#Educación

Educación chilena: volar o no volar

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Me resulta comiquísimo que en algunos planos de las relaciones humanas la gente tienda a plantear la idea de verse identificada por un animal, planta o similar. Y pese a que el león y las panteras serían, por cuestiones obvias, los más señalados por hombres y mujeres, pensé ¿y si ciertas áreas del país tuvieran que ser representadas de este modo? Entonces alguien podría plantear que la salud en Chile bien podría ser representada por una tortuga.

Antes de postular cualquier especie en educación, traté de guiarme por los "sentimientos" más que por la razón. Y es, que cuando uno ha optado con convicción por algo y espera poder tener una vida terrenal de forma tranquila -y hasta feliz- ese algo se visualiza como un ave. Las aves, en general -y los machos sobre todo- poseen colores maravillosos, formas increíbles y, lo mejor de todo, tienen la facultad de volar. Esa aptitud con la que el hombre ha soñado sin la necesidad de ir en un avión o en un paracaídas. Volar. Pero, ¿qué ave habría de representar a la educación chilena bajo mis cavilaciones? y llegó la respuesta. El Struthio camelus, gorrión grande como un camello…o avestruz.

A pesar de ser una respuesta triste y decepcionante, el avestruz es similar a la educación -chilena al menos- en muchos sentidos. Primero, desde el punto de vista de quienes la imparten, supervisan, gestionan, y sobre todo desde el punto de vista de los últimos acontecimientos en nuestro país, es el ave más grande y de mayor peso del mundo ¿Lo que pasa con nuestra educación, no es un gran y pesado problema? Segundo, desde el punto de vista de lo que caracteriza a la educación en Chile y en relación a todos los actores que participa en ésta, el avestruz tiene alas pequeñas que no le permiten volar. Aún así, le ayudan a impulsarse, equilibrarse al correr y como mecanismo de defensa, agitándolas para atacar a posibles depredadores. Tercero, en relación con los recursos utilizados e invertidos en educación, el avestruz carece de dientes y presenta escasa movilidad en la lengua, por lo que no realiza masticación alguna sobre lo que ingiere. Cuarto, durante más de veinte años, tanto docentes como estudiantes y otros actores igual de importantes no han tenido la oportunidad de declarar a viva voz, de manera  abierta y clara que sí hay problemas, que sí se necesitan cambios y soluciones; el avestruz (adulto), por su parte, carece de siringe, siendo por tanto un ave silente. No obstante, ocasionalmente manifiestan una especie de siseo en tono fuerte. Eso es lo que vivimos en estos días. Escuchamos a lo largo de este país el sonido de una única voz, silenciada antes, y menospreciada. Debo reconocer, eso sí, que ciertas cualidades del avestruz me recuerdan a muchos estudiantes -secundarios, por experiencia propia- que calzan tristemente con esta ave. Pero esa es una discusión mayor y más profunda que involucra a la familia, una institución también inestable en nuestra realidad nacional.

El hecho es, que de cualquier modo, la educación chilena en todos sus niveles debe dejar de ser un pájaro grande, pesado y feo para algunos, que carece de encanto y que no serviría, aparentemente, para nada más que para su comercialización. Los docentes, por nuestra parte, deberíamos mantener el espíritu en los estudiantes de desear volar, de ser libres, de desarrollarnos en el respeto por la diversidad y en el interés por querer saber, querer conocer, de no bajar la cabeza para no ser vistos, ignorados o por simple miedo. En el fondo, tratar de evolucionar positivamente y desarrollar las alas que permitirán hacer de Chile un mejor país para vivir, y aprender.

——-

Foto: Avestruz – Lin Belaunde MorlaLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

Juana se da cuenta que ahora las personas consumistas son mal vistas, que tener vehículos gigantes e ineficientes es terrorismo, que el minimalismo y el respeto al medio ambiente son religión
+VER MÁS
#Sociedad

Los siete pasos para lograr el éxito