#Deporte

Humberto Buccione ´Pelo Duro`, un rudo de 1940

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Revista Estadio 1942

Humberto Buccione “Pelo Duro” la estrella de los 40[1]

Humberto Buccione[2] es uno de los boxeadores más famosos de la década de 1940. Llegado a Santiago en 1942, desde Iquique, tierra de incontables estrellas del boxeo nacional, entro directamente al boxeo profesional. Un practica poco usual, ya que la mayoría de los púgiles hacían una preparación previa de en el boxeo amateur, sin embargo Buccione contaba con un físico adecuado y una actitud que rápidamente se adaptó al duro ejercicio del boxeo. En Santiago fue preparado por el mítico entrenador Chago López, quien fue uno de los mejores preparadores de la primera mitad del siglo XX.


Dominaba la categoría de los ligeros y ya sea perdiendo o ganando siempre era aclamado por público, logrado gran aceptación, como boxeador profesional.

“Pelo Duro” Buccione, ofrecía combates espectaculares por su estilo aguerrido y explosivo, de corta distancia. Famoso por sus poderosos hook al cuerpo y buena guardia en distancias cortas, le costó poco llegar a dominar la categoría de los livianos en Chile. Después de unos combates iniciales, venció al número dos de la categoría, Mario Verano y al campeón vigente Segundo Dinamarca, dando un gran combate.

 Fue tal la impresión y llegada de Buccione en la época que en 1942 tomo por asalto la categoría y la domino hasta 1946. Su boxeo denominado por la prensa de la época como “guapo”, se refería a lo que en Chile se comentaba como tradición americana, un combate característico de los años 20 en Estados unidos, su más conocido cultor era Jack Dempsey, el famoso campeón peso completo. Loaiza también recibió influencias del estilo “americano”, caracterizado por su frontalidad, con amplio uso de la cintura para evadir y contra golpear, castigando el torso con ráfagas repetidas de hooks y cross. Este estilo exigía un gran vigor físico y era atractivo al público. Buccione se transformó así en un atractivo espectáculo.

Dominaba la categoría de los ligeros y ya sea perdiendo o ganando siempre era aclamado por público, logrado gran aceptación, como boxeador profesional. En 1940 Santiago y Valparaíso desarrollaban una incipiente bohemia, de esta forma el boxeo profesional tomaba su segundo aire luego del boom de los años 20 y 30. Buccione se transformó en un boxeador atractivo y comenzó a viajar por Latinoamérica, combatiendo en Caracas, Lima, Montevideo y en el prestigioso Luna Park de Buenos Aires. En donde perdió los 5 combates que disputo, a pesar de esto dio formidables combates muy reñidos, los que le dieron prestigio como un púgil que siempre daba el máximo.

Sin embargo el sino trágico que se cierne sobre los boxeadores también cayó sobre él, hacia 1947, perdió el titulo ligero y desde ahí en adelante sus combates fueron empeorando en calidad y nivel, hasta que paso lo inesperado. En 1947 se rindió cuando faltaban segundos para que terminara el doceavo asalto. Fue víctima del descrédito popular y de la prensa, en el que venía hace algún tiempo perdiendo repetidos combates.

 Buccione fue devorado por su propio estilo, agresivo y frontal, que depende de una elevada preparación física y entrenamiento constante. Fue aumentando de peso, llegando hacia 1948 a combatir con Fernandito en medio mediano, combate que perdió con el experimentado estilista.

La Revista Estadio que el medio que recoge gran parte su carrera, se pregunta si fue su acelerado paso a profesional, lo que termino por consumir si trayectoria[3], o lo fue su estilo frontal. Al parecer, las precariedades de la técnica del boxeo en Chile, sumado a la “escuela de los guapos”, pesaron bastante en su decaimiento deportivo. Así Buccione en 1949 ya estaba completamente fuera de las grandes carteleras he incluso, en la novela  san pancracio y el púgil, ambientada en 1960, Buccione es mencionado como vendedor de peinetas, afuera del teatro Caupolicán[4]. Sea esto o no parte de la imaginación del autor, Humberto “Pelo Duro” Buccione revitalizo la escena del boxeo nacional, cuando todas sus grandes estrellas brillaban en Norteamérica.

[1] Jorge Drouillas Espinosa, Profesor de Historia, Magister en Historia y ciencias sociales. Juez AIBA, contacto a [email protected]

[2] Revista Estadio, 14 de enero de 1950, “Figuras el Recuerdo” por Tiziano.

[3] Record de Humberto Buccione, con algunas lagunas, en  http://boxrec.com/boxer/96813

[4] Véase http://www.elquintopoder.cl/deporte/el-pugil-y-san-pancracio-el-boxeo-y-la-ciudad-en-la-literatura/

TAGS: #Boxeo #BoxeoEnChile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador