#Educación

Educación Cívica en el aula de clases

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En la educación chilena actual no existen jornadas en las que se pueda reflexionar sobre la convivencia social, mucho menos de informar acerca de lo que ocurre en nuestra sociedad actual, a esto nos referimos con el país en cuanto al aspecto político, teórico y práctico, así como de nuestros derechos y deberes ciudadanos, elementos importantes para formar a un futuro ciudadano.

La educación cívica busca que alumnos y alumnas comprendan los  valores que la humanidad ha creado y consagrado como producto de su historia: respeto y aprecio por la dignidad humana, libertad, justicia, igualdad, solidaridad, tolerancia y honestidad.

En consecuencia, como futuros profesionales del área educativa, es nuestra misión incorporar este tipo de educación en las aulas, ya que es fundamental enseñar las competencias necesarias para la inclusión y la convivencia armoniosa con la sociedad, por esto,  proponemos la implementación de talleres extraescolares en donde predomine la concientización social.

Desarrollo

Como base ante el desarrollo de nuestra propuesta, queremos aportar una pequeña contextualización sobre lo que es la educación cívica y su importancia.

Educación es la transmisión de conocimientos entre 2 partes, un profesor o docente y un alumno o aprendiz, con la finalidad de que el alumno adquiera determinada información o habilidad.

Cívica, es un adjetivo que se emplea para referirse al comportamiento ciudadano o la convivencia social de las personas que conforman una sociedad, es decir, un sistema organizado de relaciones que se establecen para un conjunto de personas.


La educación cívica va más allá de tener conciencia política, esta disciplina permite entregar múltiples herramientas a un individuo para un desarrollo personal, con la finalidad de ser integrado a una sociedad

La educación cívica busca capacitar a las personas para lograr su participación como ciudadanos de su país. Ciudadano entendemos a la persona considerada como miembro de un estado titular de derechos civiles y políticos, sometido a sus leyes.  Además, la educación cívica también busca que desde pequeños, los niños manejen conceptos que les permitan enfrentarse a los problemas sociales, al aprender a manejar sus emociones y, a través de hábitos, lograr controlar su manera de proceder ante las situaciones de la vida, la idea es que desarrollen sentimientos de compasión y sentido de la solidaridad, además de capacidad de servicio. Su objetivo final es ayudar al individuo a desarrollar capacidades para buscar soluciones a los problemas por medio de aprendizaje teórico y práctico.

Históricamente en Chile, la educación cívica era una asignatura independiente desde su implementación en 1912, luego, en 1967 pasó de ser independiente a ser un complemento de la asignatura Ciencias Sociales, en 1984 vuelve a ser independiente para así en 1997 ser eliminada y definida como un ‘objetivo transversal al currículum escolar’. En la generación de 1999, un nuevo marco curricular amplía el concepto de ‘educación cívica’, a ‘formación ciudadana’ incluyendo no solo conocimientos, sino también habilidades de manejo de información, habilidades de pensamiento (reflexión crítica, capacidad de formular opiniones) y actitudes concordantes con un régimen democrático, tales como el pluralismo, respeto por el otro y valoración de los derechos humanos.

Actualmente la educación cívica se imparte en algunos establecimientos, pero es de carácter opcional.

Como podemos observar la educación cívica va más allá de tener conciencia política, esta disciplina permite entregar múltiples herramientas a un individuo para un desarrollo personal, con la finalidad de ser integrado a una sociedad.

Es esto lo que nos lleva a la tesis de nuestro trabajo. La implementación de talleres sobre educación cívica traerán consigo el aumento de conciencia social en los jóvenes, junto con el  desarrollo de su pensamiento crítico y la capacidad de poner primero el bien común antes que el bien personal.

Como parte del desarrollo a nuestra investigación y propuesta, decidimos entrevistar a profesores, planteando la siguiente pregunta: ¿Qué es para usted la educación cívica?

Manuel Muñoz, profesor de lenguaje, definió la educación cívica como “aquella formación con respecto a los derechos y deberes que posee cada individuo según los roles que desempeña en la sociedad en que se desenvuelve, a partir de ello, pueden definirse algunos parámetros de comportamiento y conducta de aquello que puede ser considerado moralmente correcto”. (M. Muñoz, comunicación personal, 8 de diciembre de 2018)

Ada Jiménez, educadora diferencial, plantea la educación cívica como “aquello que permite concientizar a las nuevas generaciones de la importancia de la expresión de su pensamientos, esto, a través de las elecciones de figuras representativas como presidente de curso, alcalde, etc. Autoridades desde niveles simples hasta las que dirigen el país, pues  por medio de ello se puede cambiar e intentar eliminar aquello que no favorece el buen desarrollo de la sociedad”. (A. Jiménez, comunicación personal, 9 de diciembre de 2018)

Ambas percepciones de lo que es la educación cívica se acercan a la definición o descripción de lo que en realidad es, lo cual es bueno, debido a que consideramos que todo docente debería conocer sobre este tema y traspasarlo a sus estudiantes. Sin embargo, hicimos esta misma pregunta a dos estudiantes de educación media, de 15 y 16 años, y la respuesta de ambos fue “no sé qué es eso”. Estas intervenciones permiten darnos cuenta de la ignorancia y  desinterés respecto a informarse sobre esto y todo lo que conlleva. Por lo tanto, consideramos de suma importancia tener que implementar este tipo de talleres, puesto que creemos que el hecho de conocer más sobre sus deberes y derechos, les motivará a poder participar activamente como ciudadanos que son dentro de la sociedad en que se encuentran, ya sea como país, alguna institución, agrupación, establecimiento, organización, etc.

Para el procedimiento a la inclusión de este taller, proponemos el siguiente plan de desarrollo:

  • Como en todos los establecimientos educacionales existen asignaturas o talleres extraescolares, el taller de educación cívica será uno de ellos, por lo tanto no será obligatorio para todos pero sí parte de las opciones que los estudiantes tienen para elegir.
  • Debido a que es extraescolar, será después del horario de clases, una vez a la semana y con una duración de 1 hora.
  • El desarrollo del taller se basará en una clase tipo conversatorio, donde quien imparte el taller, explicará en qué consiste la educación cívica y hará preguntas a los alumnos para que todos puedan interactuar entre sí.
  • Para incentivar al alumno y que este dé importancia al taller, al finalizar el curso, los estudiantes realizarán una exposición de los contenidos aprendidos contemplando ejemplos y situaciones en las que es necesario conocer de la educación cívica. La nota de la evaluación podrá ser posiblemente, incorporada a alguna asignatura del currículo del alumno.

Con esto, creemos poder formar estudiantes con pensamiento crítico los cuales, conociendo sus deberes y derechos como ciudadanos, consiguen desenvolverse en cualquier parte. Además buscamos lograr que ellos puedan ser capaces de entregar una opinión sólida respecto a cualquier tema, promoviendo el interés de estar siempre informado.

Conclusión

De acuerdo al análisis final sobre la proyección de nuestro trabajo, idealmente la inclusión de estos talleres de educación cívica traerían consigo notorias mejoras en el pensamiento crítico y social del joven, adaptándose a un mundo en constantes cambios políticos y sociales. Los alumnos participantes de este taller tendrán un perfil de jóvenes líderes, con capacidades de poder luchar por el bien común de la sociedad, con un pensamiento crítico desarrollado que permita generar opiniones basadas en su propio conocimiento sobre diversos acontecimientos de la actualidad, personas con la suficiente autodeterminación para saber cuando algo es moralmente incorrecto, cuando existe una injusticia y cuando alguna identidad quiere influenciar al pueblo para su bien personal.

Finalmente, debemos destacar que este tipo de iniciativas que ayuden al crecimiento personal de los más jóvenes de nuestra sociedad, aparte de su función principal de crecimiento, también nos beneficia como futuros profesores a tener alumnos con la suficiente madurez mental como para poder valorar, apreciar y respetar el esfuerzo que hace cada profesor al cumplir su labor docente.

Bibliografía

-Santana, F. (2007). ‘‘La importancia de la educación cívica’’. El Universo.
-Delano, M. (2015). ‘‘¿Qué entendemos por educación cívica y ciudadana?’’. El Dinamo.
-BCN (2015) “Cuándo se eliminó la asignatura Educación Cívica”. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.

TAGS: #EducaciónCívica #Participación #ParticipaciónCiudadana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía