#Educación

Familia, madre, educación: la discusión que nos debemos

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lo ideal es alcanzar un equilibrio entre el desarrollo profesional y el desarrollo de la maternidad. No obstante, cuando ese equilibrio no sea posible, no se debe sólo actuar en detrimento de la maternidad y continuar con las expectativas laborales, sino tal vez entrar en pausa profesional y dedicar esos primeros años fundamentales al desarrollo del hijo(a).

No hace mucho alguna autoridad política señaló que las mujeres ya no están para puro dar teta. En una sintonía distinta, el presidente José Mujica indica al cierre de la CELAC: “(…) ¡la enseñanza empieza en el útero! (…) ¡Hay que volver a la madre! ¡Hay que volver a la familia! (…) La enorme función de ser madre y de estar comprometida con eso.” En la misma línea del presidente uruguayo, la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva los primeros seis meses y acompañando las comidas hasta los dos años. Hace algunas semanas, ocurrió una hermosa tetada como manifestación contra aquel médico que no quiso prescribir un remedio acorde con la lactancia, porque eso era cosa de indias. Coincidencia o no, ocurrió a la misma hora que un médico talquino nos reprendía por usar pañales de género (“¡use lo moderno,  señora!”).

En realidad, si continuara recordando, los antecedentes se prologarían ad infinitum. La maternidad y la familia son temas polémicos y es sano que así sea. Es polémico, además, por lo difícil de tocar este tema sin cruzarse con otros relevantes como la igualdad laboral de la mujer, el machismo, el desarrollo económico. Es difícil tocar este tema sin herir más de una susceptibilidad.

La inserción laboral de la mujer ha definido un horizonte competitivo en la búsqueda de la igualdad frente al género masculino (o por lo menos esas preocupaciones se plantean desde la autoridad). Esto ha complejizado el rol de la madre en la crianza del recién nacido: ya no es madre a tiempo completo y exclusivo. Al modificarse este rol, también, creo yo, se ha trastocado el rol de la familia, especialmente en la formación integral del nuevo ser humano que ha venido al mundo. En el afán del “realizarse laboralmente”, la mujer cumple su rol de madre desde una perspectiva que –en muchos casos- no guarda relación con el apego, la lactancia materna y la compañía emocional, sino que guarda relación con el “ser madre en la medida de lo posible y que no interfiera con la reinserción rápida y eficiente”.

Esta distorsión de la maternidad no es combatida por la institucionalidad, ni la educación, ni la medicina. Por el contrario: ha surgido una cantidad importante de argumentos y estudios que avalan el destete, la separación temprana del niño(a) con la madre, la competitividad laboral en detrimento de la maternidad. Existe, así, un incipiente rechazo por las madres que sí fortalecen el vínculo y aún asumen respetuosamente el rol de la madre y la familia.

No estoy diciendo que las madres que optan por dedicarse profundamente a su trabajo estén equivocadas, sólo señalo que el desarrollo del niño(a) tiene que ver, necesariamente, guste o no, con “la enorme función de ser madre y de estar comprometida con eso”. Ahora bien, por supuesto me refiero a la mujer que, en lo socioeconómico, ha optado por “realizarse laboralmente”, no a aquélla que por necesidad no tiene la posibilidad de optar.

Lo ideal es alcanzar un equilibrio entre el desarrollo profesional y el desarrollo de la maternidad. No obstante, cuando ese equilibrio no sea posible, no se debe sólo actuar en detrimento de la maternidad y continuar con las expectativas laborales, sino tal vez entraren pausa profesional y dedicar esos primeros años fundamentales al desarrollo del hijo(a).

¿Cuántos de nuestros hijos a los dos meses de vida son destetados por sugerencia médica (porque la madre está cansada)? ¿Cuántos de nuestros hijos al mes ya pasan a manos de la educación parvularia? ¿Cuántos de nuestros hijos al mes están bajo la tutela de la nana? Y nosotros, los padres ¿en qué parte de la cadena horaria del día nos dedicamos a educar y desarrollar a ese niño de forma integral? ¿Cuándo les preguntamos –y nos preguntamos- “cómo quieren ser cuando grandes” en vez de esa caricatura mercantil del “qué quieres ser cuando grande”? Al niño le enseñamos a definirse por su futuro laboral, no por lo que es.

Por lo tanto, el rol de la familia se ha debilitado. Hoy en día el colegio debe desarrollar una agenda valórica, prácticamente incluida en los aprendizajes definidos por el currículum. Claro que esto es correcto y es extraordinario que la educación formal no sólo se quede en los contenidos. No obstante, no han sido pocos los casos en los cuales, desgraciadamente, la escuela es el único “guardián” del desarrollo integral, muy lejos de los padres que desde la casa sólo fomentan la dictadura de la entretención, implementando un sin número de aparatos electrónicos en cada espacio de la casa y que han llevado a los momentos de conversación, diálogo, aprendizaje familiar a una total nulidad.

¿De qué sirve que en el colegio les enseñemos el concepto de “desarrollo sustentable” si en la casa no hay espacio para reciclar una mísera hoja de papel? ¿De qué sirve que en la escuela se enseñe quién fue Lautaro si el padre no conversa con el hijo sobre lo que sucede en la Araucanía? ¿De qué sirve que en la escuela les demos a leer un libro si antes que el niño empiece, el padre ya lo enjuició de largo y latero y reclamó contra el profesor de castellano?

Esta problemática parte en el útero. La presencia de la madre es fundamental y su actuar determina directamente la formación del niño(a). La educación no es tema de la escuela; la educación es responsabilidad de todos. Si la familia no toma las riendas del desarrollo integral de sus hijos, seguiremos en una sociedad de autoridades que desprecian la lactancia, médicos que no revisan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y padres que no leen cuentos a sus hijos, pero sueñan -monetariamente- con los trabajos que tendrán en el futuro.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de Febrero

Sólo una pequeña aclaración: la OMS recomienda la lactancia mínimo hasta los dos años, pero luego puede extenderse tanto como la madre y su hijo deseen. Lo digo porque muchas veces esta información se malinterpreta.

Saludos.

22 de Febrero

Exactamente. Gracias por señalarlo y subrayarlo.

camila valeska gonzález serras

09 de Marzo

este tema es muy social, pero, yo fui estudiante de psicología, no alcance a cursar segundo año pero recuerdo que mi profesor de percepción, atención, y memoria mencionó muy a lo lejos el libro de erich froom, “el arte de amar”. la idea era que lo lelleramos en alguna instancia de la carrera. por suerte me tope con el tema de “la descomposición del amor en el mundo contemporáneo” cuando leí el libro.
este tema es muy discutible y muy interesante porque de la familia depende cuanto ese niño se ame, el amor parte de la base y esa base es la familia, si no esta bien aferrada al amor, es muy probable que aunque existan nuevos profesionales ese individuo fracase en su vida intima,(afectiva, pareja). personal y social.

camila valeska gonzález serras

09 de Marzo

quiero hacer un hincapié acerca de ese tema de la lactancia, las obstetras están muy preocupadas por el tema de la lactancia materna y atentas a lo que recomienda la organización mundial de la salud. ella son profesionales. seria bueno que las futuras madres les presten mas atención.

camila valeska gonzález serras

09 de Marzo

observación: y los matrones también. (refiriéndome al género masculino).

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Nuevos

La rendición de cuentas es, básicamente, la limitación efectiva del poder del Estado y sus agencias (autoridades, electas o no) a través del deber de publicidad de sus actos como así mismo el legítimo ...
+VER MÁS
#Política

¿Qué es la rendición de cuentas (o accountability) y para qué sirve?

Trump se fue dejando una estela de tradiciones rotas, partiendo por su ausencia en el cambio de mando, su participación en la arenga a sus seguidores que culminó con el asalto y toma del Capitolio, su adh ...
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos: un cambio de mando inédito

Todos los criterios de legibilidad del ser humano y sus usos ontológicos son el resultado de convenciones normativas de carácter regulatorio que inciden fuertemente en el diseño de políticas públicas y ...
+VER MÁS
#Educación

¿Inclusión?: elementos para una concepción alterativa del sujeto educativo

A Gramsci, por tanto, se le debe tratar como a un clásico de la política, sin pretender encontrar en su elaboración un conjunto de recetas que sirven para cada ocasión, y su pensamiento debe ser ubicado ...
+VER MÁS
#Política

A 130 años del nacimiento de Gramsci: ¿qué queda de su pensamiento en el siglo XXI?

Popular

Las palabras, en sí mismas, están vacías de significado y les otorgamos sentido mediante las asociaciones ancladas a objetos y experiencias de la vida. El cuico por ahora está rodeado de contenido, de r ...
+VER MÁS
#Política

Los cuicos y extranjeros

Para prevenir o disminuir nuestra vulnerabilidad a la desinformación, debemos aprender a ser escépticos, dejar de creer lo primero que nos llega por las redes sociales simplemente por ir en línea con nue ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La lección que nos deja lo ocurrido en Estados Unidos

El seguidor de extrema derecha odia por igual a negros, judíos, latinos, árabes, feministas y cualquier otro grupo que invada según ellos su espacio nacional conquistado a los nativos, después recuperad ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y la revuelta de los bastardos

El sector de las artes no existe, no se le considera como una comunidad en situación crítica, pauperizada, minimizada, sino como un grupo de locos que anda por la vida con una guitarra o un libro debajo d ...
+VER MÁS
#Cultura

La música suena mal