#Economía

¿Qué reforma tributaria?

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 

A días de que el gobierno entregue su propuesta tributaria para financiar las reformas a la Educación, hemos tenido la oportunidad de ver en la prensa distintas opiniones sobre la reforma. Una de las tendencias más criticas nos dice que lo que se conoce de esa iniciativa hasta ahora no permitiría recaudar más y tampoco hacer de Chile un país más equitativo pues lo que se propone sólo beneficia a los más ricos. La última en salir es la de Michael Jorrat, de la U de Chile, quien fue uno de los primeros en hablar de los miles de millones de pesos acumulados en “utilidades retenidas” -que constituyen una de las principales fuentes de ingresos de los grupos más adinerados de la población- y sobre los cuales no han pagado impuestos.

Los economistas en Chile, primero que nada, tienen un dogma: la distribución de ingresos solo se puede mejorar con el gasto social del Estado y no aumentando impuestos. Este arranca de una investigación realizada por Eduardo Engel, Alexander Galetovic y Claudio Raddatz, quienes en 1998 publicaron su famoso paper “Reforma Tributaria y Distribución del Ingreso en Chile”. En su investigación, Engel, Galetovic y Raddatz concluyeron que “la redistribución del ingreso se debe realizar mediante el gasto social, no mediante la recaudación de impuestos”.

Esa máxima se enseñó como las Tablas de la Ley en las escuelas de Economía y en los cursos de Políticas Públicas en los últimos diez años. Hasta que Jorrat salió al camino con nueva evidencia y dos estudios determinantes: “Equidad Tributaria en Chile, Un Nuevo Modelo para Evaluar Alternativas de Reforma” y “La tributación directa en Chile: equidad y desafíos”.

Antes que plantear una propuesta de reforma tributaria, hay que definir qué es lo que queremos como sociedad. Dentro de esto, hay dos paradigmas economicos relativamente exitosos que se aplican en la actualidad, pero alternativos: el norteamericano, que es también el nuestro, con baja productividad, con el consumo como elemento central y muchas horas de trabajo; y el europeo, con la industria como elemento central, menos horas de trabajo, pero mayor productividad. La evidencia de que el segundo modelo produce más felicidad y cohesión social es relativamente inobjetable. En cambio, la evidencia de que el primer paradigma es generador de más crecimiento económico, no es tan evidente si la econometría se hace bien. De todos modos, la opción entre estos dos paradigmas es política. El primero anda mejor con desregulación, flexibilidad laboral e impuestos bajos; el segundo enfatiza la educación, la capacitación y requiere más impuestos.

Suponiendo como se ha movido nuestra sociedad en los utimos años, la opción europea es nuestro horizonte (a menos que nos guiemos por la teoría del charango y la zampoña). 

Dentro de esta visión, lo que Jorrat nos dice es que hay que bajar el IVA, radicalmente: del 19% actual a un 6%; y compensar esa caída en la recaudación con un mayor impuesto para los ricos (aquellos que ganan más de 6 millones de pesos), subiendo de 13% a 25%.

Primero, es necesario hacer un característica del gasto de la poblacion chilena. La mayor parte de los chilenos destina prácticamente todo su ingreso al consumo, por lo tanto, una baja en el IVA es realizar un desahogo para los bolsillos. Sobre todo hoy, cuando según la FAO los precios de los alimentos han subido más que en cualquier país de América Latina en el último tiempo.

Para compensar la caída de la recaudación fiscal Jorrat propone aumentar el impuesto que pagan los más ricos, del 13% actual al 25 %. Los más ricos, aquellos que ganan sobre 6 millones de pesos, constituyen una población de 48 mil personas, dice Jorrat.

Debemos partir de una premisa anterior y más importante. En Chile, el principal problema del sistema tributario es ser inequitativo. Las rentas empresariales en este país, soportan una carga tributaria mucho menor que las rentas del trabajo. En números, esto significa que mientras no retiren las utilidades de sus empresas, los empresarios pagan sólo un 17% de impuesto. En cambio un trabajador dependiente o independiente tiene que pagar por todo lo que ha ganado, en una escala de 0 a 40%, independientemente de si gastó o ahorró sus ingresos. La principal desigualdad viene de ese tratamiento preferencial que reciben las rentas empresariales, al tributar sobre la base de retiros en vez de tributar por las ganancias obtenidas (lo que se llama base devengada), como hacen todos los trabajadores.

Naturalmente, el propósito de este sistema tributario no es ingenuo. Este fue creado en entre 1974-1984, buscando estimular la reinversión de las utilidades: que los dueños de empresas, en vez de retirar sus ganancias, las reinvirtieran en la misma compañía para hacerla crecer. Además de incentivar la inversión se buscaba aumentar la liquidez de las empresas (dinero disponible), lo cual era especialmente relevante para las firmas pequeñas. El argumento es que si la empresa retiene utilidades, paga menos impuestos, y por lo tanto, queda con más recursos disponibles como capital de trabajo.

Con el tiempo, sin embargo, nos hemos dado cuenta a través de la evidencia que claramente no es el mejor sistema para lograr estos objetivos. Por una parte, no asegura que las utilidades retenidas se destinen a inversión real y, por otra, es muy difícil para el Servicio de Impuestos Internos (SII) verificar si las utilidades se encuentran efectivamente dentro de la empresa. En la práctica, es un mecanismo que favorece la evasión y la elusión. De hecho, lo que ha ocurrido en la realidad es que las utilidades retenidas se han acumulado en sociedades de inversión. Según investigaciones (Jorrat), más del 50% de las utilidades que se han retenido están acumuladas en empresas cuyo giro es el de la “sociedad de inversión”. Esas utilidades están ahorradas en depósitos a plazo, fondos mutuos u otros instrumentos. Es decir, el sistema ha servido principalmente para estimular el ahorro dentro de estas sociedades, pues de esta manera los empresarios postergan el pago del impuesto global complementario, porque mientras no retiren las utilidades para su consumo personal, no van pagar ese impuesto.

Esta es la práctica común que realizan los grandes empresarios. Sin duda es la opción más racional para cumplir de cerca la ley o derechamente, no cumplirla. Las personas que participan en empresas como propietarios, ya sea como accionistas o socios, son los que crean estas sociedades para recibir ahí las utilidades distribuidas por sus empresas productivas. Pueden tener una o dos sociedades de inversión y ahorran en ellas, pues de esa manera postergan el pago del impuesto. De acuerdo a las estadísticas, actualmente hay acumulados aproximadamente US$ 200 mil millones en utilidades sobre las cuales no se ha pagado impuesto. Eso es lo que se conoce como FUT, Fondo de Utilidades Tributarias. Y en mi opinión cualquier reforma que pretenda aumentar significativamente la recaudación o mejorar la equidad tributaria, debe pasar por terminar con este sistema de tributación, algo que el ministro Larraín ha negado sistematicamente en entrevistas.

Una brutalidad, porque de esos US$ 200 mil millones acumulados, tendrían que haber pagado impuestos en promedio un 15% ó 20% o más, o sea, unos US$ 30 mil millones de dólares. Es mucho dinero.

Cruzando datos con la encuesta CASEN, se supone que hay del orden de 45 mil personas que ganan más de $6 millones mensuales. Sin embargo, en las declaraciones de impuesto a la renta solo hay unas 15 mil personas en esta condición. ¿Dónde están las otras personas que no tributan? Son a las que les conviene tributar como empresas, pues tienen la posibilidad de pagar un 17% de impuesto mientras no retiren la plata. A un médico, por ejemplo, le conviene asociarse con otro médico o con la esposa y hacer una sociedad de profesionales. Luego de eso, tributa en primera categoría. Es decir, tributa como empresa y de ahí en adelante no paga nunca más el 40% sino a lo más el 17%. Y si se acoge al 14 bis, no paga ni siquiera el 17 por ciento, porque en ese caso, no se paga nada, cero. Pago solo cuando retiro.

Por lo tanto, donde hay que atacar para mejorar la equidad en Chile, es en el bolsillo de los más ricos. Naturalmente, la reforma Piñera no ataca ese problema sino que mantiene la esencia del sistema tributario de los 80′.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de abril

me ha dolido el estomago leer este articulo. Siempre me duele el estomago este tipo de cosas, porque es un hecho que estamos fregados.

El otro día, en un periodico tan partidario del gobierno como es el LUN, se comentaba sobre los motivos por los cuales en Chile los particulares no tenemos derecho a comprar un auto a gas o convertirlo. En realidad no son motivos, solo uno: para seguir recaudando el impuesto específico a la bencina, que en 2010 llegó a US$ 2 mil millones. No importa si los vehiculos a gas son muchisimo menos contaminantes, ni que sea mas barato…

despues de leer eso ¿es que alguien todavia cree que se le cobrara impuestos a los ricos?

rodrigo1991

08 de abril

Estimada.
Si, estamos fregados, pero nuestra labor es tratar de torcerle la mano a los poderosos. En esa tarea, jamas debemos desertar, por muy desigual que se vea el campo.

Saludos!

Faran

17 de julio

Tengo un archivo al nivel de wp-blog-header.php y estoy inttdeanno mostrar los excerpt pero no hay manera. El resto de funciones, como por ejemplo get_footer() funcionan a la perfeccif3n. Si no es mucho preguntar, bfhay que hacer algo en particular para este caso?Gracias.Un saludo.#2 – por kcmr

09 de abril

Respecto a la comparación entre los paradigmas “norteamericanos” y “europeos” de ingreso, no está claro cual es mas eficiente ni cual trae mas felicidad a los individuos. El caso “europeo” está en quiebra estructural, el norteamericano está enfermo transitoriamente, pero no es un ocaso del “modelo”.
En todo caso en Chile tenemos un caso “pseudo-norteamericano”. Que está basado en el ingreso fijo mensual, que tiene su génesis en la famosa “jornada laboral” (45 horas). Lo que hace que el sueldo no suba, ya que esa jornada laboral captura los tiempos muertos, ineficiencias de la labor, etc. El modelo norteamericano entrega un salario por hora (USD 7,25, con variaciones), que da flexibilidad a las empresas, y a la vez, si alguien trabaja harto (10 horas al día), logra un sueldo bastante respetable, que le permite surgir mas fácilmente. Acá, por el sueldo mínimo, la persona debe tener una jornada de 8,5 horas, haga lo que haga.

rodrigo1991

10 de abril

vamos por parte, estimado.

Primero, respecto a la comparacion de paradigmas, no tomo posicion porque tanto uno como de otro lado podemos encontrar ejemplos buenos/malos que seguir. Más que el modelo en si, importa más la aplicacion de buenas reglas: Grecia en teoria es Estado de Bienestar que fracaso por no saber aplicarlas. Alemania sigue las normas y va como avion siendo Estado Social.

Asi que no digamos que el modelo europeo esta en quiebra, porque no es asi; al igual que no digamos que el modelo norteamericano tiene una enfermedad transitoria, porque el nivel de endeudamiento federal tambien es alto.

Sobre las jornadas laborales, podemos discrepar sobre la eficiencia del salario minimo, algo que se viene discutiendo en doctrina economica hace varias decadas. En EEUU se recompensa mayor cantidad de horas tabajadas con mayor ingreso, pero eso mirado sistemicamente lleva a que gente trabaje 10 horas diarias, sin espacio al ocio, a la familia, al descanso. Trabajo es importante, pero no lo más relevante en la vida.

Salario minimo asegura ciertas condiciones minimas de vida que se vean satisfechas autnomamente. Es la mejor solucion? No, pero es lo que hay.

11 de abril

Estimado, cuando tomamos por ejemplo a Alemania, revisa bien el porque se ha logrado mantener de pié. Escencialmente por dos razones; una, porque se volvió el prestamista (con altas tasas) del resto de Europa, y a la vez el receptor de los depósitos de las personas o entes que quieren guardar su plata, entregándoles seguridad a cambio de tasas incluso negativas. O sea, una maquina de hacer dinero. El segundo factor es que el empleo en Alemania se ha precarizado tremendamente los últimos 15 años, a través de los “minijobs”, en los que se trabaja poco (15 horas a la semana), y ganan 400 Euros…o sea, se pueden hacer 2 minijobs y se tienen 800, o 3 (45 horas) y se llega a los 1200. En suma, es el modelo norteamericano, pero aplicado en forma de bloques, no de salario por hora. Pero, en el fundamento es lo mismo.

Saludos

Thamsanqa

18 de julio

El disef1o ha quedado eesdptnuo Paul.Decirte que cuando nos metemos en el tema de la ubicuidad y la accesibilidad, hay todo un mundo por explorar.Lo deseable: que todo pueda verse en cualquier tipo de dispositivo, es decir universalidad formal en los contenidos de modo que todo sea compatible en todo.Y tambie9n que ademe1s sea accesible, con esto ya bordamos el tema, y fedjate que estoy hablando, y en casa del herrero cuchillo de palo.Me gustareda poder hacer me1s accesible mi blog por ejemplo, para ello debereda utilizar un generador de contenidos que no creara tanta basura como la que tengo ahroa mismo, si no te insto a que pases un tester de accesibilidad, por ejemplo el TAW ufff si vieras lo que sale de ahed, ni te cuento.Todo esto deberia ser la direccif3n en la que deberedamos movernos, si queremos que este paraedso evolucione.Pero claro, el problema a veces es falta de tiempo y en mi caso el poco que tengo lo dedico casi en su totalidad a la poeseda y eso que a nivel profesional todo esto es lo que me motiva.Tal vez las vacaciones sean el momento de retomar estas cuestiones.Un saludo,Estel J.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

El impacto que las tecnociencias producen en la sociedad, no solo cambia la vida de las personas, sino que impone modelos y relaciones de vida nuevos, y no siempre mejores
+VER MÁS
#Política

¿Qué hacer frente al transhumanismo?