#Educación

Fin de la selección académica y un concepto estrecho de educación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Al tener nuestro país un sistema tan segregado, lo que negamos es justamente la formación de tejido social, donde la persona que sabe menos pueda compartir y aprender de la que sabe más, y la que sabe más, a su vez, aprender de la que sabe menos. Debatir, compartir y socializar. Lo mismo con sus orígenes económicos.

Durante algunos días y motivado por el anuncio del ministro de educación acerca del término de la selección académica en nuestra educación obligatoria, se llevó a cabo un intenso debate. El tema no es menor, pues junto con el co-pago son los principales elementos a la hora de producir segregación escolar (donde Chile tiene muy mala nota).  Sin embargo, lo que realmente me preocupa es el argumento de quienes defienden la selección académica y que intentaré reconstruir a continuación.

Algunos presentan la selección académica como fruto de la desigualdad de “talentos” de la naturaleza humana. Es normal, bajo su punto de vista, que los “más inteligentes” se agrupen, pues de otro modo sólo se “nivelaría para abajo”. Aquellos que tienen mayor poder cognitivo o méritos –siendo algo cruel utilizar este término en nuestro desigual país- están en su derecho de esforzarse y aspirar a una educación mejor (entendiéndose la educación, principalmente, como un medio de movilidad social). Este, en apariencia, sencillo argumento, tiene muchas cosas complejas. Se hacen invisibles porque en parte tenemos una cultura altamente clasista, pero también por ciertos errores conceptuales y/o reduccionismos baratos, que quisiera presentar a continuación.

En primer lugar, y relacionada con esta supuesta “desigualdad” inicial de inteligencia que legitima otras desigualdades, podemos aceptar la diferencia entre las personas. Pero sólo eso. Según la teoría de las inteligencias múltiples, no tenemos por qué reducir la inteligencia humana sólo a un aspecto lingüístico o lógico-matemático, ni mucho menos considerar que estos aspectos son los únicos importantes en la educación. La inteligencia intrapersonal e interpersonal juegan un papel demasiado importante para dejarlo en un nivel “accesorio” (y la teoría del aprendizaje significativo, desde una perspectiva vigotskyana, lo destaca). Cualquier profesional necesita un desarrollo ético y el desarrollo de su empatía podría ser trascendental. En un medio homogéneo no se favorece el hecho de aprender de otro tipo de inteligencia.

El punto anterior debemos conectarlo con una pregunta esencial. Realmente ¿por qué las personas se educan? Si nuevamente reducimos la educación de una nación a su aspecto netamente cognitivo y a su papel de movilidad social, estamos fritos. Al tener nuestro país un sistema tan segregado, lo que negamos es justamente la formación de tejido social, donde la persona que sabe menos pueda compartir y aprender de la que sabe más, y la que sabe más, a su vez, aprender de la que sabe menos. Debatir, compartir y socializar. Lo mismo con sus orígenes económicos. Sin el diálogo inherente de diferentes personas, no formaremos ciudadanos del mismo país. Nunca. Al tener un concepto tan estrecho de educación, eliminamos la posibilidad de aprender, en la práctica, una de las condiciones básicas de la democracia: el respeto mutuo.

En tercer lugar, me parece bastante “ingenuo” el ideal de meritocracia que plantea el argumento anterior. ¿Realmente es mérito del niño las calificaciones obtenidas hasta séptimo básico, y no la influencia de su familia, cuándo sabemos que, por ejemplo, el vocabulario de un niño está fuertemente determinado por el número de palabras que maneja el entorno cercano? ¿Realmente es “culpable” un niño que no se interesa en estudiar hasta primero medio porque tuvo que salir a trabajar o en su familia existía violencia? ¿Sería justo dejar en un mal colegio a niños que lo han pasado, estadísticamente hablando, mal en la vida y perpetuar su condición? Con ello no niego el  -ojalá algún día existente- ideal de meritocracia, pero debemos aceptar que las condiciones no están dadas. Siempre podemos citar el ejemplo del hijo del ferretero que desde abajo llegó a ser gerente de una gran multitienda (con cuentas ocultas en paraísos fiscales), pero eso estadísticamente es una excepción. Y no se pueden diseñar políticas públicas apuntando a la excepción.

——-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad