#Economía

¿De qué hablamos cuando decimos “Repsol”?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, anunció el envío de un proyecto de ley para expropiar una empresa española llamada Repsol. No hay que ser ilusos: esta empresa no irá a la quiebra, menos cuando gran parte de su capital está en el paraíso fiscal llamado Luxemburgo, donde tiene su sede fiscal. Sin embargo, el golpe que le está dando el gobierno trasandino no es menor: YPF representa el 20% de los activos y el 60% de su producción. Como mínimo Repsol perderá 15.000 millones de euros, que es obvio que se traducirán en despidos de personal.

¿Pero qué es Repsol? Es una empresa que fue propiedad del Estado español, pero que dejó de serlo en el proceso de privatización iniciado a finales del gobierno de Felipe González y concretado en el de José María Aznar. Los dueños de Repsol son la mexicana PEMEX (9,49%), CaixaBank (12,83%); Sacyr (10,01%); fondos de inversión extranjeros (42,00%); fondos de inversión españoles (9,90%); e inversores minoritarios españoles (10’80%). O sea, no es realmente una empresa española, pero estando avalada (y muy protegida y mimada) por el gobierno español (sin importar quien lo encabece) seguiremos hablando de Repsol como una empresa hispana.

Pero cuando decimos “Repsol” también hablamos de una de las empresas más demandadas por violación a los derechos humanos.

La historia de Repsol en Argentina comienza en 1999, cuando mediante una serie de acciones muy poco claras (por no decir claramente corruptas), el entonces presidente Carlos Menem privatizó Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), adquiriendo Repsol el 51%. Las ventajas eran enormes para la empresa española: la infraestructura estaba en muy buenas condiciones; tenía claramente el control del mercado interno por sobre sus competidoras (como por ejemplo Shell), acaparando el 63% del mercado energético. Y solo tenía que cumplir dos cosas: encontrar nuevos campos de explotación y mejorar los ya explotados por YPF, privilegiando el consumo argentino por sobre la exportación.

¿Qué hace Repsol? Nada. Y aquí los dimes y diretes son un problema. El gobierno argentino presiona a Repsol-YPF para que invierta más, pero ésta se niega, alegando que ha cumplido el contrato. Pero los hechos son que la producción de crudo entre 2002 y 2011 ha caído más de 12% y la de gas prácticamente está congelada. En contra de Repsol está el hecho que vende el 70% de los combustibles que extrae, y el precio de venta al consumo interno es de mercado internacional. En realidad, esta es la única inversión que ha hecho Repsol: en infraestructura para exportación al construirse gasoductos. Y no solo incumple los acuerdos con Argentina, es que además desperdicia miles de toneladas de petróleo por no haber hecho ninguna mejora en las cañerías, problema “inherente a la industria petrolera” como los califica la misma empresa. El daño ecológico que ha cometido Repsol es irreparable, a lo que hay que sumar otro daño: ante las manifestaciones y las demandas que se le han interpuesto, la reacción de Repsol no solo ha
sido ignorar cualquier sentencia o norma, se ha dedicado a hostigar a los pobladores y ha recurrido incluso al asesinato. Repsol paga servicios de seguridad a empresas privadas y a las fuerzas militares (como en Bolivia, Ecuador, Colombia, Nigeria, Libia, etc.) beneficiándose de la eliminación física de los opositores, ambientalistas, sindicalistas, campesinos e indígenas que rechazan la producción de petróleo en sus territorios.

No podemos (por espacio) poner todos los informes y reportes hechos contra Repsol. Pero basta con un recorrido por la página web de Survival Internacional, Repsol Mata, Red por la Abolición de la Deuda Externa y la Restitución de la Deuda Ecológica ¿Quién debe a quién?, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Juicio Ético a las transnacionales, Neuquén Contaminada, Equipo Nizkor y seguir las sentencias del Tribunal Permanente de los Pueblos para tener una pequeña idea de lo dañina que es Repsol.

De esto hablamos cuando decimos “Repsol”. Lo que está pasando en Argentina no hay que tomarlo como una “agresión” a una “pobre y desvalida empresa española”. Repsol no es ni pobre ni desvalida ni española. Y lo que está ocurriendo es consecuencia de sus propias malas acciones.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
YPF, la izquierda latinoamericana y el modelo de desarrollo | El Quinto Poder

21 de abril

[…] Sobre este mismo tema te invitamos a leer de Marcela Castro “¿De qué hablamos cuando decimos “Repsol”?” y de Luis Cuello, “Piñera, YPF y el Grupo […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La sociedad en su mayoría ve con preocupación los alcances de una situación que el no buscó y que la propia sociedad construyó, por que no es su culpa la precariedad de las condiciones en la que les ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Gendarme Héctor Palma y los custodios de la moral

Hoy día no es imposible envasar todo o casi todo el conocimiento disponible útil para las diferentes profesiones.
+VER MÁS
#Educación

¿En proceso de creación una nueva educación superior para el mundo?

Todo ello ha conducido a la europeización de Turquía y a su intento por incorporarse a la Unión Europea, hasta la fecha fracasado.
+VER MÁS
#Internacional

Desde Turquía: Erdogán en las cuerdas

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera