#Deporte

Heriberto Rojas: el Strongman de Colchagua

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Colchaguino, policía y sobre todo, un guerrero. Heriberto Rojas fue el primer ídolo de este deporte en nuestro país, en una época en que las peleas eran a puño limpio y ganaba el que terminara en pie. Fueron cerca de 20 años de carrera donde cosechó elogios que lo llevaron a ser considerado, en su momento, como uno de los mejores pesos pesados del mundo.


Heriberto Rojas demostró que los límites solo son impuestos por quienes quieren respetarlos. Luchador, fue un incansable deportista que evolucionó en un medio que veía el deporte como formativa de la masculinidad.

Heriberto Rojas, el primer campeón peso pesado de Chile, alcanzó la fama en 1917 al lograr el título sudamericano de boxeo en esta difícil categoría. Para Chile este era un caso poco común ya que la mayoría de los púgiles que producía el deporte nacional eran de contextura más bien menuda. Sin embargo, Heriberto Rojas de gruesas extremidades y prominentes espaldas combatía con cuanto gigante se le presentara como William Daly, Calvin Repress y Bob Devere de 101 kilos quien puso fin a su prolongada carrera de triunfos.

Pero esta columna no es específicamente para hablar de la prolífica carrera de Rojas quien combatió sin césar desde 1905-1919, sino que también es para hablar de su labor en la difusión de los deportes de combate en Chile, de los cuales Rojas fue un fuerte impulsor, así como fundador de los primeros centros boxeriles e incluso los primeros encuentros deportivos masivos en Chile.

También es importante rescatar su labor como profesor, entrenador, second, luchador e incluso activo participante en diversos manuales de boxeo y lucha que fueron publicados en Chile desde 1905 a 1920. El primero del que se tiene registro es de 1907: Método practico de boxeo, EN el cual aparece su fotografía como uno de los cultores del boxeo “científico” nacional. Luego publicó el completo e ilustrado manual de 1917, “El boxeo, deporte completo y científico”. En este manual Rojas explica mediante a fotografías gran parte del repertorio de técnicas tanto ofensivas como defensivas.

A su vez Rojas de profesión policía, también fue instructor de esta disciplina por largos años en la 4ta comisaria de Santiago. Asimismo junto al infatigable luchador y profesor de cultura física, Amadeo Pellegrini difundió el Jujitsu, la lucha grecorromana y las competencias de fuerza. Rojas fue un verdadero Sportman, quien el código ético-estético de la época alcanzaba el máximo ideal de la masculinidad por medio de una estricta disciplina y la constante práctica deportiva.

Rojas ejerció durante varios años la docencia de estas disciplinas y de hecho, además del box, tuvo una enorme influencia en la práctica y difusión de los deportes de contacto durante el primer cuarto del siglo XX. En 1927 vuelve a ring, pero esta vez no como boxeador, sino que como un luchador grecorromano. Era un peso pesado y con los años había aumentado de peso, pero no por eso su condición física se había visto desmejorada, logrando varias victorias en esta disciplina. En este mismo año en la principal revista deportiva “Los Sports” se abre un áspero debate sobre la real  capacidad técnica de Rojas entre el periodista-réferi Ventura Debezzi y el ya célebre Juan Budinsh, principal difusor teórico-práctico del boxeo en Chile.

Budinsh defendía que desde 1905 a 1910, Rojas no hizo sino aprender la más perfecta técnica, que el mismo trajo desde Estados Unidos. Sin embargo, los argumentos de Debezzi también eran contundentes ya que en su calidad de referí tuvo primera tribuna en los encuentros y definía el estilo de Rojas como destructor, en especial durante el combate contra Zárate, en el cual este último solo era una masa informe de sangre al terminar el encuentro y por lo tanto Rojas era un gran púgil que se imponía por su cuerpo y volumen de golpes, aunque sin la necesaria “ciencia” tan solicitada por los medios especializados.

Al revisar esta crítica por parte de los medios de la época, debe tomarse en cuenta cómo viajaba la información en una época, cuando el porcentaje de alfabetización era bajo el 40% y más aún el conocimiento del idioma inglés, que hasta el día de hoy es privativo cuando se habla de estudiar la “dulce ciencia” del boxeo. Al juicio de la historia, Rojas es un innovador y un pedagogo, esos que tantas veces faltan en los deportes, cuando solo gritamos por estrellas, pero nos olvidamos como formarlas. Heriberto Rojas sin duda merece un importante lugar en la historia del boxeo en Chile, pero también un importante lugar en la labor en la difusión de los deportes de contacto, así como impulsor de la cultura física.

Rojas fue un incansable deportista, estudioso, docente y explorador de las disciplinas deportivas que, por su formación, le eran más cercanas. Rojas no solo fue el “campeón sudamericano” de los pesos pesados. Fue mucho más que eso desde su labor como docente, entrenador, modelo de libros y manuales; luchador, fue un incansable deportista que nunca se abatió ante la falta de resultados, sino que por el contrario buscó evolucionar en un medio que veía la práctica deportiva como formativa de la masculinidad y un aporte.

Su relación con Amadeo Pellegrini, Ignacio Selpulveda, Max Gallant y otros “Strongman” fueron la base para la introducción del Judo, Jujitsu, Halterofilia y la lucha grecorromana en Chile. Heriberto Rojas demostró una y mil veces que los limites solo son impuestos, por quienes quieren respetarlos.

TAGS: #Boxeo difusión Heriberto Rojas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
» Manuel Bastías el duro de Mallarauco

23 de julio

[…] llegando a en una época compleja, ya que mientras Chile contaba con dos campeones sudamericanos Heriberto Rojas y Manuel Sanchez, que paradójicamente hacia inicios de siglo no podían combatir en Santiago […]

Manuel Bastías el duro de Mallarauco - El Quinto Poder

31 de julio

[…] llegando a una época compleja, ya que mientras Chile contaba con dos campeones sudamericanos Heriberto Rojas y Manuel Sanchez, que paradójicamente a inicios de siglo no podían combatir en Santiago  porque […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President