#Economía

El trabajo y la recompensa

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El significado del trabajo como una actividad sujeta a una remuneración no agota su noción más amplia. Por ejemplo, uno puede trabajar en la casa sin recibir ninguna recompensa monetaria o en uno mismo, esforzándose por cambiar un hábito. El trabajo como esfuerzo consciente aplicado a perfeccionar un arte, a conocer, o a crear, es una parte fundamental del ser humano. La acepción más acotada de un esfuerzo, normalmente colaborativo, para producir cosas, por el cual se recibe una remuneración es solo una parte. Y dicha parte, aunque hoy se vea como obligatoria para poder subsistir, no es imprescindible ni debiera ser la principal razón del ordenamiento económico. Ello pues la producción debiese ser una respuesta para saciar nuestras necesidades, y no un fin en sí mismo.


El desafío económico que enfrentamos hoy, por definición, implica buscar cómo asegurar un nivel de vida satisfactorio para todos, independiente de su trabajo.

Durante los siglos pasados, dada la capacidad tecnológica mucho más reducida que la actual, el trabajo humano era visto como la base de la riqueza. Desde Adam Smith y su “riqueza de las naciones” a Marx, el trabajo era concebido como la base del valor económico. Para el primero, la riqueza de las naciones era consecuencia de la división del trabajo y el comercio, para el segundo, la usurpación provenía del robo, por parte del patrón dueño del capital, de parte del trabajo del obrero. El trabajo aparece en ambos casos como la piedra angular.

Así en la revolución de 1848 que sepultó en Francia el régimen imperial de Napoleón III, la consigna principal era “el derecho al trabajo”. Hoy, el principal temor de economistas y las personas es a quedarse sin trabajo. Hace unos meses, antes de estallido social y pandemia, la llamada “cuarta revolución” nos amenazaba con dejarnos sin trabajo, al ser reemplazados por máquinas e inteligencia artificial.

Pero cuando reclamamos derechos sociales, hoy no es tan solo el trabajo lo que demandamos. Hablamos de una vida digna y la asociamos a accesos a educación de calidad, buena atención de salud, hogar y barrios con espacios y conexiones adecuadas, entre otros. Una posibilidad de lograr todo lo anterior es teniendo asegurado un trabajo y una renta suficiente. Pero no es la única.

Hay muchas personas que, estando dispuestas a trabajar, no encuentran en la sociedad quienes tengan la posibilidad y estén dispuestos a pagar por sus servicios. Otras, por diversas razones, no tienen mucho que ofrecer. Así, hay muchas personas a quienes el sistema no necesita. Ellas, sin embargo, necesitan del sistema, pues siendo excluidas de la dinámica del empleo remunerado, enfrentan serias dificultades para sobrevivir.

A su vez, entre quienes logran encajar sus habilidades en la lógica mercantil, muchos que se ven obligados a realizar labores tediosas y hasta pueriles, en general mal remuneradas, destinando largas horas en cadenas productivas fatuas. No tienen más opción para optar a lo mínimo necesario para vivir con cierta dignidad.

Pero la paradoja dolorosa es que hoy, a diferencia de lo que sucedía en siglos pasados, ya no es necesario un esfuerzo tan colosal para producir lo suficiente que asegure una vida digna para toda la población. Las proyecciones maltusianas hace rato que dejaron de ser una amenaza. Sin embargo no lo hemos entendido o sabido asumir.

Si somos lo suficientemente perspicaces, esa debiera ser la gran lección de esta pandemia. Por primera vez en la historia, aunque queramos, estamos obligados a dejar de lado un gran número de actividades productivas. Y las que mantenemos, estamos también obligados a hacerlas de un modo diferente, en general más eficiente (por ejemplo, menos viajes y concentrándonos en lo imprescindible). Como consecuencia, el desafío económico que enfrentamos hoy, por definición, implica buscar cómo asegurar un nivel de vida satisfactorio para todos, independiente de su trabajo.

Llegó la hora de modificar las bases del sistema económico para privilegiar ciertas actividades productivas sobre otras, y reconocer como derechos garantizados ciertos mínimos consistentes con un vivir digno. No se trata de defender la quimera de que todos holgazaneemos esperando caiga el Maná del cielo. Pero es totalmente viable compatibilizar un estándar mínimo asegurado universal, con una sistema productivo altamente tecnologizado que haga justicia a los talentos y esfuerzos productivos de los individuos.

TAGS: #Dignidad #HistoriaDelTrabajo Derechos de los trabajadores Desempleo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de Junio

Desde el minuto que la existencia este financiada, es necesario controlar la población que accede a ella. Por lo tanto se traslada el problema…los Estados tendrían la potestad de controlar la natalidad, ya que no podría ser un parámetro libre.
En general, cuando se cree que se resuelve un problema, lo que se hace es trasladarlo a otra esfera

11 de Junio

A diferencia de lo que plantea la Renta Básica Universal, no creo que se trate de entregar plata, sino que para asegurar ciertos bienes y servicios universales, se requiere financiar en la proporción estrictamente necesaria determinada por el ingreso autónomo de cada hogar y el valor de mercado de dichos bienes. Intentaré publicar los cálculos, pero alcanza incluso con el nivel actual de impuestos…

10 de Junio

La renta única universal, al final va a terminar imponiéndose, y se puede financiar a través de impuestos a las empresas que lucran con nuestros datos (Amazon, Facebook, Google) y a las empresas que robotizan su labor aplicar un impuesto por cada robot. Está demostrado que la tecnología produce más cesantía que nuevos trabajos y si la población humana sigue creciendo, se va a dar la contradicción que tendremos fabricas automáticas produciendo de forma incesante pero no tendremos ciudadanos con capacidad de compra.

Lo otro es que muchas de las grandes fortunas de hoy, son gracias a la especulación financiera y no por crear algo productivo y útil a la sociedad, aquí también corresponde un impuesto.

El otro defecto, revelado por la ciencia, es que el neoliberalismo desregulado y sin una intervención fuerte del Estado, da por resultado natural la desigualdad y además nos conduce a un oligopolio.

Se que ocupe mucho la palabra impuesto, que a muchos seguidores del neoliberalismo aterra, pero es la forma en que el Estado tiene para recaudar fondos y equilibrar la cancha.

Saludos

anysur

11 de Junio

Ojala tengan razon y no se nivele hacia abajo, hay riqueza, pero en manos de pocos. En lo personal seria exclavizarme si colocan mas impuestos, o impuestos indirectos, o subsidian a otros y nos seguimos endeudando de porvida para sobrevivir.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Nuevos

La nueva Carta Magna debe tener la más alta representación de la ciudadanía a la que servirá, y en esa ciudadanía siempre habrá, derechas e izquierdas, aunque sean independientes
+VER MÁS
#Política

Convención Constituyente: convencer en vez de vencer

Los partidos debieran extraer la conclusión, del resultado de la Constituyente, que se agotó un tipo de hegemonía y de liderazgo que gobernó el país en estos más de 30 años y que el propio proyecto h ...
+VER MÁS
#Política

Resultado constituyente: fin de un ciclo político

Vemos la Olla Comunitaria como una herramienta de movilización, la comida como un elemento de unión, elemento de confluencia y solidaridad, como Iniciativa popular que incide en la organización y empo ...
+VER MÁS
#Internacional

Colombia: de la olla comunitaria a espacios de construcción de tejido social

En la Araucanía el capital está en la tierra y la propiedad latifundista de ésta; siendo estos instrumentos de dominación colonial dibujada bajo la forma de empresa; pero, una empresa altamente monopoli ...
+VER MÁS
#Economía

Forestales: los diamantes de sangre chilenos

Popular

En el transcurso de estos 177 años la YMCA se convirtió en uno de los movimientos sociales con mayor presencia e impacto del planeta, alcanzando a más de 64 millones de personas en los cinco continentes
+VER MÁS
#Sociedad

YMCA Internacional celebra 177 años

Las protestas del 2019 hacen ver que los Estudiantes cuando saltaron el torniquete reavivaron la llama de los pinguinos del 2006 y universitarios del 2011
+VER MÁS
#Educación

A 15 Años de la Revolución Pinguina ¿Qué se logró?

El mandato popular del 80 % no se negocia, se acata. Y eso no es autoritarismo, es democracia.
+VER MÁS
#Política

El mandato popular no se negocia

En esta sinóptica descripción de la región sudamericana, se vislumbra que la Pandemia del Covid-19 convive y acentúa procesos políticos que develan las precariedades en las que se encuentran estos países
+VER MÁS
#Internacional

Sudamérica y su entropía geopolítica en pandemia