#Economía

Asamblea Constituyente y letra chica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las protestas no se detienen. Por el contrario, se multiplican y se robustecen, tanto en cantidad como en calidad de sus demandas. Los estudiantes son un ejemplo de ello. No aceptan vetos de ningún tipo y hablan de lo que estiman pertinente: educación, modelo económico, condiciones laborales, constitución, entre otras tantas cuestiones.

Muchos ciudadanos comienzan a advertir que todos los problemas que enfrenta la sociedad chilena plantean uno de carácter fundamental: la Constitución, que desde la dictadura consagró un orden político autoritario y un sistema económico que no ha hecho más que privarnos de derechos sociales. Frente a este diagnóstico cada vez más extendido, la demanda es clara: Asamblea Constituyente.

El diputado Marcelo Díaz (PS) presentó hace unas semanas un proyecto de reforma constitucional (al Art. 129) para convocar una. Entre quienes suscriben: Aldo Cornejo (DC), Pepe Auth (PPD), Marcos Espinosa (PRSD), Alfonso De Urresti (PS), Osvaldo Andrade (PS), Marcelo Schilling (PS), Guillermo Teillier (PC), Alejandra Sepúlveda (PRI) y Sergio Aguiló (?).

Conviene, de inmediato, sacar la lupa para hacer unas cuantas observaciones al proyecto de los diputados.

Primero, la iniciativa del diputado Díaz señala que “El ejercicio de la soberanía reside en la Nación y lo realiza el pueblo a través de los mecanismos que señala esta Constitución”. Partimos mal, pues por mucho que Díaz reconozca que la soberanía reside en la nación y que la ejerce el pueblo, al supeditarla a los mecanismos establecidos en la Constitución de Pinochet la delega inmediatamente en los representantes de la ilegítima Carta Magna que se pretende modificar.

Lo anterior viene a relegitimar la concepción de soberanía de la Comisión Ortúzar (designada a dedo por la dictadura). Esta concibió la soberanía como divisible. Por una parte la soberanía política y por otra la social. La primera de ellas concebida como el poder de decisión del Gobierno del Estado y la segunda sólo como poder de representación de los cuerpos intermedios (gremialismo puro y duro). En último término, el pueblo aliena su soberanía para entregársela al todopoderoso cuerpo representativo establecido en la susodicha Constitución, el cual se encarga que esta nunca regrese al pueblo.

El diputado Marcelo Díaz agrega a continuación la novedad de su propuesta, señalando que “En ejercicio del poder constituyente originario puede convocar a una Asamblea Constituyente, la que en forma autónoma tendrá el mandato para la discusión y elaboración del nuevo orden constitucional”. Lo anterior sería muy interesante si es que el diputado no supeditara todo al actual orden institucional. En efecto, señala que “La referida Asamblea podrá ser convocada mediante una ley aprobada por la mayoría de los Diputados y Senadores en ejercicio, la que determinará la forma de elección de los representantes” (las negritas son mías).

Más claro echarle agua. En medio de la creciente demanda por Asamblea Constituyente y del descrédito de la actual institucionalidad, los parlamentarios buscan mantener el toro por las astas y decidir ellos el método de elección (¿y requisitos?) de los constituyentes. ¿No sería más pertinente dotar de esa facultad a un actor que no sea juez y parte de la institucionalidad?

¿Se imagina usted? A los parlamentarios podría ocurrírsele, por ejemplo, la genial idea que los constituyentes representen el “amplio espectro político” (binominal) y tendríamos sentados como constituyentes a Camilo Escalona y a Jovino Novoa. Se me ocurren otras muchas posibilidades funestas, pero no quiero dar ideas a los creativos del progresismo.

Es claro que la institucionalidad y la élite política dejan en evidencia, una vez más, el gatopardismo que las caracteriza. Mientras más reformas se hacen a la Constitución, más reafirma su espíritu antidemocrático original. Y mientras más aparentemente abiertos a la participación y a la democracia se muestran “los progresistas”, más al descubierto queda lo cómodos que están con la institucionalidad heredada de la dictadura.

Y es que por mucha referencia que el Diputado Díaz haga al poder constituyente originario, su proyecto se enmarca dentro de una fórmula derivada que coloca al Parlamento como depositario último de nuestra soberanía. El pueblo, tal como en la redacción original de 1980, sigue siendo privado de su calidad de soberano. Aunque el proyecto de ley simule ser pertinente a las demandas del Chile ctual, no es más que un traje a la medida de la institucionalidad. Démosle, sin embargo, un mérito: evidencia que Sebastián Piñera no es el único que destaca en las malas artes de la letra chica.

Nota elquintopoder.cl: Si eres partidario que Chile tenga una nueva Constitución, te invitamos a adherir a esta carta. En el caso de que seas parte de una organización social que quiera adherir institucionalmente, pueden hacerlo acá.

——-

Foto: AtinaChile 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos