#Educación

El fetiche del objeto tecnológico en educación

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es casi un lugar común que al oír hablar de innovaciones educativas se salte inmediatamente a los fetiches tecnológicos. De seguro habrá escuchado de las pizarras interactivas, o videojuegos educativos, o de TICs en la sala de clase. Se culpa a los profesores de no cambiar para acomodarse a estas tecnologías o a cuanta reforma ‘innovadora’ exista, sin embargo se hace poco por entender los procesos de innovación tecnológica en términos históricos y su relación con la educación de las personas. Ello lleva a que peligrosamente se asuma que existe un actor que quiere ‘avanzar’ en educación mientras otro no querría hacerlo. Usualmente se culpa a los profesores de ser los que no quieren avanzar, como si ellos estuviesen alejados de los procesos pedagógicos que implican la educación y su relación con la tecnología. Esa culpabilidad no se hace necesariamente exponiendo las trabas que supuestamente se interponen a las innovaciones, pero si con otros elementos discursivos más complejos. Uno de ellos es otorgar visibilidad a la adquisición de “productos” tecnológicos, muchas veces escondiendo los procesos y elementos que llevan a que esos mismos productos sean provechosos o educativos.

Imagine la discusión educativa hace más de un siglo respecto a si introducir o no el uso del lápiz y cuaderno en reemplazo del pizarrón y la tiza personal. O el reemplazo de la pluma y tinta con el bolígrafo, y de ahí al lápiz a mina de carbón. O imagine el más contemporáneo dilema pedagógico de si dejar o no usar calculadoras a los niños y niñas en las clases de matemática. Cualquier estudioso de la tecnología estará de acuerdo con que tanto la pizarra a tiza, el lápiz, la calculadora, el cuaderno, y las sillas son objetos tecnológicos. Son objetos tecnológicos porque son el resultado de la transformación intencionada de materias primas naturales para cumplir con algún propósito humano. Sin embargo, que los objetos tengan un propósito no significa que todos los humanos lo usen de la misma forma. Seguro algún lector de este escrito habrá usado un cuchillo como desatornillador, o una cuchara como destapador de bebidas. Incluso, los objetos adquieren un carácter diferente de acuerdo al contexto en el que son usados. Es distinto hablar de un cuchillo cuando quien lo usa es un ladrón, o un cocinero; y el mismo objeto adquirirá una connotación y función diferente de acuerdo a quién lo use: como arma o como instrumento de trabajo.

En esa misma racionalidad, lo importante de las innovaciones es que primero son sociales y luego se transforman en objetos. No existen objetos sin propósitos humanos en su diseño. Pero al ser el objeto una materia prima también, y como los humanos son distintos y actúan en distintos contextos, no puede asumirse que un objeto será el que encarne el propósito o una función innovadora en sí mismo. Se requiere un agente que utilice el objeto.  Así, la tecnología que se introduce en la educación no va a resolver los problemas educativos si es que no se amplía la discusión a los propósitos de la tecnología con sus objetos, y por cierto, los propósitos de la educación.

No tengo idea qué se hablaba en los ochenta respecto a qué tecnología introducir en la sala de clases, pero a mí, como a muchos de seguro, me tocó aprender a sumar y restar usando un ábaco. Jamás he vuelto a usar un ábaco o algo parecido en mi vida (excepto para contar los ‘pillos’ en el pool, probablemente un juego/vicio bastante poco educativo para algunos). Supongo que en los 60s y 70s se usaron otras herramientas tecnológicas y objetos para enseñar que probablemente nunca más se hicieron importantes en las vidas de muchos, dado que la historia no avanza siempre como la predecimos. Quizás pase lo mismo con las calculadoras y los tan sobrevalorados laptops y tantos otros fetiches, mientras los procesos educativos siguen usando tiza, pizarrón y lápices aún en los colegios de élite. No se trata de negar el valor de las tecnologías, pero sí se trata de entender que en sí mismas no son nada si no innovamos en entendernos nosotros como sociedad y lo que queremos sacar de la educación

—————-

Foto: Mouse in the dark – Pattybot / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

13 de agosto

De acuerdo, pero… No puede ser que existiendo tan excelente acceso a la información, los niños sigan copiando del pizarrón, en lugar de estar analizando esa información, discutiendo, PENSANDO…
Que geografía no se enseñe ocupando Google earth, que la clase de arte sea dibujar monos en vez de acceder a museos vía internet, que los profesores prefieran unas fotocopias de pésima calidad (guías) en vez de usar libros o e-libros. Que no usen las imágenes disponibles para complementar textos …

Yo soy de la época de los pizarrones negros…pero reconozco que el cambio en información / comunicación es equivalente a la invención de la imprenta.
Ojalá hubiera mas creatividad en el aula, mas reflexión y menos copy/ paste, con o sin TICS

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?