de Educación, y otras entidades y movimientos privados, entrega al desarrollo de los directores, oculta nuestra triste verdad: estamos en una sociedad desigual, extremamente injusta y que desperdicia las capacidades de nuestros/as estudiantes, profesores/as y directores/as.
 
Si hay que elegir una primera política pública habría que empezar por una distribución del ingreso acorde a parámetros de justicia social.
 
——————————————–
 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

El nuevo Modelo Educativo que debemos de promover debe de tener una mirada prospectiva hacia la Cuarta Revolución Industrial, teniendo como base la neurociencia y la epigenética
+VER MÁS
#Educación

Nuevo modelo educativo