#Economía

El crecimiento por el crecimiento

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El crecimiento tiene que ser inclusivo y solidario, llegar a la gente marginada del boom económico

En esta columna se analiza el crecimiento económico, cuando se torna un fin en sí mismo, sin el acompañamiento adecuado de políticas públicas y planes estratégicos que puedan hacer seguimiento a los múltiples efectos, que se ven reflejados en el entorno de un país.

Es legítimo que cualquier persona, pueda en algún momento preguntarse ¿para qué le sirve a un país crecer económicamente?, y para algunos la respuesta puede ser casi instantánea, pues creen que existen beneficios que vienen en forma automática. Sin embargo, no es la intención juzgar a priori una respuesta simplificada, sino que, poner sobre la mesa algunos antecedentes que llaman a reflexionar de forma más holgada, acerca de los efectos que tiene para un país el hecho de crecer económicamente.

La intención de ésta instancia no es criticar per se el crecimiento económico, pues se reconoce que es necesario para el desarrollo humano, para el emprendimiento empresarial, la innovación, la inversión, la reinversión, etc. No obstante, la preocupación se centra en plantear que todo crecimiento debe tener ciertas limitaciones. Muchos ambientalistas plantean que en un planeta finito no se puede crecer infinitamente, no hay otro planeta para consumir, los recursos naturales ya se están haciendo escasos, y en eso hay que crear conciencia activa, es decir, no sirve con solamente saber que el problema ambiental está instalado, sino que lo importante es hacerse cargo de cuál es el rol que le corresponde asumir a cada uno desde su posición en la sociedad.

Si analizaramos el contenido de la mayoría de los discursos políticos, podríamos encontrar la palabra crecer repetida muchas veces, donde suenan rimbombantes frases como: “estamos creciendo más que antes”, “pasaremos a ser el país más grande”, “nuestras proyecciones de crecimiento son auspiciosas”, “este año superaremos nuestras expectativas de crecimiento”, “con este crecimiento se espera superar la pobreza…”, “seremos los jaguares de Latinoamérica” y un largo etcétera. En esto resulta legítimo volver a la pregunta inicial ¿y para qué crecer tanto?, y ampliarla aún más ¿a quién o quienes beneficia directamente tal crecimiento?.

Es natural la aspiración de un país de ser cada vez mejor, pero el crecimiento por el crecimiento no tiene lógica alguna sin el acompañamiento de políticas públicas que consideren como mínimo, la mantención permanente de un equilibrio entre los factores de producción, por medio de un enfoque distributivo, buscando la tan anhelada equidad social que tanto se habla, pero poco se concreta. Más que crecimiento, se necesita aspirar a un verdadero desarrollo, eso implica sacar de la retina ese afán economicista de crecer solamente para obtener mayor rentabilidad económica, debido a que se debe estar consciente que existe un entorno que respetar, por medio de acciones concretas que confluyan en una armonía entre el uso de recursos naturales y la convivencia entre los seres humanos.

Ya lo demostró el país con mayor cantidad de habitantes a nivel mundial, China creció económicamente en promedio al orden de un 10% durante casi una década. Sin embargo hoy es el país que ha sufrido las consecuencias del crecimiento desmedido, producto de ello, tiene a Pekín como una de las ciudades más contaminadas del mundo. El crecimiento económico le pasó la cuenta, y ahora está obligado a generar una serie de políticas públicas, que tratan de enmendar el daño causado principalmente al medioambiente. Aunque logró algunos de los tantos objetivos que se había planteado inicialmente, tales como: posicionar al gigante asiático como el país de mayor importancia en materia comercial, y avanzar progresivamente hacia una sociedad con mayores oportunidades, tuvo que asumir los altos costos generados.

Como dato, es preciso señalar, que en el año 2010, China comenzó un proceso político y administrativo denominado la “Reforma de Apertura”, la cual tiene como uno de sus principales componentes, propiciar un crecimiento armónico, proponiéndose frenar intencionalmente el crecimiento económico, con lo cual reconoce que los excesos no son viables en ningún lugar del mundo, eso es ciertamente una enseñanza para toda la humanidad.

Se debe aprender que es absolutamente necesario que las políticas públicas en cualquier materia, se piensen para la sociedad y con esto aprovechar los aspectos democráticos que tienen los países latinoamericanos, haciendo valer  la participación ciudadana, no como un mero mecanismo de difusión, sino incluyendo directamente las opiniones y sugerencias de los entes involucrados (los llamados stakeholders) tales como gremios, comunidades rurales, comunidades indígenas, sectores empresariales, etc. los cuales tienen algo que decir, debido a que representan las fuerzas vivas de la sociedad, que cada vez es más dinámica y compleja.

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en el año 2001, lo advirtió en su momento, cuando dijo que “el crecimiento tiene que ser inclusivo y solidario, llegar a la gente marginada del boom económico”, en esto, un país debe entender que junto con mejorar sus índices económicos, tiene la obligación de generar políticas públicas inclusivas, para que realmente se sienta ese auge económico en todos los ciudadanos. Ahora bien, para que esto se cumpla es fundamental el rol del aparato público y privado, buscando alternativas que condicionen la bajada hacia los sectores más vulnerables, en cuanto a mejorar por ejemplo la infraestructura de viviendas sociales, el desarrollo tecnológico, el gasto en seguridad y protección, entendiendo que el establecimiento de una sociedad más justa se concibe valorando las reales oportunidades que les corresponden a cada persona.

Otro autor que se habla críticamente a la crecimiento económico es Edward Abbey (1927-1989), quien se refiere al crecimiento económico “como una célula cancerígena”, abocándose justamente al crecimiento por el crecimiento, señalando que la acumulación de capitales trae consigo una mera satisfacción de algunos, que carece de visión de futuro, el cual termina por colapsar tarde o temprano, teniendo efectos colaterales en la mayoría de la población, que difícilmente pueden ser remediados en el tiempo.

E posible encontrar a muchos otros autores que advierten que el crecimiento sin control, puede resultar muy peligroso para el desenvolvimiento de los países, el planeta y la humanidad en general, lo importante es hacerse cargo del problema desde sus distintas esferas, ejecutando acciones concretas, que permitan generar transformaciones que ayuden al planeta a respirar y no lo sigan comprimiendo como se está haciendo hasta ahora.


Imagen

TAGS: Desarrollo Económico

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

La aplicación del decaimiento del procedimiento administrativo, se vino a instaurar a través de la jurisprudencia de la Corte Suprema, como una verdadera sanción hacia los órganos de la administración ...
+VER MÁS
#Justicia

Decaimiento del Procedimiento Administrativo

El reconocimiento de las identidades indígenas se vuelve un pilar fundamental para estructurar las acciones del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

Censo y pueblos indígenas: la importancia de un enfoque de derechos

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria