#Economía

Mercado latinoamericano, ¿normas de libre competencia?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Dos preguntas, por lo menos, habría hecho la Fiscalía Nacional Económica (FNE) a los ejecutivos de SCA Chile acerca del rol del tercer actor del mercado, Kimberly Clark. La segunda, si sabían de un cartel entre CMPC Tissue y Kimberly Clark para “repartirse” el mercado a nivel latinoamericano. Estas semanas mientras miraba las noticias, las cuales estaban centradas en el cambio de agente para nuestro litigo en La Haya, al ver las imágenes del presidente Evo Morales con una serie de presidentes europeos, se me vino a la cabeza el caso de la colusión del papel tissue, llevábamos casi 60 años diciéndoles papel confort, al parecer esto tendrá la externalidad positiva de mejorar el lenguaje nacional.


Por nuestra parte, nos toca incentivar la integración cultural de los pueblos, lograr convencer que los problemas de colusión en Colombia o las malas condiciones laborales en Ecuador, son problemas de nuestro país.

Específicamente me acordé de estar en un supermercado, al frente del pasillo de papel higiénico (lo siento, tissue me suena demasiado siútico), revisando un cartelito que me invitaba a comprar la marca Scott, dado que la competencia se había coluído. En ese momento pensé: “Pero estos tuvieron un problema parecido en Colombia”. Finalmente tuve que comprar la marca no coluida para evitar la mirada inquisidora del resto de los consumidores empoderados.

Al comentar esta situación con un grupo de amigos, uno me señala: “Esos son problemas de los colombianos, aquí en Chile compramos Scott”. Creo que fue precisamente esta idea la que se me cruzó con la figura de Morales conversando con Putin sobre los problemas de soberanía entre dos pequeños países de América del Sur. Posterior a que explotara el caso de la colusión entre CMPC Tissue y SCA Chile, dos tesis se repitieron en las columnas de opinión de los especialistas nacionales, las cuales daban su veredicto indicándonos al culpable. La primera, se centra en la falta de sanciones coercitivas de magnitud tal que permitieran disuadir la generación de este tipo de situaciones. En este sentido, el culpable era el ex presidente Lagos y la eliminación de pena de cárcel para este tipo de delitos.

Una segunda corriente, vocifera por la falta de competencia de nuestro mercado, para la cual el culpable es el Estado, con sus barreras de entrada que impiden el emprendimiento privado y el accionar libre del mercado. Por mi parte, considero que el culpable es mi amigo y su idea sobre que los temas de Kimberly Clark en Colombia eran problemas de los colombianos.

Uno se puede desgastar como país perfeccionando la normativa agravando las penas o mejorando las condiciones para la inversión, sin embargo hay algo que no podemos cambiar. Somos un país de menos de 20 millones de habitantes, lo cual nos transforma en un mercado minúsculo para la realidad mundial. Cualquier cambio legislativo vuelve al país vecino en un lugar más llamativo para invertir, lo que nos llevaría aligerar nuestra normativa, esto podríamos llamar el círculo vicioso de la accionar individual.

Un cambio en la legislación de libre competencia chilena, peruana o boliviana, no cumple su objetivo, dada la asimetría en la transacción con grandes grupos económicos internacionales, lo que nos lleva a la disyuntiva entre permitir el abuso o aceptar que la inversión se cambie de país. Si en cambio, unificáramos las normas de libre competencia con una jurisdicción supranacional, el escenario se equilibra, puesto que ahora negociamos como un mercado de 600 millones de habitantes.

En este contexto, seguir peleando una guerra de más de ciento treinta años, resulta un despropósito. El objetivo, por tanto, de los pueblos latinoamericanos debe ser uno solo, unión para enfrentar al gran capital. Lo anterior, no debería ser solamente una bandera de lucha de la izquierda, sino también de aquellos que creen que la solución a nuestros problemas, esta en la competencia y la inversión privada, puesto que las estrechas soberanía nacionales son, al final del día, un límite para la circulación de capitales.

Por nuestra parte, nos toca incentivar la integración cultural de los pueblos, lograr convencer que los problemas de colusión en Colombia o las malas condiciones laborales en Ecuador, son problemas de nuestro país. Que nuestro desarrollo esta intrínsecamente vinculado al éxito de la región, y si alguien se quiere aprovechar de alguno de nosotros: “palo al Tiburon, en la unión está la fuerza y nuestra salvación”.

TAGS: #AméricaLatina Colusión Papel Higiénico Mercado

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Pedro

04 de diciembre

Sorpresivo. Primera vez que estoy de acuerdo con un funcionario de los gobiernos de izquierda. Se nota que entiende el problema, el hecho de que somos, como país, un mercado inexistente (mas chicos que buenos aires o sao paulo). Buena.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad