#Educación

Educación Técnico Profesional: Viejas preguntas, viejas respuestas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Una vez más se ha puesto en el debate la relevancia de la educación técnico profesional (TP) a partir de la propuesta del Gobierno de crear Centros de Formación Técnica (CFT) a lo largo del país. Sin desmerecer la idea de fortalecer la presencia pública en este nivel de formación, la cual me parece no sólo positiva sino también necesaria, sigo sin comprender cuál es el plan que se le propone al país. La creación de estos CFT por si solos no traerá la mejora en la calidad que el sector necesita. Pero lo que más me preocupa no es sólo eso, sino un supuesto que no está en la discusión y, en mi opinión, es clave en el cambio de paradigma que necesitamos: comprender cuál es el propósito de todo esto.


La educación TP es tan digna como la educación académica, y debemos dejar de verla como las actividades manuales y la creación de mano de obra calificada. Es una expresión diferente, igual de importante, y que requiere de toda nuestra atención por su vital contribución al desarrollo del país y de todos aquellos que libremente quieran desempeñarse en estas funciones.

Mucho se argumenta que la educación TP, en todos sus niveles, le dará mejores “oportunidades de desarrollo a los más vulnerables”. ¿Por qué la educación TP tiene que ser pensada para los pobres? El hecho que más del 80% de los estudiantes de los dos primeros quintiles asista a un Liceo TP es un dato y no significa que deba seguir siendo así. La “horrible distinción entre educación académica y técnica”, en palabras de Ken Robinson, es creer que lo único valorable es el conocimiento abstracto. No he visto ningún argumento consistente que limite estas actividades sólo a esos primeros quintiles de nuestra población. No veo por qué los colegios particulares pagados, por ejemplo, no puedan formar en oficios a sus estudiantes, o alguien que nació en Vitacura no pueda ser feliz contribuyendo como técnico a su sociedad. Los hay, pero son los menos. La locura de entrar a la universidad, siendo que las carreras técnicas tienen cerca de un 90% de empleabilidad en los primeros meses de egreso, hace que personas que no quieren hacerlo, o que no tienen los talentos para desempeñarse de buena manera en el mundo académico – de hecho el 30% de los nuevos alumnos desertan al primer año en la universidad– terminen con un título universitario que poco les entregó. Y es que como dice Richard Reeves, “aquellos que vienen de familias más adineradas están protegidos de caer de su clase social por un piso de vidrio, incluso si son sólo modestamente talentosos”. Es cosa de ver las presiones familiares en los círculos más acomodados para darse cuenta que el único camino aceptable para ellos pareciera ser la universidad.

Es cierto que al tener una duración menor – dos años y medio en promedio- se puede ingresar al mercado laboral más rápido desde una carrera técnica, lo cual ayuda sin lugar a dudas a quien está con urgencia de generar ingresos. Sin embargo, pensar en la formación TP sólo como una vía de movilidad social perpetúa el ciclo en el que ya estamos inmersos. Nada cambiará si seguimos concibiendo un sistema de educación para ricos y otro para pobres. El enfoque más bien debiera apostar por un sistema que entregue las vías de desarrollo personal sin importar cuánto dinero tengas, sino más bien cuál es tu pasión. Pero como la urgencia de generar ingresos es real, debieran existir otros mecanismos de apoyo, tales como la flexibilidad laboral y de estudios, nuevo mecanismo de financiamiento de la educación superior, y tantos otros que van más allá del ámbito educacional, que permitan combinar ambos requerimientos de los jóvenes y sus familias.

No cabe duda que la educación TP está directamente relacionada al modelo de desarrollo del país. Un dato alentador es que la matrícula de educación superior actualmente está dividida en prácticamente un 50% para la técnica y otro 50% para la universitaria. Sin embargo, no puede seguir siendo una respuesta a los requerimientos del mercado exclusivamente, sino que el Estado debiera contar con una visión de largo plazo que guíe las necesidades de nuestra sociedad y tener un rol más activo. Para ello CORFO debiera volver asumir el liderazgo en la materia, como lo fue al momento de su nacimiento en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda en 1939; deberían haber fuertes consejos interministeriales permanentes y resolutivos; y un sistema de competencias laborales acorde a las necesidades presentes y futuras, como bien ya lo hace el Consejo Minero.

La educación TP es tan digna como la educación académica, y debemos dejar de verla como las actividades manuales y la creación de mano de obra calificada. Es una expresión diferente, igual de importante, y que requiere de toda nuestra atención por su vital contribución al desarrollo del país y de todos aquellos que libremente quieran desempeñarse en estas funciones. En consecuencia, la reforma no puede seguir pensándose con cada sector por separado, sino que debe hacerse sistémicamente. Esto se traduce en que la carrera docente debiera considerar la especificidad que necesitan los profesores de los liceos TP, y, en consecuencia, las carreras de pedagogía debieran tener un rol en todo esto; el proyecto de nueva educación pública debiera también incluir, a lo mejor, un giro en nuestros liceos y optar por centros que entreguen capacidades técnicas a todos por igual; vínculos con la reforma laboral; un cambio en los mecanismos de medición (entiéndase PSU y SIMCE) que sólo priorizan un sector; un proyecto de educación superior flexible que facilite el tránsito entre un CFT y una universidad, siendo que ya sabemos que algunos de estos centros tienen una mejor calidad que varias dudosas carreras universitarias, a pesar que la gran mayoría de los CFT tienen una dudosa acreditación; y por sobre todo, crear un real plan nacional de educación técnica profesional, porque con los quince CFT Públicos, si bien es un paso positivo en la presencia de educación pública nacional, nos quedamos con gusto a poco. Las sinergias son muchas y ojalá se aprovechen.

Columna de @MatiasReeves, publicada originalmente en Chile Comunidad

TAGS: #Reforma Educacional Centros de Formación Técnica Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Chile es un Estado Regional, plurinacional e intercultural y que está conformado por “entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad entre todas ellas, preservando la unidad e i ...
+VER MÁS
#Política

Cómo se configuran las comunas autónomas en la propuesta constitucional

Aunque la Constitución tenga este mandato, a priori, el Estado no está preparado para poder ejercer dicho mandato, no por sus atribuciones, sino porque significaría tener que reconfigurarlo por completo ...
+VER MÁS
#Política

Borrador de Constitución en perspectiva comparada ¿Hacia dónde va?

Nuevos

¿Cuál es el sentido de destruir el Centro de la ciudad? ¿Es qué no hay consciencia que los únicos dañados son los sectores medios y los más pobres?
+VER MÁS
#Ciudadanía

Un ethos y una ética deteriorada

La negación del derecho de la mujer sobre su cuerpo es un tema antiguo y de enorme impacto social.
+VER MÁS
#Sociedad

La mujer marcada

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo

El acceso a la presidencia de un hijo de Marcos, sin mediar golpe alguno, sino por la vía electoral, es todo un signo de los tiempos que corren. Símbolo de la defraudación, de la decepción producida por ...
+VER MÁS
#Internacional

Filipinas: el retorno de una dinastía

Popular

Si sólo se ponen medidas de contención, pobres y sin valor real en la detención del delito, la violencia será imparable
+VER MÁS
#Política

Los 700

El exceso de normatividad en una Constitución, la transforma en un instrumento que petrifica el debate político al pretender imponer una sola visión sobre cómo resolver los conflictos sociales y políti ...
+VER MÁS
#Política

Los costos de no lograr acuerdos en la Convención Constitucional

¿Qué tipo de educación va a garantizar el Estado garante de derechos considerando las condiciones históricas de la realidad escolar pública?
+VER MÁS
#Educación

La realidad escolar pública desde una mirada socio antropológica

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar