#Educación

Estudiantes, la dirigencia no es el movimiento

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Es hora de admitir que ya ni los estudiantes confían en el movimiento estudiantil al 100%. Todos teníamos la convicción de que esto podía transformar el modelo educacional en Chile, pero las fuerzas políticas ahogaron el objetivo.


Es cosa de retomar el objetivo y dejar de mirar como buitres un puesto en el Congreso o en la Federación, centrarnos en la meta y seguir adelante hasta alcanzarla, juntos, en las calles, en las asambleas, con la gente, con el verdadero pueblo.

Creo que es lógico sentirse decepcionados después de llevar tres años movilizados, y ver que no hay logros en educación, pero sí una gran ambición política por parte de los dirigentes y sus respectivos grupos políticos. Todos quieren ser un Gabriel Boric o una Camila Vallejo, no importa el costo, no importa si para ello tienen que pasar a llevar a las mismas personas que dicen representar.

Hoy las asambleas están compuestas mayoritariamente por los representantes de los grupos políticos, las marchas son menos multitudinarias y algunos estudiantes ni siquiera saben lo que es el copago, tal vez sea porque el movimiento estudiantil perdió seriedad, perdió peso y pasó de ser un problema que todos debíamos resolver, a un instrumento, un arma para los discursos de dirigentes estudiantiles y los mismos políticos de la “vieja escuela” que tanto repudiaban algunos.

Si nos desmotivamos y aburrimos, es quizás porque vemos cómo las cabezas del movimiento estudiantil están replicando perfectamente esa imagen del político que “no querían ser”. Llegar a la Federación pareciera sólo ser alimento para el ego, además de una pelea entre colectivos y partidos.

Lamentablemente no hemos conseguido lo que todos esperábamos: una discusión real en cuanto a educación, desigualdad y segregación, con sus respectivas soluciones. Pero aun con ello, creo que no perdimos nada, es decir, en educación quedamos igual a como estábamos antes de 2011. Quizás nos dieron más becas, pero nadie las pidió. Nuestros objetivos eran claros y profundos, apuntando a la gratuidad, calidad e igualdad que nunca llegaron.

En materia social fuimos un hito en la mentalidad del chileno. Demostramos que sí se puede exigir que todos tengamos acceso a los mismos derechos, porque no es malo, es lo que corresponde. Dejamos claro que educarse no es un privilegio, y abrimos paso a nuevas discusiones, como por ejemplo, la de la salud. Demostramos que sí podemos salir a las calles a exhibir la realidad de Chile, porque no: no vivimos en ese país desarrollado que muchas veces nos pintan desde el Gobierno de turno. El desarrollo aquí pareciera estar sólo desde Plaza Italia hacia arriba. Esa es la verdad.

Sin embargo, a pesar de que tengo una visión fúnebre del movimiento estudiantil, debo decir que me encantó vivirlo desde sus entrañas, me gustó ser parte de ello porque me abrió la mirada a que quizás en un mañana no tan lejano, sí podamos ser verdadero factor de cambio. Por lo mismo, doy las gracias a todos los que marcharon, a todos los que se organizaron, los que levantaron la mirada y dijeron “estamos aburridos de esto y haremos algo al respecto”. Fuimos un ejemplo a seguir, despertamos a nuestras regiones y estuvimos en la mirada de todo el mundo (literalmente).

En lo personal, no me cierro a que podamos resucitar esto, pero sé que eso sólo podrá pasar cuando dejemos de lado la lucha de egos entre los dirigentes y grupos políticos al interior de nuestras casas de estudio, porque finalmente, una vez más fue la pelea por el poder la que destruyó algo que pudo ser perfecto.

Estoy decepcionada de las dirigencias, pero no desesperanzada del movimiento. Sé que podemos dar vida nuevamente a ésto, porque por las masas revolucionarias vivió el movimiento estudiantil, no por sus “líderes”. Es cosa de retomar el objetivo y dejar de mirar como buitres un puesto en el Congreso o en la Federación, centrarnos en la meta y seguir adelante hasta alcanzarla, juntos, en las calles, en las asambleas, con la gente, con el verdadero pueblo.

Nuestra generación vivió el placer del poder social, hicimos temblar a los más poderosos, fuimos historia, y seguimos aquí. Podemos ser el cambio.

TAGS: #Reforma Educacional Movimiento Estudiantil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de Noviembre

El carisma sirve para ganar elecciones, lo prueba el caso de Bachelet. También es muy efetivo si va acompañado de la manipulación de la realidad. Es así: el engaño es una excelente herramienta de la que se valen los neoliberales para hacerse con el poder. Además recurren al uso y abuso de las campañas del terror o a la mentira que son todas manifestaciones de violencia para lograr sus propios fines de dominio social, político, económico y cultural.

Es importante recalcar que el falso discurso del “progresismo” es un buen instrumento para someternos; sin embargo, al apelar a la igualdad, a la educación y a la salud como un derecho para todos, a la democracia y demás, también es un gran peligro para la élite. De hecho, a través de éste los sectores populares tomamos conciencia de nuestras carencias y eventualmente nos organizamos para resolverlas. Es lo que hoy pasa en Chile donde trabajadores y estudiantes a través del movimiento social intentamos protagonizar una real democratización de nuestro país. Considerando lo anterior tendríamos que combatir ese carisma weberiano y los egos de ciertos dirigentes políticos y estudiantiles que atentan contra la democracia popular al favorecer el culto a la personalidad y a vanguardias de diversa índole.

Sebastián Rivera

06 de Noviembre

Muy buen análisis del momento que vive el movimiento estudiantil. Claro ejemplo de esto fue haber cerrado el año de movilizaciones del Confech si aún haberse votado la primera parte de la reforma en la Cámara, y ¿para qué? para no perder las dirigencias en las cuales se atornillaron. Caso aparte mi triste UTA, una Federación “apartidista” que “se la jugaba por los estudiantes” y que “no le debía favores a nadie” y que hoy a más de un año de ser electos siguen retrasando el recambio y manteniendo la inactividad del movimiento en Arica. Sólo queda pedirles a estos chiquillos tan “revolucionarios” que se avispen y tengan consciencia de que por sus egos personales burgueses están vendiendo LA GRAN oportunidad que hemos tenido para derribar algo de lo que nos dejó Pinocho y su dictadura.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde la zanja

Además de ser valioso músico y actor, Matías tiene extraordinaria capacidad de encarnar distintos y dramáticos escenarios
+VER MÁS
#Cultura

Extraordinario rol de Matías Oviedo en Verdades Ocultas

Buscamos una nueva institucionalidad económica para nuestras sociedades. Un régimen de bienestar que vaya más allá de esas “necesidades básicas”, o que esté más acá de los patrones de consumo qu ...
+VER MÁS
#Política

Para un proyecto de alternativa de mundo

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad