#Economía

¿Sernac o no sernac? Esa es la pregunta

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Seminario del Club Monetario a principios de la campaña presidencial. Obama acababa de anunciar una agencia de supervisión del crédito. Por ende – obamistas que somos – presentamos la propuesta de un “Sernac financiero”. Sonaba tan bien como cuña… y, más encima, tenía el sello Obama. A la salida del seminario muchos me comentaron que encontraban muy “radical” la idea del “Sernac financiero”, muy regulatoria… muy socialista, me decían, pegándome unos puños cómplices en el brazo.

Algunas semanas más tarde, el candidato Piñera lanzaba con bombos y platillos el “Sernac financiero” como propuesta y… aquí esta lo interesante, nosotros retrocedíamos hacia un concepto aparentemente más conservador: el “Sernac 2.0”.

¿Qué pasó entre medio?

Es bastante obvio que el concepto le servía más a la campaña de la derecha. El candidato Piñera quería por todos los medios superar el Caso Banco de Talca y mostrarse como un político dispuesto a defender a los ciudadanos frente a los bancos. Solución: “el Sernac financiero”.

A nosotros se nos acercó la gente que sabe del tema y nos mostró nuestra equivocación. Pernos que somos, nos pareció responsable ser claros en que no estábamos proponiendo una agencia nueva sino un fortalecimiento y mayor independencia del Sernac actual. Para ser sinceros, nos gustaba la cuña “Sernac financiero”, sonaba bien, tenía “power”; pero nos parecía que daba una señal equivoca y técnicamente errada.

Ahora el gobierno retrocede hacia el concepto Sernac 2.0 (yo diría Sernac 1.5, pero para qué vamos a pelear).

Cuento esta anécdota por la moraleja. Lo que “suena bien” en una campaña, no es siempre lo que se debe hacer. Hay un límite muy gris entre comunicar efectivamente y derechamente engañar, por lo que es importante que nos preocupemos de que haya una relación más sincera entre “cuñas” y “propuestas”. Felicito al Ministro Fontaine por haber re-encauzado este debate.

¿De que se trata el problema del Sernac?

El gobierno está interesado en defender a los consumidores que, sabemos, siempre tienen desventaja de información respecto de las empresas; pero también está interesado en que esas empresas inviertan y generen empleo, para que, entre otras cosas, paguen salarios a los consumidores. La solución a este tipo de problemas, con dos objetivos públicos que deben coexistir compitiendo y equilibrándose, se conoce como “checks and balances”. Uno pone agencias diferenciadas e independientes y las hace competir en un marco de reglas. El problema es que el Sernac chileno no es todo lo independiente que se necesita que sea.

Tres argumentos en contra del “Sernac financiero”. Primero, economías de escala. Segundo, economías de ámbito: los problemas de consumidores de bienes, servicios y de servicios financieros están muy relacionados. Tercero, por eficacia: al existir una agencia especializada en un lobby específico, tiene más posibilidades de ser capturada.

El Sernac se creó hace 20 años y ha funcionado súper bien en los mercados de bienes, con más dificultades en los mercados de servicios y con claros límites de atribuciones en el área financiera. La Superintendencia de Bancos, por otro lado, lleva más de 20 años preocupada de la solvencia bancaria y no tanto de los derechos de los consumidores. Hace 20 años, ambos sesgos tenían sentido: las salchichas tenían coliformes fecales y el país hacía poco se había tenido que tragar unos “coliformes” bancarios (Banco de Talca incluido) más o menos significativos.

Pero las cosas han cambiado. Por un lado, se ha producido un enorme desarrollo de la cultura del crédito y por otro se ha consolidado una banca muy solvente. Además queremos que se desarrollen nuevos sectores emprendedores y que la economía tome más riesgo. Esto significa que existe la necesidad pública y el espacio regulatorio para preocuparse más de los derechos de los consumidores de servicios financieros.

Nosotros pensábamos que había que generar “checks and balances” e independizar al Sernac con un estatus tipo Banco Central. En eso consistía el Sernac 2.0 que proponíamos: en la práctica, en convertir al “servicio” en una “defensoría”. El proyecto actual del gobierno no propone esto, pero si avanza dando más atribuciones “independientes” al Servicio. A mi juicio, esta es una iniciativa valiosa, no ideal, pero valiosa.

Ahora la toca al Parlamento convencer al ejecutivo de dar una vuelta más a la tuerca y graduar al Sernac hacia una Defensoría independiente. Como diría Solabarrieta, ¡vamos que se puede!

* Esta columna fue publicada en El Diario FInanciero 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de agosto

Me parece que no va al fondo del asunto, para defender efctivamente al consumidor hay que mostrar resultados, que los abusos no se repitan, el autor no señala que existe una superintendencia timorata que no fiscaliza y que hay inventado una función de intermediación que no aparece en ningún texto legal, por otra parte el sernac que no aplica ningúntipo de multas a quienes infrinjen la ley, demuestra que no existe voluntad de controlar, entonces , ¿ Qué sacan con crear una nueva institución cuando no tienen voluintad de aplicar las atribuciones que hoy existen. Mayor infromación de mi posició en artículos publicados en Atina Chile , en la serie ” Mi lucha contra la burocracia”.

p3r0n

23 de agosto

El autor mezcla términos y presenta el tema solo para economistas, sin mencionar cifras para respaldar sus afirmaciones…

El afirma “El Sernac se creó hace 20 años y ha funcionado súper bien en los mercados de bienes, con más dificultades en los mercados de servicios …” y yo me pregunto: Qué ha hecho bien esta institución? De seguro el autor nos quiere recordar, la buena tarea realizada en contener y engañar a los consumidores, de tal forma, que muchos se sientan simplemente en la absoluta desprotección frente a las empresas.

Las asociaciones independientes de consumidores han hecho 100 o 1millón veces más por proteger los derechos del consumidor.

El autor menciona varios términos económicos muy poco conocidos por la población y ni siquiera se molesta en aclararlos.

Por mi parte, este es uno más de los miles de artículos de opinión, que abundan en la prensa amarillista.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?

Los campamentos son una opción institucionalizada de carácter no formal que se configura como una opción y/o solución a uno de los hitos de mayor desigualdad que se producen en las ciudades desde antes ...
+VER MÁS
#Ciudad

Pobladores en pugna: La manipulación del Estado