#Economía

La era de la estupidez

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

http://desmotivaciones.es/carteles/neoliberalismo

La última crisis económica del neoliberalismo global, se inicia con la llamada crisis subprime en 2008 en EE.UU.; enseguida contamina a países de la zona del euro en Europa, aplicando la tan obstinada como ineficaz política de austeridad económica que provoca un trauma social al enterrar hasta el hueso el cuchillo de los recortes sociales y los derechos laborales, mutilando la Sociedad del bienestar; una involución socioeconómica en las clases medias y bajas.

En este crash económico, cuya onda expansiva no acaba de terminar, el mercado desregulado privado corrupto que la originó, puso (sólo) la mano para que el Estado solucione su crisis, rescatándolo éste con dinero público: socializó las pérdidas y privatizó las ganancias para los mismos que originaron la debacle económicosocial. 


"No es la mercadocracia sino la democracia, con un Estado fuerte para alcanzar una relación simétrica entre mercado y Estado, el responsable de distribuir el bien común equitativo. La mercadocracia neoliberal carece de esa facultad."

El desenmascaramiento del neoliberalismo con esta cínica “solución” a la crisis económica, crea un antes y un después que, unido a la inequidad sistémica —marca identitaria del neoliberalismo— y la corrupción política costeada por los conglomerados financieros, provoca un tsunami de populismo contra el establishment político en Occidental. Y así estamos, con EE.UU. gobernado por un populista esperpéntico: una bomba atómica sobre la cabeza del mundo.

La pregunta es: ¿por qué el neoliberalismo ha desacreditado el sistema democrático y su establishment político creando una crisis institucional sistémica? Aquí algunas respuestas:

a) La desigualdad estructural económicosocial desacredita la democracia al eliminar el rol histórico del Estado: el bien común, descapitalizándolo y minimizando así su capacidad de maniobra económica y política y, en paralelo, alimenta un populismo mesiánico, por su derecha, neonazifascsista y, por su izquierda, un neoestatismo autoritario;

b) La hegemonía económica neoliberal por sobre la política, la ha denigrado y corrompido convirtiendo a los políticos en sus perros de Pávlov;

c) Bufoniza y lobotomiza al ser humano al dogmatizar la individualidad —lo privado— por sobre lo colectivo —el bien común— que despolitiza y atomiza el tejido social;

d) Convierte el sentido de la vida en uno solo: un consumismo tan vacuo como aditivo, consolidando la mercadocracia: el sistema de facto del mercado desregulado privado creando una dicotomía imposible de conciliar entre democracia versus mercadocracia, y

e) El aumento de la concentración de riqueza. Si se lee la letra chica del producto neoliberal, el vendedor —el mercado—, el 1% de la población mundial, se queda con el 95% de las ganancias, y el comprador —los ciudadanos—, el 99% de la población mundial, se queda con el 5% de las ganancias. La mercadocracia cleptómana contra el 99% de la población captura el Estado democrático.

Chile, es un claro ejemplo: el 1% más rico se lleva el 57% de las ganancias totales del país, mientras el 99% se queda con el 43%. A pesar del desarrollo socioeconómico (entre el año 1990 y 2015 la pobreza se redujo de 45% a 11,7%), la mayoría vive en la pobreza relativa por la expoliación salarial que impulsa un endeudamiento crónico. El 53,2% de los asalariados gana menos de USD 450,65 líquidos/mes. Si se mide la relación entre Carga Financiera sobre Ingreso Disponible en el hogar, el endeudamiento es el más alto de la OCDE, un 38% promedio. Un Estado democrático distribuye el bien común y garantiza los derechos sociales básicos de calidad —educación, salud, vivienda y pensión— y debe tener capacidad económica para gestionarlo: poseer entre el 35%-40% del PIB (Chile dispone del 22%).

La crisis institucional bajo el neoliberalismo es global. En Chile, sólo el 34% confía en el ejercicio democrático; en la confianza interpersonal, el 13%; en el Congreso, el 12%, y en los partidos políticos el 7%. Esto indica el desencanto de cómo se ejerce el poder bajo el neoliberalismo.

Un mercado disfuncional en su relación con el Estado democrático, convertido en un depredador de éste, sí, crea riqueza, pero no equilibrio institucional de poder entre éstos, ni menos justicia social. No es la mercadocracia sino la democracia, con un Estado fuerte para alcanzar una relación simétrica entre mercado y Estado, el responsable de distribuir el bien común equitativo. La mercadocracia neoliberal carece de esa facultad.

Por último, mencionar el efecto más perverso del neoliberalismo. Se nace para consumir y se consume hasta morir: consumiendo al planeta se consume la vida. Si sobrevivimos al capitalismo neoliberal, la historia la recordará como la era de la estupidez humana por sostener un sistema productivo extravagante que aniquila al planeta al cebar un consumismo irracional que idiotiza al ser humano hasta el autoexterminio.

Queda una sola oposición binaria: La vida o la muerte. Se requieren cambios de paradigmas titánicos urgentes. En especial, sobre el dilema de los dilemas, tan insostenible como insoslayable: el exterminio de la vida por el neoliberalismo.

¿Tienen propuestas la/los presidenciables sobre esto?

 

TAGS: #EraDeLaEstupidez #SistemaNeoliberal Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?