#Educación

El costo de votar con los pies

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El costo de traslado en una ciudad como Santiago, por ejemplo, puede alcanzar una parte significativa del presupuesto familiar, por lo que un sistema educativo que busca combatir la segregación y que, entiendo, insiste en el rol decisor de la familia, debe hacerse cargo de asumir este costo y que no sea internalizado, enteramente, por las familias.

“Los consumidor-votantes son totalmente móviles y se moverán a la comunidad en la que sus patrones de preferencia sean más satisfechos.” (Tiebout (1956).

Esta era una de siete consideraciones de un modelo “extremo” de gobierno local -en palabras de su autor- que recibió el popular nombre de “votar con los pies”. Con el tiempo esta idea, que acentúa la libertad de elección, fue enquistada en el centro de la mirada neoliberal del sistema educativo. No sabemos lo que Charles M. Tiebout pensaría del uso que de esas palabras, escritas en un lejano 1956, se ha hecho en este lejano rincón en medio del debate educativo.

Diversos autores (entre los que destacan Bellei, Elacqua, Sapellli & Aedo, Romaguera & Mizala) han estudiado acuciosamente el funcionamiento del sistema educativo en lo tocante a esa elección y sus conclusiones no han sido satisfactorias respecto de los beneficios que debería entregar. Los defensores del modelo de “votar con los pies”, parapetados en una imagen excesivamente abstracta de la libertad de elección, insisten en defender como al grial la idea de Tiebout en la versión de Friedman. Que los padres sean capaces de cambiar a sus hijos de colegio, no pasa de un eslogan si el costo de movilizarse y el sistema de transporte siguen siendo estrictamente privados. Gallego y Hernández (2008:4) encontraron que dos eran los principales atributos a los que atendían los padres para elegir escuela: el resultado en las pruebas cognitivas y la distancia de la escuela. El factor distancia suele aparecer también en las encuestas a padres en el marco del Simce.

Hoy parece que a la posibilidad de elegir se la quiere dotar de otro sentido y contexto, pero se le sigue considerando un elemento valioso. Nadie parece propiciar que sea el Estado quien determine en qué colegio estudiarán los niños.

Por eso, llama la atención que un aspecto central del derecho de las familias de poder elegir no haya recibido suficiente atención. Me refiero a uno de los costos que entraña poder elegir para las familias. Un costo en especial, el de transporte.

El costo de traslado en una ciudad como Santiago, por ejemplo, puede alcanzar una parte significativa del presupuesto familiar, por lo que un sistema educativo que busca combatir la segregación y que, entiendo, insiste en el rol decisor de la familia, debe hacerse cargo de asumir este costo y que no sea internalizado, enteramente, por las familias.

Otto Mann se llama el más famoso conductor de autobús escolar del mundo. Diariamente traslada a Bart y Lisa Simpson a su escuela. Esa imagen, salvo excepciones, no es parte de nuestro paisaje institucional. Al igual que todo el actual sistema educativo, los niños se transportan a su escuela al compás del nivel de ingreso familiar. Según Confastet, un 20% de los escolares son llevados al colegio por autobuses de acercamiento contratados por las municipalidades. “Su servicio no es “puerta a puerta” y, además, no se les exige tantos requisitos”, observan críticamente desde esta asociación. Es decir, según se pague, será la calidad, seguridad y calidad del servicio de transporte de nuestros niños y niñas. Existe, por cierto, un programa estatal de subsidio, pero está restringido a determinadas zonas y no he encontrado ninguna evaluación de su funcionamiento.

Pero aparte de la económica, hay otras buenas razones para incorporar al debate sobre la reforma educativa el tema del trasporte escolar.

Una, de carácter medioambiental y de planificación urbana. En México, en el DF, a las horas de ingreso y salida de clases, el transporte escolar representa casi el 25% de los vehículos circulando. Los atochamientos que esta situación provoca implican una reducción de la velocidad en los vehículos, la que, a su turno, genera una mayor tasa de emisión de contaminantes. Algo similar debe ocurrir en nuestras ciudades.

Una segunda razón se relaciona con la calidad de vida que significa el estrés y los problemas de seguridad, a consecuencia de dejar entregado el transporte de los niños al sistema público del Transantiago. Los toqueteos, el riesgo físico, las demoras (que exigen madrugar aun más) son condiciones laterales que no he visto aparezcan siquiera enunciadas en los abundantes papers sobre la reforma del sistema educativo, pero que creo posible hipotetizar, impactan el rendimiento escolar.

Una tercera razón, en mi opinión, reside en mejorar el control y la regulación sobre el sistema privado de transporte. La legislación actual deja la supervisión a un nivel demasiado alejado de la vereda del colegio, y lo ubican en el Seremi de Transporte. Esto significa controles muy esporádicos y más bien mediáticos. Quien tiene oficina en la vereda en que estacionan los furgones, la escuela, carece de atribuciones para controlar el trato que reciben los niños, o el cumplimiento de las exigencias que la ley impone.

Una reforma estructural del sistema educativo que desatienda este factor arriesga mantener las desigualdades de cuna y barrio inalteradas, y persistir en un esquema estrictamente neoliberal y abstracto de la libertad de elección de las familias.

———-

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de Mayo

Me parece un punto importante a considerar, dentro de todas las aristas del problema.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!