El statu quo mercantilista no es libre mercado - El Quinto Poder
#Economía

El statu quo mercantilista no es libre mercado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En un artículo publicado en ElCato.org, titulado "Falacias del discurso igualitario", Axel Kaiser plantea una crítica a lo que llama demandas por igualdad a nivel mundial, en alusión a los movimientos de protesta en diversas partes del planeta como España, Estados Unidos y Chile. 

Dice: “El mundo atraviesa por una creciente demanda por igualdad sobre la cual vale la pena reflexionar dado el inevitable impacto que tendrá sobre los sistemas económicos y sociales”.

Como primera idea, se podría decir que eso que él llama demandas por igualdad, son más bien demandas de diverso tipo contra el privilegio sustentando en el poder estatal en diversos países, y no tanto demandas por igualdad en un sentido general. Aunque ciertamente tienden a confundirse a simple vista.

Desde el punto de vista de la libertad, las demandas por igualdad en un sentido general y sin ninguna clase de análisis, pueden ser vistas al filo del igualitarismo, y por tanto como riesgosas para la primera.

Si aceptamos que las demandas por igualdad son más bien contra el privilegio, nos preguntamos: ¿Cómo se ha producido la acumulación de riqueza y la propiedad en los actuales sistemas económicos y sociales del mundo?

La respuesta se torna más compleja de lo que plantea Kaiser.

Él, al igual que muchos liberales, sustenta toda su argumentación en un a priori dudoso: da por hecho que los derechos de propiedad y la riqueza vigentes y existentes, surgen y son fruto del libre intercambio.

Es decir, como planteaba Rothbard, da por sentada la validez de “todos los títulos de propiedad existentes, esto es, títulos de propiedad y derechos, decretados por el mismo gobierno que es condenado como un agresor crónico”.

Al no preguntarse si la riqueza y la propiedad son o no “fruto de la arbitrariedad de los aparatos estatales como hoy ocurre en gran medida” (Alberto Benegas Lynch), considera que “no es justo ni económicamente racional que quienes ganan más paguen proporcionalmente más de sus ingresos”.

En muchos países, como los latinoamericanos, por ejemplo, muchas privatizaciones se han efectuado en base a la afinidad de algunos con la camarilla de gobierno de turno y, además, los sistemas impositivos son más bien regresivos, de claro carácter mercantilista, a favor de los grandes propietarios, en desmedro de los medianos y pequeños. Las cargas tributarias las asumen no sólo los más pobres, sino también las clases medias productivas, que terminan financiando la riqueza y derechos de propiedad de los más ricos corporativos y políticos.

Como Kaiser no se pregunta esto, es decir si la riqueza y los derechos de propiedad han surgido por el libre mercado; o si han surgido por privilegios y prebendas otorgados por el Estado, gracias a la alianza con el poder político, fácilmente llega a decir: “el problema de desigualdad en muchos países, entre los que destaca el caso de Chile como uno de los más desiguales del mundo, dice relación esencialmente con los ingresos autónomos, esto es, con la productividad de las personas”.

Pero el caso chileno y su alta desigualdad, más bien responde a una estructura mercantilista (no una falta de productividad) donde el aparato político garantiza la concentración económica, debilita la libre competencia,y garantiza reglas del juego que favorecen el privilegio. Es decir, el caso chileno es un ejemplo de Crony Capitalismoo lo que Rothbard llamó “capitalismo estatal”, donde el Estado privilegia por la fuerza a las grandes empresas y los grupos de poder.

Kaiser cae en una falacia al dar por sentado que es un error dudar que “aquel que ha acumulado mayor riqueza no ha contribuido simultáneamente en mayor medida a aumentar el bienestar de la sociedad”. Pero si tomamos en cuenta a los nuevos grandes ricos después de los rescates estatales en algunos países, o como se sustenta el monopolio de algunas corporaciones, la duda es legítima y necesaria.

Y entonces, lo que el plantea como una defensa del libre mercado y la Libertad, se torna una defensa del stato quo mercantilista, cuando dice: “en el caso chileno, el Estado ya transfiere lo suficiente a los grupos desfavorecidos como para disminuir sustancialmente la brecha de ingresos derivada del delta de productividad”.

¿Y entonces cómo explica qué “en Chile el 5% de los hogares más ricos tienen un ingreso autónomo (el que proviene principalmente del trabajo) per cápita 830 veces superior al 5% de los hogares más pobres”?

Su argumento de la productividad de las personas no se sostiene. El argumento de una estructura mercantilista que favorece el privilegio en desmedro de la libre competencia, es lejos más realista.

Quizás sería bueno recordarle lo que decía Frédéric Bastiat (1801-1850) en Propiedad Y Ley: “¿Qué demandan hoy las clases sufrientes? No demandan otra cosa que lo que han demandado y obtenido los capitalistas y los propietarios de bienes raíces. Ellos demandan la intervención de la ley para equilibrar, ponderar, igualar la riqueza. Lo que se hizo por medio de la aduana, quieren se haga por otras instituciones, pero el principio es siempre el mismo, tomar legislativamente de los unos para darle a los otros, y por cierto, puesto que son ustedes, propietarios y capitalistas, quienes han hecho admitir este funesto principio no exclamen luego si los más desdichados que ustedes les reclaman el beneficio".

Porque claro, como el mismo Kaiser dice “es hora de que en el mundo y especialmente en América Latina transitemos, de un discurso centrado en la igualdad y distribución de riqueza, a uno basado en la libertad y creación de riqueza”.

Y podemos –y deberíamos agregar- una libertad basada en el libre mercado y no en el mercantilismo imperante.

———–

Foto: The Pentagon Hammer – Truthout.org / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

El mundo civil carece de normas para controlar los montos y procedimientos que se siguen en la compra de armas, es decir, la industria de la muerte sigue un principio del Neoliberalismo que es la “desregu ...
+VER MÁS
#Política

¿Le sirve a Chile mantener un gran ejército?