#Deporte

La delincuencia y el fútbol

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el último tiempo, la delincuencia se ha transformado en un tema de discusión casi diaria en nuestro país. La opinión pública le exige al Estado hacerse cargo de la falta de seguridad que afecta a nuestra sociedad. Este es punto de partida que, si bien tiene matices, genera un consenso general. Pero las discrepancias comienzan cuando se discuten las causas del problema y las medidas a aplicar.


Si se logra generar una conciencia real en nuestras autoridades públicas y deportivas de que la inclusión es una solución en el largo plazo, no hay dudas de que las familias volverán al estadio y de que la delincuencia disminuirá.

La violencia es síntoma de un problema mucho más profundo, es una reacción a la falta de inclusión, una expresión de marginalidad; y el fútbol, al ser una actividad transversal en nuestro país, no escapa de los problemas de violencia. Pareciera incluso ser un generador de la misma. Tenemos una sociedad tan segregada, que para algunos la violencia solo es perceptible en el estadio, lugar donde se mezcla la gente.

En el último tiempo, se han escuchado constantes críticas a la falta de seguridad ciudadana; exigencias de endurecimiento de penas, cacerolazos, hasta prohibición perpetua de asistencia a los estadios. Es decir, se le exige al Estado solucionar un problema de violencia aplicando aún más violencia. En el fútbol se ha intentado solucionar el problema con políticas como el plan “Estadio Seguro”, plan que funciona en base a medidas que promueven la represión, que significa más exclusión y más marginalización; por ende, no significa dar una solución real al problema en el largo plazo.

La respuesta, entonces, es la inclusión. En algunos países de Sudamérica, el fútbol es mucho más que una competencia, hay un verdadero “club deportivo y social” detrás, que tiene no solo una misión deportiva, sino que también una responsabilidad social muy importante; congregan personas, arman tertulias periódicas de discusión, o hacen actividades de apoyo a la comunidad; esto le da un sentido de pertenencia muy fuerte a las personas. Por lo mismo, en muchos partidos de equipos considerados “chicos”, llevan tantas personas al estadio, porque mucha de esa gente no solo ama al fútbol, sino que también siente una profunda identidad que lo ata a su equipo. Muchas de esas personas sienten, de alguna manera, que “le deben algo al club”.

En Chile, con la privatización de los clubes de fútbol, se perdió el sentido social que más de un club quiso darle a su institución, pasando a ser empresas -cuyo fin es otro- como lo son en muchos países de Europa. Siguiendo en esta línea, muchas personas proponen como solución lo hecho en Inglaterra con los hooligans, desarticularlos y subir el precio de las entradas entre otras iniciativas. Pero nuevamente nos olvidamos del problema central: la falta de inclusión, dado que en Inglaterra la infraestructura de apoyo y contención social es mucho más fuerte que con la que contamos en Chile.

Para avanzar en la solución a nuestros problemas de delincuencia, es importante que el Estado tome muchas medidas en diferentes ámbitos y escalas. En lo que atañe al fútbol, debe existir una voluntad real del Estado en exigirles a los clubes mayor responsabilidad social. Esto es, que el club de fútbol debe vincularse con su comunidad, los hinchas, abonados o simples seguidores, y trabajar estrechamente con las personas que viven en riesgo social. Por ejemplo, que los equipos hagan clínicas de futbol en poblaciones, que se limpien las barras de los delincuentes, o que se hagan talleres para la familia, generando una verdadera red de contención en torno al fútbol, todo lo que antiguamente se buscaba hacer cuando eran “clubes sociales”.

El fútbol no puede, ni debe, resolver por sus medios un problema del país como lo es la delincuencia; pero dada su relevancia, debe ser un actor importante en un plan transversal de solución, que es responsabilidad del Estado. Si se logra generar una conciencia real en nuestras autoridades públicas y deportivas de que la inclusión es una solución en el largo plazo, no hay dudas de que las familias volverán al estadio y de que la delincuencia disminuirá.

TAGS: Inclusión Social violencia en los estadios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

No se puede ver de forma aislada lo que sucede en Nicaragua. Para comprender lo que sucede en América Latina, no podemos observar la situación política de cada país de forma de forma aislada
+VER MÁS
#Internacional

Nicaragua: Mitos y construcción popular de la realidad en Latinoamérica

Tiempos donde tu derecho a pataleo está constreñido por las “nuevas verdades” (¿o posverdad?), nuevas verdades que se han construido en forma “express” y que en poco tiempo han conseguido una est ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tiempos Modernos

No sería posible pensar que el actual Gobierno Regional no tome como base de la estrategia de desarrollo regional todo lo que se ha avanzado desde hace ya 22 años atrás
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Plan Ñuble y la estrategia de desarrollo regional que queremos

Popular

Es importante mencionar que no existen farmacias, servicios básicos, no contamos con nuevos espacios verdes ni plazas para los que vecinos que hoy vivimos en San Joaquín
+VER MÁS
#Ciudadanía

En San Joaquín, los vecinos pedimos servicios comunitarios y no construcciones en altura

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI