#Educación

El peligro de la excelencia académica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imaginemos una sociedad perfecta donde todos los estudiantes responden sin errores el Simce y la prueba PISA. Toda la comunidad internacional elogia los resultados de Chile. Los establecimientos de educación secundaria se han vuelto una réplica del laureado Instituto Nacional. En aquel momento de cúspide intelectual habremos encontrado la panacea para el problema de la educación, pero quizás también habremos perdido la oportunidad de formar a un ciudadano capaz de participar en la vida democrática de su país y en la toma de decisiones.

La idea de excelencia académica agrada a primera vista. ¿A quién no le parece deseable la posibilidad de obtener los mejores resultados posibles en cualquier área en que se desempeñe? En educación esta noción es particularmente atractiva cuando de su consecución se desprenden beneficios como becas o admisiones especiales a programas de alta demanda, o simplemente status: un lugar en el podio escolar o universitario y el reconocimiento de toda la comunidad.

Sin embargo, toda vez que la excelencia académica es utilizada como mecanismo de selección entre pares alberga necesariamente la idea de exclusión. La excelencia en este caso es el resultado del esfuerzo individual por competir contra el resto. En educación particularmente no aplica el adagio deportivo lo importante es competir porque lo que está en juego -se dice- es el futuro del estudiante, en alusión a la colocación del estudiante en el mercado laboral una vez concluidos sus estudios.

Hemos aprendido de la mano del mercado que la competencia es buena pues en el fondo saca lo mejor de los seres humanos al verse forzados a producir más y mejores obras. En salud, por ejemplo, obliga a las isapres a competir por la captación y retención de afiliados, mejorando sus planes y sus beneficios. En previsión, las AFP destacan sus bondades para conseguir ahorrantes fieles que confíen sus ahorros a quienes ofrezcan los beneficios más tangibles. La competencia es sana y necesaria, afirman los economistas defensores del modelo, pero ¿debe ser la excelencia académica, idea fundada en la competencia, el fundamento de nuestros esfuerzos en materia educativa?

Imaginemos una sociedad perfecta donde todos los estudiantes responden sin errores el Simce y la prueba PISA. Toda la comunidad internacional elogia los resultados de Chile. Los establecimientos de educación secundaria se han vuelto una réplica del laureado Instituto Nacional. En aquel momento de cúspide intelectual habremos encontrado la panacea para el problema de la educación, pero quizás también habremos perdido la oportunidad de formar a un ciudadano capaz de participar en la vida democrática de su país y en la toma de decisiones al poner el foco en una escala que no evalúa la capacidad de los estudiantes para reflexionar sobre su propio quehacer sino en entrenarlos para operar sobre circunstancias dadas infinitas e incuestionables (de ello da cuenta el esfuerzo continuo por dar protagonismo a las ciencias exactas en las metodologías de evaluación en desmedro de las humanidades: historia, arte, filosofía).

¿Es posible compatibilizar la habilidad crítica y reflexiva con la idea de excelencia académica? Por supuesto, pero mientras prevalezcan incentivos económicos basados en escalas de evaluación con un excesivo foco en las ciencias exactas -basadas en la idea de lo unívoco- las instituciones no tendrán ninguna razón para hacerlo más que la vocación de los docentes de humanidades, hoy antihéroes de una extraña novela con un final previsible- o el afán quijotesco de algún sostenedor. Sin embargo, mientras esto no sea una política de Estado estaremos condenados al pensamiento calculador en desmedro del pensar meditativo, cuya idea de excelencia nos puede conducir peligrosamente a la deshumanización, entendida como la indiferencia o frivolidad frente a las crisis de sentido de nuestra época (peatones burlándose del suicidio de un joven en plena vía pública), o bien como la reproducción de un sistema educativo que persigue éxitos académicos (notas) por sobre participación democrática, creación artística o simplemente, convivencia armónica.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Hacer de este proceso constituyente una experiencia exitosa, es responsabilidad de todos. Es un buen momento para abrir nuestras mentes y corazones para ejercer como ciudadanos, para contribuir libre y resp ...
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Hacer de este proceso constituyente una experiencia exitosa, es responsabilidad de todos. Es un buen momento para abrir nuestras mentes y corazones para ejercer como ciudadanos, para contribuir libre y resp ...
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho