#Economía

Esclavitud infantil, uno de los pilares de la Economía Global

11 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Al parecer existe un universo paralelo, una realidad que nadie quiere ver o bien no nos interesa ver. Esta cruda realidad comenzó a revelarse dramáticamente en abril del 2013, cuando en un instante se derrumba la fábrica Rana Plaza de Bangladesh, sepultando unas 1.127 personas. Fue la peor tragedia industrial en la historia de Bangladesh. Rana Plaza era una fábrica textil de ocho pisos en la que trabajaban de sol a sol más de 5.000 personas en condiciones deplorables, confeccionando ropa para grandes firmas multinacionales, por ejemplo; del Grupo Benetton. De donde sale también la ropa de bajo costo para las cadenas Walmart. Se muestra así una esclavitud que soportan cientos de personas del 3er Mundo, algo que creíamos erradicado desde fines del s. XIX.


Somos esclavos de bancos y comercio en general a través de tarjetas de crédito y diversos tipos de préstamos. Pero, somos ignorantes, que nos beneficiamos de una esclavitud propia del s.XIX.

Sabemos que todos nosotros somos esclavos de bancos y comercio en general a través de tarjetas de crédito y diversos tipos de préstamos. Pero, somos ignorantes (algo que cambiará después de leer este artículo), que nos beneficiamos de una esclavitud propia del s.XIX. La razón es muy simple, ella permite costos laborales muy bajos, de otra forma muchos productos que consumimos serían caros y no generarían las inmensas ganancias que exigen accionistas y grandes inversionistas a sus empresas.

El documental The dark side of chocolate (El lado oscuro del chocolate), muestra que la explotación infantil y el tráfico de niños africanos es lo que hace posible la producción de chocolate a nivel mundial, como los que compramos a la multinacional Nestlé. Este documental fue dirigido por Miki Mistrati, quien visitó algunas plantaciones de cacao de Costa de Marfil, donde un niño le dice: “las palizas que me daban eran horribles, jamás las olvidaré (…) Quienes disfrutan del chocolate, comen algo por lo que yo trabajé y no obtuve ningún tipo de beneficio, solo dolor y sacrificio”. Estos niños tienen edades que fluctúan entre los 10 y 15 años y son obligados a trabajar mediante el abuso físico y mental y rara vez reciben algún pago. Tristemente, la mayoría no volverá a ver a sus familias y morirán en las plantaciones. Lo mismo pasa con niños en Afganistán e India forzados a trabajar en fábricas de ladrillos.

Así como tenemos la película Diamantes de sangre podríamos hacer otra con el nombre “Smartphone de Sangre”. El cobalto, un mineral imprescindible para la fabricación de baterías de teléfonos móviles y computadores, es extraído en minas de la República Democrática del Congo, por niños esclavos. Mineral que comercializa la empresa china Huayou Cobalt, que a su vez abastece a Volkswagen, Apple, Microsoft, Samsung y HP.

El prestigioso profesor Kevin Bales, experto en esclavitud, calcula que hay unos 27 millones de esclavos. Cálculos más recientes elevan la cifra a 35 millones y según organizaciones humanitarias, hay que agregar 100 millones de personas que viven en condiciones equivalentes a la esclavitud. Y en el caso de los niños, se calcula que unos 126 millones en todo el mundo realizan trabajos peligrosos y que unos 8 millones y medio lo hacen en condiciones de esclavitud. Según un estudio de la ONG Bachpan Bachao Andolan, que significa “Movimiento de Rescate de la Niñez“, en India desaparecen 11 niños por hora. 4 de ellos nunca vuelven a aparecer.

Kevin Bales explica: “Los zapatos que usted calza, han sido, probablemente, elaborados por esclavos en Pakistán. Y la alfombra que está bajo sus pies. Esclavos en el Caribe garantizan, probablemente, que haya azúcar en su cocina y que sus hijos tengan juguetes. En África Occidental, secuestran a niños y los obligan a trabajar en las plantaciones de cacao”. La Confederación Española de Religiosos (Confer), dice que probable los plátanos que comemos y el café que desayunamos estén empapados del sudor de muchos niños y niñas latinoamericanos y/o africanos. Esas personas no reciben salario alguno.

Esclavos hay también en Europa y Estados Unidos. El comercio de seres humanos florece y el Estado de derecho fracasa una y otra vez en la lucha contra la esclavitud ya que se opone a los intereses económicos de poderosas multinacionales. El Índice de Esclavitud Global, que clasifica a 162 países, tiene a India, China, Pakistán y Nigeria como las cuatro naciones con la mayor cantidad de esclavos. Incluso, se estima que en EE.UU hay unos 60.000 esclavos

Una curiosidad, en la época cuando la esclavitud era legal, el valor de un esclavo era comparable al de un auto actual, pero y gracias a la sobrepoblación, hoy los esclavos son baratos. En Costa de Marfil, para los cultivadores de cacao el tráfico de niños es normal y compran niños esclavos por unos 230 euros.

Así que, cuando compremos chocolates, aparatos electrónicos, marihuana, ropa, caucho, productos con aceite de palma, plátanos y artículos piratas, debes saber que detrás de ellos se esconde la peor esclavitud.

El pasado 10 de diciembre se celebro el Día de los Derechos Humanos, cuando el año 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Al igual que la emancipación de la mujer y el respeto de los derechos de la infancia, la negación del derecho a esclavizar a otros seres humanos es una de las grandes invenciones morales de la humanidad, lamentablemente parece ser que fue solo una declaración de buenas intenciones.

La economía global tiene entre sus pilares básicos la esclavitud y el sufrimiento humano, todo vale para aumentar las ganancias, esto demuestra que el principio de la “mano invisible” del economista Adam Smith no funciona y que cambiar el término “explotación” por el de “libre mercado” no sirve de nada, la explotación hoy es cínica y es peor. Ya lo decía Gabriela MistralLa humanidad es todavía algo que hay que humanizar“. Hoy aún seguimos dominados por el simio que habita en todos nosotros.

TAGS: #DerechosDelNiño #DerechosHumanos Esclavitud Globalización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de Diciembre

Hola, Fernando. Excelente (y triste) artículo. Sólo una precisión: a mi entender, el mineral del conflicto no es el cobalto, sino que el coltan: https://en.wikipedia.org/wiki/Coltan

De él se obtienen los metales Niobio y Tantalio.

Saludos.

13 de Diciembre

Gracias Luis por tu comentario, en realidad ambos tenemos razón:

http://www.uss.cl/biblioteca/archivos/sabias-new/covalto-y-coltan

Saludos y gracias por la paciencia de leer y el trabajo de opinar

13 de Diciembre

Comparto el documental “Las manos invisibles” que apareció el pasado fin de semana en el canal DW y que fue la base de este artículo:

http://www.dw.com/es/las-manos-invisibles/av-36698749

Servallas

13 de Diciembre

Triste, conocer sobre la explotación humana es algo que golpea si eres sensible, de todas las formas que lo veamos es una práctica inmunda, y que no dice relación con lo extremadamente caro que son algunos productos en el mercado nacional, al final, el reinado de esas otras miserias  humanas con las que lidiamos internamente todos los días, la ambición y la envidia.
   

15 de Diciembre

Chile tiene casi 28 mil personas viviendo en situación de “esclavitud”:

Chile tiene casi 28 mil personas viviendo en situación de “esclavitud”

15 de Diciembre

Piensen que muchos de los regalos que hoy compraremos para nuestros hijos, fueron fabricados gracias a otros niños, pero en situación de esclavitud.

23 de Diciembre

Voy a repetir lo que puse al comentar este articulo en otro artículo del mismo autor:

Para entender la sociedad y sus organizaciones buenas o malas hay que entenderá las personas, quienes toman decisiones según sus alternativas y si eso no lo respetas siempre caerá el mas débil: Si impones mejor condiciones para estos niños el empleador probablemente decidirá dejar el proyecto por uno mas rentable y el niño ya no podrá decidir entre deambular con hambre por las calles o trabajar como exclavo porque le quitaste una de esas opciónes.

Cuando intervienes el mercado siempre cae el mas débil Fernando. Entonces ¿Como regulas?. No es tan facil.

Saludos

28 de Diciembre

José Luis

Genial, tu respuesta es la habitual en quienes justifican todo tipo de injusticia, incluso la esclavitud con el principio del “mal menor”. Con esa forma de pensar la esclavitud y la injusticia perduraran siempre.

Yo quiero un mundo mejor, no uno igual al de hoy, lamentablemente lo que viene es peor gracias al cambio climático, otro evento que los beneficiados con el modelo económico no quieren hacer frente.

Saludos

Sobre evasión, elusión y paraísos o mejor dicho guaridas fiscales - El Quinto Poder

12 de Noviembre

[…] Debemos saber que a los dueños, administradores e inversionistas de las grandes compañías tienen como objetivo principal que sus empresas sean máquinas para generar dinero y para ello recurren a todo: tenemos los distintos tipos de obsolescencia programada, instalarse en países donde pueden pagar bajos sueldos y que permiten la explotación laboral e incluso hoy en pleno siglo XXI, pisotear los derechos humanos al no dudar en utilizar la esclavitud, incluso la infantil. […]

12 de Marzo

Si tienes un celular en las manos debes saber que es gracias a niños que trabajan durante 10 o 12 horas diarias bajo condiciones en que tu o trabajarías, niños que no saben leer ni escribir y nunca fueron a una escuela.

http://www.bbc.com/mundo/media-43337190

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz - El Quinto Poder

16 de Abril

[…] Deberíamos saber que muchos de los productos que consumimos y utilizamos tienen incorporada en su cadena de producción la esclavitud infantil. Su huella se encuentra en el chocolate, en las baterías de nuestros Smartphone y computadores, en nuestra ropa, en los objetos de oro, etc. Y quienes más la sufren son los niños de los países pobres del hemisferio sur. Más aún, resulta ser uno de los pilares de la economía global. […]

Ver todos
Ocultar