#Economía

Reflexiones tributarias de un ingenuo

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Partiré confesando mi más estrepitosa ignorancia de las leyes tributarias. Hago mis boletas de honorarios, declaro mi IVA y además lo pago religiosamente. O sea, cumplo mis obligaciones tributarias. Lo que ignoro – y prefiero seguir haciéndolo – es el intrincado y misterioso mecanismo de los impuestos a la renta. Los que afectan (o no) a las empresas, los que afectan (o no) a los dueños de las empresas. Pero mi percepción de los hechos me hace pensar  -como al príncipe de Dinamarca- que algo huele muy mal en nuestro país.

Soy a veces ingenuo  y me pregunto con candidez para qué sirven los impuestos y quién debe pagarlos. La primera respuesta es obvia y la segunda merece una  palabra única y breve: todos.

El país nos pertenece a todo (más a unos que a otros, claro). Por lo tanto, todos debemos participar del esfuerzo de su financiamiento. – ¿Y en qué proporción?- preguntarán y la respuesta nuevamente parece directa y simple: En la proporción directa de lo que tienen. Que el que más tenga, pague más y el que menos, menos.

Luego de estas “revolucionarias” declaraciones previas, los invito al siguiente ejercicio.

Supongamos que un determinado ciudadano posee una fortuna de tres mil millones de dólares.  Hay varios chilenos en esta situación, pero no quiero personalizar. Si esta persona decidiera retirarse y gozar de su fortuna, podría vender todas sus pertenencias y poner ese dinero en el banco, donde vamos a suponer que le pagan 0,5% mensual de intereses. (Ahora me estoy parando para ir a buscar una calculadora más grande, donde entren todos los dígitos involucrados.)

Ya, sigamos. Dice mi calculadora que este afortunado ciudadano recibiría entonces la nada despreciable cantidad de 15 millones de dólares por concepto de intereses mensuales. Dicho de otra manera: 250 millones de pesos diarios, algo así como 10 millones de pesos a la hora, incluyendo las de sueño.

Entiendo que, mientras no haga retiros, no paga impuestos. Algo que ciertos economistas defenderán en términos de creación de riqueza,  puestos de trabajo y otras razones filantrópicas de dudoso calibre. Yo quisiera agregar a mi reflexión la ingenua suposición de que, si no vende todo y lo pone en el banco, es porque con lo que hace, obtiene mejor rentabilidad y, de paso, no paga impuestos.

Esa es, justamente, la razón por la que creo que nuestro sistema debe ser revisado a fondo. Porque como estamos, se puede decir que los más ricos son los que menos pagan. Está bien: fomentemos la inversión, pero sin perder de vista que las megafortunas, por ser tales, deben contribuir directamente al erario.

Creo que un nuevo sistema tributario debe incluir un mecanismo que corrija esta injusta distribución de la carga tributaria.  No tengo los conocimientos técnicos para formular esta idea en los términos correctos, pero  resulta de todo punto de vista necesario que de alguna manera logremos este objetivo.

No tiene ningún sentido el aumento indiscriminado de las megafortunas en manos privadas, no produce beneficios más que a sus dueños. La capacidad productiva del país es una sola y ofrece un legítimo espacio para la iniciativa privada. Pero todo tiene un límite, pasado el cual, los beneficios del esfuerzo común se distribuyen de una manera escandalosa.

Es lo que han comprendido los países más avanzados, particularmente quienes en estos difíciles tiempos muestran mejores resultados en términos de justicia y equidad. En todos ellos, no existen las fortunas que exhibe nuestro país, junto a índices de pobreza, calidad de la salud y educación  que sólo pueden ser catalogados de vergonzosos.

Lo que este ciudadano ingenuo, pero no tonto, exige es que los diversos estamentos políticos se pongan de acuerdo en generar un nuevo sistema tributario que, sin ahogar los intereses privados, los someta a una tributación moderna, concreta e ineludible  que haga posible el avance de nuestras condiciones económicas y permita, a su vez, las reformas de salud y educación que el país requiere.

Se acercan las elecciones presidenciales. Quien pretenda obtener las preferencias de la ciudadanía está ante un desafío inmenso. Sin plantearle al país una reforma tributaria de verdad, no logrará la votación necesaria. Al menos, no logrará la preferencia de este ciudadano, y me temo que somos muchos los ingenuos, pero no tontos.

—-

Foto: Fiber / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de junio

Lo mas curioso de todo, es que éste señor, que reinvierte sus utilidadas, puede abrir sucursales en el extranjero, y por tanto sacar de Chile utilidades que no han tributado, y por lo tanto, una vez retirado puede ir a gozar de la vida a cualquier parte del mundo sin haber paga impuestos… estoy de acuerdo contigo en la introducción.. algo huele mal

04 de septiembre

Lo que sugiere el señor Staiger es un impuesto patrimonial.
Existen varios: permiso de circulación (auto mas caro paga mas), contribuciones de bienes raíces (casa mas cara paga mas), Ley de herencia, etc. Lo que no hay es un impuesto sobre el dinero líquido, solo sobre las ganancias de capital.
Pero atacar el concepto “patrimonio” no es fácil, y tiene también muchos ribetes. Se supone que ese patrimonio pagó impuestos para ser generado ¿debe pagar nuevamente, una y otra vez, hasta que, en el largo plazo, ese patrimonio sea entregado a la sociedad en su conjunto? ¿Una persona no debe acumular patrimonio? Ese es el quid del capitalismo: el capital puede generar mas capital; si se ataca al capital, promueves el consumo y el cortoplacismo, lo que socialmente puede ser una hecatombe.
¿o debería ponerse un límite al patrimonio? ¿una persona no debería nunca tener, por ejemplo, mas de 100 millones de dolares de patrimonio?
Esas discusiones son interesantes, pero no se ha llegado a un acuerdo. Porque es un hecho el que la igualdad y la libertad son conceptos que chocan continuamente.
Saludos

04 de septiembre

puedes acumular capital y patrimonio… lo que no puedes es hacerlo a costa de pagar sueldos miserables a tus trabajadores, evadir impuestos, llevarte dinero a paraisos fiscales, entregar un servicio de mala calidad y malo, estafar, cobrar hasta por el gas de las bebidas, no pagar lo que gastas en luz y agua, no pagar patentes municipales acordes a tu negocio, etc. No es nada simpatico que empresas como Falabella pague una miseria de patente, pero si tuviera problemas en Peru meteria en lio a todo Chile, como hicieron los de Lucchetti, como hacen los de Repsol e Iberdrola con España, como ha hecho Samsung y Apple con Japon y Estados Unidos, etc.

Puedes acumular capital, siempre que no olvides que si quieres hacerlo te toca asumir las consecuencias, o sea, que si llega el momento de las vacas flacas no llores al Estado porque pobrecito, ya no ganas 100 millones, y te tiene que ayudar, cuando en los buenos tiempos lo que menos querías era que el Estado te controlara o siquiera te preguntara que tal te iba. Eso es lo que esta pasando en Europa ahora: durante años anarquismo total para las empresas, ley de la selva, ahora a llorar para que papá Estado las salve del caos que ellas mismas provocaron.

Asi que el impuesto patrimonial no es un castigo, ni es un ataque, es simplemente poner orden. Porque el cobro de dicho impuesto implica justificar los ingresos, y eso significa mas control a la corrupcion, estafas y lavado de dinero que nos afecta a todos, mas control al cumplimiento de las leyes laborales, etc.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

La noción de supervisión es una de las más relevantes en el ejercicio profesional de la clínica y la psicoterapia, ya que va indisociablemente relacionada al de formación continua y análisis del propi ...
+VER MÁS
#Salud

Sobre la Supervisión en psicoterapia

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?