#Deporte

Sobre fútbol, el arbitraje y sus leyes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“ Única unanimidad del fútbol: todos lo odian” ( El Arbitro por Eduardo Galeno).

Como todo superclásico del fútbol chileno, el último de estos partidos nos dejó una serie de polémicas arbitrales. Esto no tiene ninguna novedad. Lo novedoso, sin embargo, fueron las declaraciones posteriores en las que el árbitro, Jorge Osorio, justificaba su actuar. A raíz de aquellas declaraciones, me gustaría reflexionar sobre fútbol, el arbitraje y sus leyes (o la aplicación de éstas).

Antes que todo, me gustaría advertir al lector sobre algunos asuntos preliminares. No es mi intención legitimar o deslegitimar el triunfo de Colo Colo basándome en las declaraciones de Jorge Osorio. Tampoco pretendo personalizar el tema del reglamento (o de la aplicabilidad de éste) en la figura de aquel árbitro. Mi intención es tomar las palabras de Osorio, que a mi entender reflejan una mirada generalizada, y reflexionar sobre aquella perspectiva de una forma general.

En distintos medios se reproducen declaraciones en las Jorge Osorio sostiene “La verdad es que he escuchado las críticas, y no las comparto en el sentido de que las jugadas las ven aisladamente, y no en el contexto. Estoy en un partido completo y eso se evalúa en relación a la temperatura del partido». Después agrega “Me encontré con lo que proyecté. Son partidos distintos, el jugador está más sensible a las reacciones del árbitro” (El Grafico). «El partido hay que conducirlo. No se deben sancionar las acciones por si solas. Hay que ver el contexto. El juego es variable y el arbitraje también. El arbitraje se debe llevar, un partido se conduce y no sólo se deben ver las figuras por si sola». Posteriormente Osorio sostiene que “era un partido que se estaba jugando a otra temperatura y ese margen era el que tenía yo para conducir el partido”. Por ultimo cuando se le consulta sobre el entrevero entre Vilches y Rubio, este responde “en esa jugada en particular se debe considerar el contexto del partido…” (La Tercera 20/10/2014).

Lo interesante de aquellas declaraciones es que sugieren que un ‘superclásico’ es un partido de fútbol atípico al resto (que de hecho lo es por la importancia del mismo, pero que NO lo es desde la perspectiva arbitral). Además, pareciese que hay ‘sensibilidades’ distintas y, debido a éstas, el árbitro tiene que evaluar decisiones en un contexto más general al de la aplicación del reglamento. Por último, pareciese que el árbitro tiene que tener la habilidad de ‘conducir’ este tipo de partidos.


El árbitro es el principal protagonista porque todo lo que sucede a su alrededor es, de alguna manera, debido a su conducción.

Como amante de este deporte creo que aquellas declaraciones denotan un forma perjudicial de ver el fútbol. En lo que sigue, paso a explicar las razones de mi perspectiva.

Primero, aquellas declaraciones insinúan que el árbitro tiene un rol más preponderante del de simplemente aplicar las reglas del juegos y sancionar cuando éstas no se cumplen. Pareciese que el árbitro tiene que tener un conjunto de habilidades especiales para este tipo de partidos. Tiene que saber ‘guiar’, ‘conducir’, ‘manejar’ el juego. Todo esto propone que el árbitro es el principal protagonista porque todo lo que sucede a su alrededor es, de alguna manera, debido a su ‘conducción’. A mi entender esto le da un protagonismo injustificado. Los ‘futboleros’ queremos ver que lo protagónico sea exclusivamente los jugadores y sus jugadas. Queremos ver en el árbitro a un autómata que exclusivamente sancione y aplique las reglas del juego. Queremos, en el extremo ideal, ni siquiera saber el nombre del que embiste la función del árbitro. Queremos que el único protagonista sea el fútbol y no el señor de negro.

Segundo, cuando se ‘conduce’ o ‘guía’ un encuentro, se nos está diciendo que hay circunstancias especiales (o partidos de fútbol distintos) en los que el árbitro está por sobre el reglamento. Se desprende que la conducción de un partido es más importante que la aplicación de un reglamento. Por ejemplo, Osorio cree que no es tan simple como aplicar un reglamento. Osorio cree que es importante la ‘evaluación de un contexto’. Pero, ¿Cómo sabemos que aquella evaluación es correcta? ¿Cómo sabemos si una decisión no cobrada en pro del ‘contexto’ será posteriormente una decisión equivocada? Creo, y ahí radica el problema, que la única forma de saber si una decisión fue justa es cuando su lectura se apega lo más posible al reglamento. De este modo, ‘conducir’ un encuentro seria antirreglamentario. No quiero insinuar que Jorge Osorio hacía esta interpretación del reglamento para favorecer a algún equipo. Simplemente que debido a esa lectura, se entiende y se aplica el reglamento con otro ‘espíritu’ o disposición.

Algunos dirán que en circunstancias especiales, como un superclásico, es deseable que el reglamento se interprete de manera un poco diferente. Citarán como ejemplo, que si ese partido no se hubiese ‘manejado’ se habría terminado por suspender debido a la vehemencia de los jugadores. También se puede sostener, que debido a la amenaza de violencia en el estadio, el árbitro prefiere tener una interpretación más laxa para así evitar cualquier tipo de inconveniente.

Aquellas razones hacen mucho sentido. Sin embargo, dañan el espíritu del juego en el largo plazo. Lo dañan porque aquella interpretación no permite explicar por qué los equipos ‘chicos’ nunca se favorecen de esta ‘flexibilidad legislativa’. Lo dañan además por que establece que es circunstancialmente legitimo que el sentido común del juez este por sobre el reglamento.

En la presente columna he explicado por qué creo que la interpretación que hacen algunos árbitros sobre un partido importante (o un clásico) es dañina para el fútbol en general. Creo que esta lectura no contribuye al normal desarrollo del deporte debido a que desvía la atención sobre quien es el verdadero protagonista de un encuentro de fútbol. Adicionalmente, la lectura que representa Osorio es perjudicial porque no sabemos precisamente qué entienden los árbitros por ‘conducir un partido’; por ejemplo no sabemos si la ‘conducción’ de un encuentro se ajusta a reglamento. Por último daña nuestro deporte porque establece que en un ‘clásico’ hay circunstancias excepcionales en la que la aplicación del reglamento debe hacerse considerado aquellas circunstancias.

Si los árbitros no se ajustan al reglamento, la predicción de Eduardo Galeno seguirá siendo valida: ¡todos los odiaremos!

TAGS: Arbitraje Deportivo Fútbol

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?