#Educación

Educación chilena: volar o no volar

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Me resulta comiquísimo que en algunos planos de las relaciones humanas la gente tienda a plantear la idea de verse identificada por un animal, planta o similar. Y pese a que el león y las panteras serían, por cuestiones obvias, los más señalados por hombres y mujeres, pensé ¿y si ciertas áreas del país tuvieran que ser representadas de este modo? Entonces alguien podría plantear que la salud en Chile bien podría ser representada por una tortuga.

Antes de postular cualquier especie en educación, traté de guiarme por los "sentimientos" más que por la razón. Y es, que cuando uno ha optado con convicción por algo y espera poder tener una vida terrenal de forma tranquila -y hasta feliz- ese algo se visualiza como un ave. Las aves, en general -y los machos sobre todo- poseen colores maravillosos, formas increíbles y, lo mejor de todo, tienen la facultad de volar. Esa aptitud con la que el hombre ha soñado sin la necesidad de ir en un avión o en un paracaídas. Volar. Pero, ¿qué ave habría de representar a la educación chilena bajo mis cavilaciones? y llegó la respuesta. El Struthio camelus, gorrión grande como un camello…o avestruz.

A pesar de ser una respuesta triste y decepcionante, el avestruz es similar a la educación -chilena al menos- en muchos sentidos. Primero, desde el punto de vista de quienes la imparten, supervisan, gestionan, y sobre todo desde el punto de vista de los últimos acontecimientos en nuestro país, es el ave más grande y de mayor peso del mundo ¿Lo que pasa con nuestra educación, no es un gran y pesado problema? Segundo, desde el punto de vista de lo que caracteriza a la educación en Chile y en relación a todos los actores que participa en ésta, el avestruz tiene alas pequeñas que no le permiten volar. Aún así, le ayudan a impulsarse, equilibrarse al correr y como mecanismo de defensa, agitándolas para atacar a posibles depredadores. Tercero, en relación con los recursos utilizados e invertidos en educación, el avestruz carece de dientes y presenta escasa movilidad en la lengua, por lo que no realiza masticación alguna sobre lo que ingiere. Cuarto, durante más de veinte años, tanto docentes como estudiantes y otros actores igual de importantes no han tenido la oportunidad de declarar a viva voz, de manera  abierta y clara que sí hay problemas, que sí se necesitan cambios y soluciones; el avestruz (adulto), por su parte, carece de siringe, siendo por tanto un ave silente. No obstante, ocasionalmente manifiestan una especie de siseo en tono fuerte. Eso es lo que vivimos en estos días. Escuchamos a lo largo de este país el sonido de una única voz, silenciada antes, y menospreciada. Debo reconocer, eso sí, que ciertas cualidades del avestruz me recuerdan a muchos estudiantes -secundarios, por experiencia propia- que calzan tristemente con esta ave. Pero esa es una discusión mayor y más profunda que involucra a la familia, una institución también inestable en nuestra realidad nacional.

El hecho es, que de cualquier modo, la educación chilena en todos sus niveles debe dejar de ser un pájaro grande, pesado y feo para algunos, que carece de encanto y que no serviría, aparentemente, para nada más que para su comercialización. Los docentes, por nuestra parte, deberíamos mantener el espíritu en los estudiantes de desear volar, de ser libres, de desarrollarnos en el respeto por la diversidad y en el interés por querer saber, querer conocer, de no bajar la cabeza para no ser vistos, ignorados o por simple miedo. En el fondo, tratar de evolucionar positivamente y desarrollar las alas que permitirán hacer de Chile un mejor país para vivir, y aprender.

——-

Foto: Avestruz – Lin Belaunde MorlaLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador