#Educación

Diagnóstico y posología para un país con crisis de identidad

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ríos de tinta han corrido este último tiempo, junto a ráfagas  de palabras pronunciadas con frustración, molestia y a veces, franca ira. Marchas, protestas, desfiles, manifestaciones, tomas y performances se siguen y desvelan , irritan y molestan a la ciudadanía y al gobierno.

El cuerpo social está enfermo y los fenómenos nombrados constituyen una sintomatología alarmante. Fiebre, convulsiones, dolores , edemas y vómitos afectan al enfermo mientras los médicos no atinan a definir el mal y menos, a darle remedio.

Aysenitis, estudiantitis, magallanitis, calamitis, polaritis son algunos diagnósticos que circulan y parecen combinarse en un cuadro de preocupante etiología. Ni siquiera la futbolitis común alcanza a explicar nuestro malestar ni menos, encontrarle remedio.

Sin disponer de las artes y técnicas necesarias para diseñar una terapia eficaz, me atrevo a insinuar una especie de crisis de personalidad que nos afecta y no logramos superar. Una crisis de identidad, como aquellas que se presentan en la adolescencia. En breve, somos una nación en pleno proceso de pubertad. Hemos experimentado progreso, pero no nos damos cuenta de ello. Se mueven diversas hormonas que nos sorprenden y que no sabemos manejar, se manifiestan diversos síntomas de maduración que nos satisfacen y frustran a la vez, cruzamos profundas depresiones y súbitas euforias, nos ataca la ira y la risa en una sucesión que , a veces nos hace mostrarnos como bobos.

Con dolor y esfuerzo superamos a un déspota  que nos regía por la fuerza y la humillación y eso fue un logro del que nos enorgullecemos.  Vivimos luego una alegría breve, casi efímera, como una borrachera de vino tinto. Y ahora enfrentamos un lunes sombrío y gris, hace frío y nos han robado los colores del arco iris. Llegará luego el momento de terminar con las pataletas porque habrán cumplido con su fin, el de llamar nuestra atención al hecho de que algo nos está pasando, que algo no anda bien.

Una vez aplacadas las iras y retornados a la serenidad, podremos identificar con mayor claridad nuestro problema y podremos ponderar la naturaleza de nuestro malestar. Estamos atragantados con el mercado; nuestra enfermedad se debe denominar mercaditis, y la nuestra es aguda y crónica a la vez.

El mercado es insustituible como herramienta para producir, distribuir y vender tomates, lechugas y cebollas. No hay mejor sistema para que ellos lleguen a la ensalada en términos de calidad, precio y oportunidad. Alguna vez intentamos abolirlo y nos fue pésimo. Tanto es así que intentamos aplicarlo como panacea para todos nuestros males. Incluso, a la educación. Y ahora comprobamos con dolor que hemos llevado las cosas a un extremo intolerable. El mercado – como su nombre lo indica – a su lugar. Útil y eficiente para regir sobre la distribución de algunos bienes. Pero absolutamente insuficiente  para regular por sí mismo aquellos bienes más esenciales a la condición de seres humanos: la salud y la educación.  Su entrada ha sido un fracaso estrepitoso: tenemos una educación deficiente, carente de sentido y absolutamente injusta. Es más, tiende a engendrar, mantener e incrementar la estructura clasista que caracteriza nuestra sociedad y nos pone en un lugar vergonzoso en el concierto de las naciones. Ésa sería la primera conclusión que tenemos que aceptar como implacablemente cierta.

Hecho un primer diagnóstico, corresponde entonces encontrar una terapia. Intentemos hacerlo.

El gobierno está enfrentando los “disturbios” con la receta habitual. Un poco de represión a base de gases lacrimógenos y agua sucia, una cucharada de buena intención, medio litro de soluciones puntuales, una pizca de  honestidad, 4 kilos de promesas vacilantes previamente diluidas en agua tibia, condimentos a gusto de chascarros, confusiones y citas extraviadas . Revuélvase hasta formar una masa viscosa y pegajosa, déjese leudar algunos meses y póngase al horno hasta las vacaciones de verano. El resultado es previsible: un producto insípido e indigesto.

A mediano plazo, la situación, si somos inteligentes, es más auspiciosa.

Úsese en plenitud la herramienta que tanto nos costó conquistar: la democracia. Inscribámonos en masa en los registros y tomemos la decisión de votar. Nuestro voto no debe regirse por el mercado, sino por la razón. Digámoslo con todas sus letras: votaremos por quien sea capaz de proponer un plan concreto para volver a la educación gratuita para todos. Que demuestre que volveremos a niveles de calidad que hemos perdido, que nuestras universidades vuelvan a ser prestigiosas como lo fueron en otra época.

Nuestro voto no será conquistado con promesas de toda índole.  No volveremos a dejarnos engañar. Votaremos por planes concretos, medidas reales, proyectos factibles.

Señores políticos, estamos hablando en serio. Déjense de una vez por todas de discutir en el aire, de invocar principios que ni ustedes creen. Ha llegado el momento de trabajar en serio. Si ustedes presentan al veredicto de la ciudadanía un estudio serio, basado en principios sólidos e ideas creativas, si se comprometen a actuar de manera coherente y leal, si se deciden a enfrentar con valentía a quienes seguirán oponiéndose a todo lo que amenace sus privilegios, votaremos por ustedes. Tenemos muchos votos y encontraremos un(a) [email protected] ganador. Y echaremos a andar. 

———–

Foto: Kena Lorenzini

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
gabmarin

12 de Julio

Pedro, si el paciente no está enfermo, y en realidad está pasando por un proceso asociado a su pubertad, más pronto o más tarde, tendrá que asumir la única salida: irse de la casa de los padres. Aunque la posibilidad de recurrir a la justicia y declarar interdictos a los progenitores también es una posibilidad.

15 de Julio

Interesante tu idea, pero ¿cómo se va un país de la casa de sus padres?
Tal vez es más lógico echar a lospadres de la casa.

gabmarin

15 de Julio

La Constitución es la casa de los padres.

17 de Julio

Gabriela querida, diste en el clave. Esta constitución, este engendro parchado y remendado no nos sirve. La pregunta es:¿cómo cambiamos la constitución?
Obviamente, (re) conquistando el poder con una mayoría tal que permita hacerlo. Eso se puede lograr – a mi juicio – con un programa que lo contemple dentro de sus primeras prioridades, junto con la demás nombradas en la columna,

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador