#Educación

Educación: A falta de líder, quedan los directores

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hay algunos profesionales que olvidan el origen pedagógico de sus posiciones y se sumergen en este mundillo decrépito por querer defender la gestión económica de un sostenedor o criticar abiertamente la tarea docente sin un argumento válido o sólo por legitimarse ante una comunidad.

Tengo un respeto ciego por los directores y directoras de colegio o liceos. Son una especie de visión emergente dentro del panorama social de la escuela. Están llamados a dirigir la institución con todo lo que ello conlleva, bajo la dirección tutelar de la integración, el regocijo por los resultados y la admiración de los docentes, quienes confiados, apoyan su labor sin desmerecer las rencillas que se superan en una conversación de pasillo. Pero no, no son de mi parecer cuando abandonan sus deberes fundamentales, cuando confunden la sospecha con el hostigamiento laboral, cuando se venden al mercado y cuidan el negocio del jefe o aparece a fin de mes sólo a cancelar y maldecir a ciertos grupos de profesores que comentan con principios el devenir de la escuela o simplemente cuando no dirigen.

Usted sabe, hoy en día el dinero ha silenciado la capacidad crítica del profesional de antaño: aquel que va dispuesto a orientar la conciencia de quienes dirige en una empresa, en un club, en una sociedad, etcétera, en pos de una sociedad más justa y crítica. Con el director o directora pasa lo mismo, están cada vez menos implicados en el desarrollo de la socialización de un colegio, no se les ve nunca, aparecen sólo en los Consejos donde más encima se descargan contra algunos profesores que no diseñaron el diario mural para el día de la madre o no les dijeron a sus alumnos que subieran las sillas de la sala una vez terminada la jornada. Pareciera que es el tema predilecto de los directores hoy en día: tergiversar y vapulear gratuitamente la tarea docente con estos pequeños detalles de almanaque.

Hay algunos profesionales que olvidan el origen pedagógico de sus posiciones y se sumergen en este mundillo decrépito por querer defender la gestión económica de un sostenedor o criticar abiertamente la tarea docente sin un argumento válido o sólo por legitimarse ante una comunidad. Estos profesionales que olvidan su tarea pedagógica cuando asumen direcciones, están convencidos de que con un magíster en su currículum o un magíster en liderazgo, superarán su indolencia o inseguridad a la hora de enfrentar la tarea pedagógica de dirigir a un grupo de profesionales de la educación, en pos de una realidad educativa más sana. Cuando vas a buscar trabajo te hablan claramente de cuáles son las ‘metas’ del colegio, la misión educativa de éste, o qué es lo que más desean como institución, pero al pasar el tiempo ya te quieren crucificar cuando sacas a los alumnos (as) del colegio a una actividad extra programática o en otro caso, cuando los alumnos (as) comienzan a tener ideas propias a través de un centro de alumnos que cuestiona su entorno.

Hay algunos directores con miedo y con miedo no se puede dirigir una institución ni menos pedirle metas a un grupo de profesionales. Están tratando de legitimar el liderazgo con estos posgrados o cursitos on- line que no siguen más que la lógica del mercado cuando grados se trata de obtener, pero que no tiene nada que ver con la realidad misma de la escuela donde muchas veces los posgrados no llegan ni al baño, pues ni en el peor de los casos con un par de test socio métricos o estadísticas sociales podrán solucionar un problema en particular.

Medir y cuantificar son reglas básicas sobre cómo no se debe entrar a la escuela. Y el director o directora lo sabe. Un director de escuela está llamado a ser un líder de gesta, está llamado a calmar los exabruptos de la competencia entre pares, está llamado a reunir, analizar e interpretar los procesos sociales y culturales que acaecen en el mundo para orientar su barco de mejor forma y así enfrentar el conflicto con todos sus marinos. Un director o directora de escuela es el segundo eslabón social de la educación, después del profesor en el aula, para construir lo que será la nación en el futuro. Un director no escapa de los problemas, los enfrenta, sin amenaza los enfrenta.

El Simce, la PSU, la SEP y la competencia han distanciado al director de la tarea educativa, y en su afán de conservar los intereses de una casta, se ha hecho esclavo de la competencia y del miedo. Ciego y monótono ve pasar los días de la escuela en este torbellino de números y encuestas, pero no enfrenta la verdad; la verdad de encontrarse y renovar la labor docente incluyéndose en la resolución de conflictos, subsanando errores, dirigiendo auténticamente a una futura nación como lo será la escuela. El liderazgo no se compra ni existe en posgrados, eso es un espejismo. Claro está que le ayudará en la conceptualización, pero no a la hora de comprender la totalidad de su tarea. Deje de aparentar ser líder, mejore la dirección, recuerde que sin ello la escuela se volverá un problema social y la relación con los profesores será para la eternidad.

Repita continuamente los conceptos y que no se le olviden: orientar, velar, promover, ejercer, identificar, valorar, crear, aplicar. La academia le enseñó qué son, ahora usted verá cómo los concreta.

“Todo el desorden y el caos del mundo
vienen de los oficios mal o mediocremente servidos”.
Gabriela Mistral

——-

Foto: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Luis

28 de Mayo

Muy acertado este articulo. Curiosamente, no solo retratata la realidad de la gestion educativa latinoamericana actual, sino que pareciera que esta hablando de la misma dinamica que sufrimos los profesores por estas latitudes de norteamerica. La mediocridad globalizada.

joel

23 de Junio

Excelente .nada mas que decir

Ver todos
Ocultar

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

La juventud es la edad cuando adquirimos nuestra capacidad intelectual y nuestro cerebro se encuentra aún en proceso de maduración
+VER MÁS
#Salud

Jóvenes y marihuana: los adultos no deben dar la imagen que es normal su consumo

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional