#Desarrollo Regional

La triple exclusión que experimentan las mujeres: género, nivel socioeconómico y territorio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En números previos de nuestra serie de análisis de la Encuesta Casen 2013 hemos visto como el territorio (urbano/rural) y el nivel de ingreso (decil de ingreso autónomo) inciden directamente sobre las oportunidades de individuos y hogares para acceder a una calidad de vida digna.


La triple exclusión social que evidencia este análisis está estrechamente relacionada con las oportunidades de integración que ofrece el sistema político económico.

A continuación veremos que a las inequidades que introducen los ingresos y el territorio, determinados grupos de población suman sus propias exclusiones. En este caso nos referimos particularmente a la situación de las mujeres.

Si analizamos el comportamiento diferenciado de los principales indicadores de inserción laboral y remuneraciones que registra la CASEN 2013, observamos que varias exclusiones interactúan en desmedro de las mujeres: a las brechas de género se superponen las socioeconómicas y las territoriales.

Sabido es que las mujeres están claramente por debajo de los hombres en materia de ingresos promedio mensuales de la ocupación principal. Mientras ellos tienen salarios promedios que rondan los $469.107, las mujeres solo obtienen $344.021, lo que representa una brecha de $125.086 a favor de los hombres. La brecha no se ha reducido en los últimos 2 años sino que más bien ha aumentado, ya que en 2011 está era de $100.275.

Similares brechas se observan en otros indicadores claves: la Tasa de Participación Laboral (TPL) –que mide la población del país en edad laboral que participa activamente en el mercado laboral, ya sea trabajando o buscando trabajo- y la Tasa de Ocupación (TO) -que da cuenta de quienes se encuentran efectivamente trabajando.

Mientras que en 2013 la TPL de los hombres es de 70,7%, la de las mujeres desciende a 45,6%, en un contexto en que el promedio nacional es de 57,3%. Las cifras se mantienen prácticamente iguales que en 2011, cuando la TPL de los hombres era de 70,1% y de 43,5% la de las mujeres, lo que indica una reducción de la brecha de sólo 1,5 puntos porcentuales.

Si la TPL la desagregamos por decil de ingreso autónomo per cápita o según variables territoriales, se hace muy evidente que los promedios nacionales esconden importantes brechas de género, territoriales y socioeconómicas. Al diferenciar entre territorios urbanos y rurales nos encontramos con una doble desventaja cuando a la condición de género se le suma la de ruralidad: la TPL de las mujeres en zonas rurales es de 31,4% mientras que en las zonas urbanas, y más cercano al promedio nacional es de 45,3%. Similar situación ocurre al diferenciar por deciles de ingreso autónomo: mientras que la TPL de los hombres en el primer decil es de 45,3% la de las mujeres alcanza sólo el 27,4%; mientras que el 84,6% de los hombres del décimo décil participa del mercado del trabajo, sólo el 67,4% de las mujeres lo hace.

Por su parte, la Tasa de Ocupación de los hombres a nivel nacional en 2013 es de 66,3%, mientras que la de las mujeres es 24,4 puntos más baja, alcanzando solo un 41,9%. La TO masculina del primer decil es de un 33,9% mientras que la de las mujeres en el mismo décil es de 20,5%; la ocupación masculina en el décimo decil es de 82,9%, que contrasta con un 65,1% de las mujeres. La TO de las mujeres rurales es de 29,11%, mientras que en zonas urbanas la tasa ronda el promedio nacional con un 43,61%.

Estas cifras nos indican que ser mujer en Chile es una desventaja para encontrar trabajo y obtener una buena remuneración por él y –más grave aún- que esta desventaja se acrecienta si además de ser mujer se vive en el campo o se es pobre. Las exclusiones operan una sobre otra, superponiéndose e incrementando las brechas en contra de las mujeres rurales pobres, por sobre los demás grupos.

¿Qué respuesta de política pública está dando el Estado a esta situación? Aunque es posible avanzar abordando directamente las causas de exclusión que experimentan individuos concretos, como lo hizo alguna vez el SERNAM con programas como el de Mujeres Rurales o como lo hace hoy día el SENCE con Más Capaz, la triple exclusión social que evidencia este análisis está estrechamente relacionada con las oportunidades de integración que ofrece el sistema político económico, por lo que no parece posible resolverla abordando exclusivamente resultados concretos a nivel de hogares.

TAGS: Condiciones Laborales Mujeres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Mientras las sociedades actuales evalúan y aprovechan fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, aquella que facilitó la supervivencia de la humanidad durante millones de años, ahora o ...
+VER MÁS
#Salud

El renacer de la energía muscular: levántate y camina

Varios cuervos saltaban y, con certeros picotazos, destruían la basura. Era una función considerablemente positiva en medio de tanta soledad urbana. Caminé entre ellos. No se inmutaron por mi cercana p ...
+VER MÁS
#Cultura

Soledad

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas