#Deporte

Oscar Francino, “el elegante” de los 40

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Colección del autor

Oscar Francino[1] fue uno de los más hábiles boxeadores de la escena nacional de 1940, una época de auge de los estilistas y el boxeo amateur, con una gran cantidad de ligas a nivel nacional y con constante crecimiento desde las bases, como el campeonato de los Barrios que se inició en 1946 y fue entregando una ingente cantidad de pugilistas cada vez más competitivos; las FF.AA participaban activamente en el box nacional, Francino fue tributario de todos estos espacios. Iquiqueño, apareció en el boxeo amateur en 1942, año en que como debutante llegó a las semifinales del torneo nacional, pero en 1943, cuando alcanzó el título Nacional Amateur, la aviación lo vio como una carta contundente e ingresó a la Fuerza Aérea para, en 1944, dominar la categoría gallo bajo la dirección del legendario “Tani”, lo que le permitió dar el salto a los pesos livianos y al profesionalismo en 1946.


El boxeo en los años 40 pasó por una etapa de experimentación, en la que la influencia del combate a larga distancia iba tomando terreno poco a poco.

Oscar Francino se lucía con un estilo ágil a base de contragolpes y desplazamientos, ganado con un bello estilo de boxeo, tributario de Carabantes[2] y Antonio Fernández Fernandito[3], un estilo poco común en los ring nacionales. Francino llamaba la atención por su habilidad técnica y velocidad; alcanzó el título nacional de livianos en 1956, pero el destino fue fatídico con el “Negro”: en 1947 mientras defendía su título de campeón ligero de Chile contra Mario Salinas, otro de los boxeadores destacados de la década, este le rompió la nariz y desde ahí Francino fue declinando en rendimiento, afectado físicamente, fue perdiendo sus combates y desmoralizándose irremediablemente. En 1949 disputó en Buenos Aires su último combate contra la estrella local, José Gatica, siendo derrotado de manera apabullante; a pesar del valor suicida que Francino mostró al querer seguir combatiendo, las lesiones tanto físicas como morales sepultaron su carrera.

El boxeo en los años 40 pasó por una etapa de experimentación, en la que la influencia del combate a larga distancia iba tomando terreno poco a poco, con los exponentes nacionales e internacionales: en primera línea estaba Sugar Ray Robinson, quien se mostraba imbatible en Estados Unidos; asimismo el boxeo nacional en su mayor parte adolecía de problemas como exceso de frontalidad y defensas rudimentarias. En lo competitivo, el circuito profesional, si bien todavía estaba vigente, comenzaba a mostrarse falto de exponentes con posibilidades de proyección más lejos que el ámbito latinoamericano. En este contexto, Francino revitalizó con un boxeo estético un ambiente nacional dominado por los “guapos” que intercambiaban golpes y le dio respaldo a la escuela de Antonio Fernández “Fernandito”.

Por Jorge Drouillas Espinosa: Profesor de Historia, especialista en historia del boxeo en Chile, contacto a [email protected]

[1] http://boxrec.com/boxer/171352

[2] Véase Raúl Carabantes, el estilista Valdiviano http://boxeadores.cl/2016/03/14/raul-carabantes-el-estilista-valdiviano/

[3] http://boxeadores.cl/2016/09/22/antonio-fernandito-fernandez-el-eximio/

TAGS: #Boxeo #BoxeoEnChile #HistoriaDelBox

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir