#Educación

El circulo vicioso de escolares y micreros

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Escolares y micreros no se llevan bien, lo sabemos. Ello ocurre desde tiempos inmemoriales y estamos seguros que no hay chileno o chilena que haya vestido uniforme escolar y utilizado el transporte público, que no haya tenido su encontronazo con el chofer. Podríamos decir que son como perros y gatos; o mejor aún, como gatos y ratones. 
 
La rivalidad tenía su explicación lógica, racional, en la forma en que los choferes ganaban (y aún ganan en las regiones) su jornal: un porcentaje por boleto cortado y obviamente un porcentaje de boleto escolar es muy poco. Y si la micro se llenaba de escolares, el chofer perdía  (aún pierde en regiones), los apetecidos boletos adultos. 
 
Pues bien, hoy por hoy, en el Transantiago que desterró el porcentaje de boletos vendidos como forma de financiar el sueldo de los chóferes, la rivalidad se mantiene. Los choferes mantienen su guerra contra los escolares y los casos de agresión verbal, e incluso física, van en aumento. Por ambos lados, porque el escolar de hoy no se queda callado. Y además maneja diestramente su cámara del celular y puede hacer denuncias ciudadanas.
 
Una explicación sencilla a la persistencia del fenómeno podría ser "es parte de la cultura urbana" y cuando derivamos explicaciones a "la cultura" normalmente suponemos que hay una explicación que nosotros no entendemos pero que alguien, los antropólogos por ejemplo, conocen perfectamente. Echar la explicación al saco de la "cultura" es tranquilizante. Pero no resuelve el problema y éste se mantiene, literalmente, por generaciones. Tal vez sea tiempo de buscar explicaciones en otra parte; explicaciones que abran las posibilidades de -a lo menos- visualizar un cambio.
 
Personalmente me gusta la explicación derivada de Maturana-Varela-Flores-Echeverría (la llamada Escuela Santiago) que a su vez conecta con dominios de la biología y la filosofía de largo alcance. La explicación (mía) al fenómeno "escolares y micreros" desde una mirada de la Escuela Santiago es esta: cuando un estudiante sube a una micro, y conecta la mirada con el micrero, emerge un estado de ánimo. El estado de ánimo de enojo, irritación o bronca. Y temor de parte de las estudiantes.
 
Comprender esto es muy sencillo, basta suspender cualquier creencia en que los seres humanos somos "seres racionales", gobernados por una "mente", que nos comunicamos "emitiendo información" en forma de "mensajes" para vernos descarnadamente como entidades de cuerpo-emoción-lenguaje y poco más.  Es desde allí que emerge y se conforma colectivamente eso que llamamos "mente"; y es desde allí, en las interacciones con los demás que emergen eso que llamamos "emociones". Como todos y todas habrán experimentado, las emociones nos ocurren en el cuerpo, en cambios de la adrenalina, de cambios en el pulso, de rubores, de cosquilleos en la guata, de arrugamiento en las bolas, de tragar saliva, etc. etc. Algunas de las emociones, esas que nos gustan como los cosquilleos en la panza o humedades y elevamientos, las juzgamos "positivas" (con el lenguaje, obviamente); mientras que las que no nos gustan las juzgamos "negativas".
 
Los "estados de ánimo"  son estados emocionales recurrentes que surgen de juicios que emergen en conversaciones recurrentes. Es decir, cuando el estudiante sube a la micro, sube diciéndose un juicio ("este tal por cual me está mirando feo"), mientras que el micrero que lo ve se dice a sí mismo "otro c… de su m… más. ¡Hasta cuando!"  o cualquier cosa por el estilo. Esos juicios hacen surgir emociones, porque en los humanos las emociones surgen también con/desde el lenguaje. Las emociones que surgen, en este caso, son de enojo, de miedo, de ganas de pegarle al otro. Y, ¿dónde habitan esos juicios? En las conversaciones recurrente que sostienen los micreros entre sí, a propósito de los estudiantes, y viceversa. Allí perviven los juicios. En las historias que se cuentan,  o los comentarios a lo que se vio en la televisión.
 
¿Cómo se puede salir de este ciclo, aparentemente sin fin? Cambiando los juicios. Vistiendo a los micreros de uniforme azul y haciéndoles vivir nuevamente como estudiantes; y haciendo que los estudiantes vayan sentados en el asiento del ayudante del conductor doce horas, a pleno sol, y soportando a toda clase de chilenas y chilenos, entre otros, los estudiantes. Produciendo otra comprensión del fenómeno. Un cambio cultural.
 
Esto que vale para micreros y estudiantes, vale para muchos otros temas de nuestra "cultura". Si seguimos siendo los mismos, en verdad, como sociedad no llegaremos muy lejos.
————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

04 de marzo

Usted anda en micro actualmente? El trato estudiante-conductor cambió radicalmente con Transantiago, por los factores que menciona en su texto al inicio. El tema es que los jóvenes de ahora están mucho más rebeldes y nadie les pone reglas, por lo cual en el transporte público se portan pésimo. Jugando con los timbres, colgándose de los fierros (haciendo flexiones de brazos con los pilares), gritoneando a conductores exigiendo detenciones en paradas no autorizadas, y siendo un nuevo factor de evasión, ya que muchos pasan pidiendo permiso sin portar sus pases escolares, los que en muchos casos están en poder de sus padres, teniendo bastantes usuarios que pagan $180 o $0 sin merecerlo.
Como sociedad estamos enfermos, pero dejar a los escolares de básica y media como unas blancas palomas, es ser iluso.

04 de marzo

Estimado Sebastian, gracias por tu comentario.
A decir verdad solamente uso el Transantiago de vez en cuando. Normalmente me movilizo en bicicleta.
Ahora te invito a que releas tu comentario con tranquilidad y veas el estado de ánimo que emerge de él: es de irritación y enojo. Es que hacer una conversación de micreros y estudiantes nos lleva a un estado de ánimo «enojoso». Posiblemente los juicios que haces se refieren a una minoría de estudiantes. Tal vez hayas visto a diez, o a cien estudiantes haciendo vandalismo. O a uno o dos cada día. Pero todos los otros, los miles que suben callados y tranquilos, merecen toda nuestra consideración. Del mismo modo que la merecen los cientos de choferes que conducen pacíficamente, y que tratan muy bien a todos, incluso a los estudiantes. Pero es la conversación que tenemos, y los juicios generalizando «a todos», la que genera estos ánimos; y esos son los que tendríamos que observar y si es posible, cambiar.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Nuevos

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

En días de crisis climática, con sus efectos en materia de incertidumbre de todo tipo, es un buen llamado volver al origen.  No a todo evento ni en toda circunstancia, pero sí como una de las variables ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La revancha de la mermelada

Aquì, precisamente, el sol pasa por la Violeta cantando al sol.  Se hace una pregunta por el singular William Turner --adelantando ciertas conversaciones. Finalmente, sorprendentemente, parece que entramo ...
+VER MÁS
#Cultura

Sol, Violeta, William, acompañándome en una ferretería

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?