#Educación

Enfoque 3-E para la educación superior

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Quién podría decir que la educación superior en Chile pasa por su mejor momento? A mi juicio, una calificación positiva al respecto le cabe a sostenedores e inversionistas, pues al igual que el ministro de Educación actual, quien reconoció, hace pocos días en un programa de televisión, que su inversión en la Universidad del Desarrollo (UDD) ha sido rentable, bajo el esfuerzo por la dedicación de 21 años de trabajo. Los “emprendedores y altruistas” sacan cuentas alegres. No todo es miel sobre hojuelas: la inmensa mayoría de la ciudadanía así lo manifiesta. Es cuestión de salir a la calle y observar las movilizaciones de estudiantes, la toma de sedes y los petitorios añadidos.

En la actualidad, el sistema pasa por tensiones que requieren urgente y pronta atención, las que se configuran en: Cobertura, respecto del acceso y la movilidad social de la educación; por cierto, calidad, en cuanto formación de capital humano y su vinculación al desarrollo país. Por otra parte, privatización, que tras la ley de 1981, que crea instituciones privadas “sin fines de lucro” permite “cuentas alegres” para unos pocos, además de complejizar las opciones de financiamiento, tanto para instituciones como para estudiantes; finalmente, el  marco regulatorio, el cual no ha implicado observancia de los resultados institucionales, y hace pocos esfuerzos en la acreditación de las mismas.

Mientras los países OCDE concentran un 5,0%  en gasto educación pública, Chile sólo otorga un 3,3% en promedio, relacionado a su PIB, que en perspectiva comparada se respalda por el Education at a Glance del año 2007, el cual indica que el país tiene una participación del 51.6%, comparado con el 60.5% de Corea y el 68.4% de Estados Unidos. A este paso las cifras son decidoras, hablando por sí solas en la necesidad de “meter mano” a un sistema que no es parte del orgullo nacional, a pesar de las satisfacciones de nuestros “filántropos”.

Debemos observar la educación superior como un desafío que implique consenso en que las instituciones públicas deben apuntar a las 3-E, es decir,  Estatales, Especializadas y de Excelencia. Aun cuando la receta se esboza en una mera opinión, estos tres ejes implican que al hablar de que efectivamente sean:

Estatales, se hace referencia a la indudable vocación pública que deben mantener, sin responsabilidades religiosas, políticas o sociales sobre las administraciones institucionales, con un curriculum docente efectivamente laico, pluralista e independiente. A razón de aquello, el financiamiento público debe actuar sin los miramientos actuales sobre poner plata en instituciones o estudiantes, pues mientras la institución sea pública lo correcto es que los estudiantes perciban los beneficios correspondientes;

Especializadas, apuntando al desarrollo de la investigación e  innovación, ya que no podemos seguir tolerando que las instituciones solo se dediquen a la mera producción del “cartón profesional”, pues no debe existir docencia sin investigación, la cual, además, vaya en el sentido de contribuir responsablemente al Desarrollo País. Cabe señalar que en la actualidad más del 90% de la investigación y desarrollo (I+D) en el mundo universitario se realiza en las universidades del Estado, llegando sólo a un 3% en la totalidad de las universidades privadas.

Excelencia, la cual va de la mano con una certificación seria, pero no con flexibilidad y extemporánea como lo es la actual, añadiendo un marco curricular efectivo, que vele por la empleabilidad y ejercicio profesional de los futuros egresados.

La apuesta es ambiciosa, pero debe ser capaz de llevarnos a una corrección de conducta, la cual indica que el Estado se ha comportado bajo la lógica del “olvido culposo y dejar hacer”. El origen de los recursos, tanto públicos como privados, deben ser todos sujetos a fiscalización pública, sin distingo institucional, bajo un mismo marco regulatorio. Por otra parte, el financiamiento debe ser equitativo, pero no sólo en el origen público, también en los aportes privados, pues de lo contrario la homogeneidad social en la formación del capital humano seguirá reproduciendo el esquema de profesionales de primera y segunda categoría. Financiamiento que, por lo demás, debe ser siempre contra-resultados. Finalmente, se requiere cumplir con la existencia de una agencia especializada que distribuya éstos recursos, excluyendo a instituciones de baja selectividad y que no orienten su accionar al interés público, menos al lucro, a esa rentabilidad de la inversión individual a la cual el Ministro Lavín le saca una sonrisa.

————

Foto: Roxana Endeudada Moraga – Todas las Marchas II

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de junio

Concuerdo con el sinceramiento del marco regulatorio que requiere urgentemente nuestro modelo universitario. Solamente quiero hacer un alcance respecto al punto de la especializadión universitaria. ¿Y las humanidades y ciencias sociales que papel juegan en su propuesta de reformulación de la política de educación superior? Hago ver esto porque siempre me ha llamado la atención que se haga de la famosa fórmula del I+D, un verdadero totem tecnocrático, la única puerta del desarrollo y/o crecimiento social de los países.

01 de julio

Suena interesante la propuesta de una Educación 3-E. Estamos en un sistema de educación que se dice sin fines de lucro y que sin embargo, en la práctica cotidiana opera con total falta de regulación. Una vez cumplidos con los requerimientos mínimos, cada organización puede comenzar a generar sus propias ganancias, sin fiscalización de fondo alguna, que permita el detectar cualquier tipo de irregularidades.

Es por eso que hoy por hoy tenemos una gran cantidad de establecimientos educacionales de tipo particular/subvencionado que solo se encargan de lucrar y no hay preocupación real por las condiciones de infraestructura, docentes pertinentes, una misión y visión acorde con la tarea de educación que se expresa.

Lo mismo ocurre con las universidades, en donde cada día las privadas ganan más terreno, totalmente libres, en donde no tienen ningún tipo de regulación vigente. El lucro es su principal objetivo, implícito, pero principal después de todo. Solo les interesa generar más dividendos, es por eso que abren sedes en todo Chile, independiente de si acaso tienen la capacidad en infraestrctura para soportar la cantidad de estudiantes. Abren carreras nuevas, sin un campo profesional concreto al que apunten, engañando descaradamente a los futuros estudiantes que confían en una institución universitaria y/o centro profesional. Existe un total agotamiento de las carreras, ya que no existe un proceso de retroalimentación que dé cuenta acerca de los profesionales que egresan a la sociedad año a año. Solo les interesa el generar dividendos, abriendo aquellas carreras que marcan tendencia en las distintas épocas. Y es así como nuestra sociedad se llena, literalmente de profesionales de áreas específicas, copando todo el campo profesional, agotándolo. Esto ya ha pasado con carreras como Ingeniería Comercial, Periodismo, Psicología, Kinesiología, etc. Con lo cual si bien tenemos más profesionales, también tenemos más profesionales cesantes.

La educación, en todas sus líneas, es el eje fundamental de toda sociedad, Mientras no seamos capaces de ver y aceptar eso, seguiremos dando tumbos como sociedad, culpando al pasado, discutiendo entre ciegos y sordos, quejándonos que nadie nos ve y escucha. Condenando a cada generación venidera, a un sistema reproductor, incapaz de entregar las herramientas necesarias y efecitvas para el crecimiento como persona en sociedad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad