#Economía

Los logros y desafíos de la ley de colusión

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando asumí como Presidente uno de los objetivos fundamentales que me propuse durante mi gobierno, fue llevar a cabo una profunda modernización del Estado. En el caso de la regulación de la libre competencia, existía un decreto de ley impuesto por la junta militar en 1973, ineficaz tanto en términos disuasivos como de fiscalización.

En el año 2003, luego de estudios encargados a expertos y universidades se aprobó, por unanimidad en el Congreso, la ley N° 19.911 que creó el Tribunal de Defensa Libre Competencia (TDLC) y reestructuró las funciones de la ya existente Fiscalía Nacional Económica.


Las transformaciones legales que se establecieron con la ley N° 19.911 permitieron que casos emblemáticos de colusión como el de las farmacias en 2008, el de la producción de pollos en 2011, o el reciente cartel del papel sean conocidos por la Fiscalía Nacional Económica y juzgados por el TDLC

El Tribunal de Defensa de Libre Competencia se estableció como un órgano independiente, encargado de prevenir, corregir y sancionar los atentados contra la libre competencia. La Fiscalía por su parte se encargaría de controlar, investigar y presentar las acusaciones. Así, la representación del interés público quedaba en manos de la Fiscalía Nacional Económica, mientras que el TDLC actuaba ante las acusaciones de la Fiscalía o de la demanda de un particular.

Durante la tramitación del proyecto de ley, hubo consenso por parte de todos los sectores políticos en eliminar la penalidad de la práctica de colusión. El diputado socialista y uno de los abogados penalistas más importantes del país, Juan Bustos, señaló en su  momento: “Con mucha razón, se han eliminado del proyecto estos delitos, pero se han incluido sanciones de carácter administrativo mucho más eficaces que las de carácter criminal, a través de la imposición de multas onerosas para aquellos que lleven a cabo graves violaciones a la libre competencia”. Así se consideró unánimemente que la pena de cárcel no era pertinente para este tipo de delitos, porque establece exigencias condenatorias incompatibles y mucho más complejas, que las necesarias para determinar una colusión.

En reemplazo de las sanciones penales se incrementaron sustancialmente las sanciones administrativas, pasando de multas de 10 mil mensuales a 20 mil unidades tributarias anuales (y que en 2009 se aumentaron a 30 mil). Dos años después, se estableció la figura de delación compensada, es decir, la denuncia de una práctica de colusión a cambio de un beneficio.

Las transformaciones legales que se establecieron con la ley N° 19.911 permitieron que casos emblemáticos de colusión como el de las farmacias en 2008, el de la producción de pollos en 2011, o el reciente cartel del papel sean conocidos por la Fiscalía Nacional Económica y juzgados por el TDLC. En estos casos, la Fiscalía Nacional Económica fiscalizó y denunció la colusión al Tribunal de Defensa del Libre Comercio el que impuso, en la mayoría de los casos, el máximo de las multas efecto.

Por su parte, el Código Penal, a través de los artículos 284 al 287 establece la posibilidad de penas de reclusión para este tipo de delitos. Entonces mientras  el TDLC investiga y emite su veredicto, el Ministerio Público puede hacerse de ese veredicto y denunciar penalmente a quienes han incurrido en el delito de colusión. Un buen ejemplo de esto es lo que sucedió en el caso de las farmacias. En 2012 el TDLC condenó a las farmacias con una multa de 20 mil unidades tributarias a cada una, por delito de colusión de precios. Paralelamente el Ministerio Público hizo una demanda penal en contra de todos los que resultasen responsables. Sin embargo, en junio de este año el tribunal absolvió de todos los cargos a los dirigentes acusados estimando que las pruebas otorgadas por el fiscal no lograban acreditar lo hechos.Las mismas pruebas que eran concluyentes para el TDLC no lo fueron para demostrar las responsabilidades individuales en el caso penal.

Si hoy podemos debatir sobre la pertinencia y eficacia de las sanciones para la colusión  es porque en estos 12 años se avanzó como no se había hecho en los treinta anteriores.Repensar la multa resulta imperioso ante el contexto actual. Para lograr un efecto realmente disuasivo, las multas deberían estar en función de la ganancia obtenida en la colusión, multando al cartel económico por el doble de las ganancias y, si la empresa no está en condiciones, obligar a sus directores a pagar con su patrimonio. La sanción final podría llegar incluso a que la multa sea el equivalente a lo que declara como utilidad, lo que significaría su disolución, sin poder seguir operando.

Reivindiquemos los logros que se alcanzaron con la modificación de la ley de colusión y perfeccionemos aún más el sistema de prevención de control de precios, la fiscalización y las sanciones disuasivas, siempre en beneficio de la sociedad y en la perfección de un sistema económico ético y que respete el libre desarrollo de las actividades económicas.

Columna publicada en ricardolagos.org

TAGS: Colusión Colusión Papel Higiénico TDLC

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
peon

13 de Noviembre

‘cha la lesera, oh!…

Si el Tratado De Libre Comercio (TDLC, en vez de TLC) hubiera patentado “la sigla”, el Tribunal De Libre Competencia ¿hubiera tenido que cambiar de nombre?… Sí, claro, es una pregunta tonta…

A pesar de lo anterior, esto de Libre Competencia nos causa ciertas inquietudes. Habría que partir especificando qué se entiende por libre competencia y no sé si es algo tan sencillo o no.

Si vamos a la simple expresión “libre competencia”, ¿por qué podría ser ilícita la colusión, si podemos suponer que los competidores se pueden asociar libremente, tal como una empresa realiza integraciones verticales hacia adelante y hacia atrás, asociándose con proveedores y distribuidores?… (Nota: Un molinero se integra hacia atrás si produce trigo y hacia adelante si vende pan). (La respuesta a la ¿? parece estar en que las integraciones y sus asociaciones con empresas del rubro, no son lo mismo que asociarse con otras empresas que hacen “lo mismo” para fijar un precio, tal como lo es la colusión de los molineros, aunque no esté en boga, pero, de que la conocen los agricultores, la conocen)…

Si se debe entender que cada empresa fijará sus precios sin acordarlos con otras empresas, hay una arista de la “libre competencia” que no se toca en el artículo, pero, para los ciudadanos es igualmente válida… Tal es la colusión de los partidos políticos. Si hubiera libre competencia de candidatos a lo que sea, no habrían exigencias a cada candidato, tal como tener un número tal de seguidores, inscritos más encima en el Registro Civil (mismo que nunca se sabe en qué meses del año estará en paro). Es decir, a unos candidatos se favorece y a otros se les impide la libertad de competencia y esto porque no cumplen requisitos fijados por “empresas políticas que hacen lo mismo”, o partidos políticos que hacen lo mismo…

Si relacionamos frases de mi comentario, es posible que se pueda ver que los partidos políticos, haciendo todos lo mismo y sin tener integraciones hacia adelante o hacia atrás aparentes, habiendo acordado con otros partidos la forma en que se “postula libremente como candidato”, limitando de paso la postulación de personas naturales que no cumplen los requisitos que los legisladores representantes de los partidos en el Congreso fijan, creo que podemos decir que los partidos políticos actúan bajo colusión…

Seguramente tal frase requiere más análisis para sostener su veracidad, o para que esta sea compartida por la mayoría, luego de establecida la posibilidad de su debate en algún lugar que supongo que ahora no existe, porque, si sólo se debatiría en el Congreso, lo debatirían los congresistas y ellos hace cómo que “nunca quiebran un huevo”, mientras no se les demuestre lo contrario. Así, con el tema de las boletas ideológicamente falsas, pocos eran culpables, pero, también de a poco aparecen más y más culpables. Quienes protegen a sus compañeros de partido y a su vez representantes del Congreso, dicen de esas personas: éste tipo es una blanca paloma benefactora que se desvive en pro del servicio público; sólo trabaja para el pueblo, tal como en el caso chocante de Orpis, sin embargo al personaje éste, acusaciones no le faltan… ¿Y qué hacen sus compañeros de partidos?… Lo defienden, pero, ¿cómo puede alguien del pueblo, que quiere ser candidato al puesto de Orpis, competir libremente por ese puesto, si Orpis no se defiende solito por sus acciones, sino que lo defienden sus compañeros, que parecen coludidos para hacerlo, o en hacerlo?…

Si se descubre que hay colusión en la defensa de los compañeros de partido y colusión entre los partidos cuando postulan candidatos o proyectos de Ley, ¿qué sentencias serían aplicables a ellos?… ¿Se podría sostener que ellos están coludidos?… ¿Se podría decir que hubo colusión cuando se chuteó el Proceso Constituyente para un nuevo Gobierno y no para discutirlo con la gente en el actual?… La Presidenta parecía tan convencida de la necesidad de una nueva Constitución cuando hacía sus discursos como candidata, que no comprendo cómo es que de pronto el Proceso “se acordó” sin el pueblo… En tal caso, ¿hubo colusión de los partidos de Gobierno?… En vez de lo que se hizo, ¿qué debió hacerse en un ambiente de “libertad de competencia”, donde se suponen que intervienen actores que validan la “democracia”, tal como lo debiera ser el pueblo con su opinión?…

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

La construcción de esta institucionalidad obedeció a un trabajo colectivo de años, en el que participaron diversos actores institucionales e individuales [...] este carácter colectivo debe marcar el que ...
+VER MÁS
#Ciencia

¿Un ministerio sin memoria?

Popular

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine

La certeza jurídica que se exige para fines privados, por encima de los intereses de la sociedad, es la base que genera segregación, abuso y un estado de derecho al servicio de unos pocos
+VER MÁS
#Justicia

Certeza jurídica