#Deporte

El Tanque que jugaba

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Finales de 1961 y mi viejo me trae desde Concepción a ver la final de campeonato entre la U y Católica. Primera vez que entré al Nacional, niño provinciano obnubilado por la iluminación y asombrado por esa alfombra verde infinita que parecía un jardín interminable. Hasta entonces sólo había visto partidos de la U de Conce y otros equipos del Campeonato Regional en canchas donde el pasto del viejo estadio de Avenida Roosevelt era un poco de maleza que crecía por las orillas. Era la época de los zapatos negros, con toperoles de cuero clavados a la suela y de cordones enormes que daban vuelta por los tobillos. Y ahí estaba el tanque, que hasta entonces para mi era sólo una foto de la Revista Estadio, impresionante con sus 85 kilos y esa determinación de mandarla adentro desde cualquier parte, con un cabezazo mortal o una patada feroz. Era difícil comprender que un hombre de esa envergadura tuviese agilidad. Todo era determinación, fuerza, porfía. Lo recuerdo años después en un partido con el Santos de Pelé, tendido en la raya de gol, con la pelota picando a centímetros de la línea y, agarrado del vertical, tratando de meterle la cabeza para empujarla dentro.


Los de la generación del 50 aprendimos de él que no hay que rendirse ante la competencia. Seis delanteros le llevaron a la U para reemplazarlo y las seis veces terminaron recurriendo nuevamente a sus habilidades y a su fuerza.

El era la U. Trece años en el club de sus amores. Nunca jugó con otra camiseta. Debutó con 19 años y nunca más se sacó el chuncho del pecho. Nueve títulos, cinco galardones como el mejor 9 y tres veces goleador. Quizá el único que hizo seis goles en un partido cuando su equipo iba abajo 0-2. Hoy los canteranos duran un año en primera y son traspasados porque las lucas mandan, y las nuevas contrataciones vienen por un semestre. ¿Dónde te fuiste, fútbol de verdad?

En los 70’s jugué algunos años en la vieja liga Amigos del Fútbol, donde los ex profesionales se iban a jugar en Azules después de dos años de retirados. En las canchas de Macul teníamos el privilegio de ver al Fifo Eyzaguirre, a Jaime Ramírez, al Beto Donoso y otros grandes jugando a la par de los amateurs que, a su lado, éramos un chiste. Y ahí estaba ese muro de concreto que era Campitos. Había que tener las bolas bien puestas para ir al choque con él. Me tocó una sola vez y terminé con la clavícula quebrada.

Dicen que los que fuimos a la Universidad nos nutrimos del Alma Mater, la alimentación intelectual que nos da la casa de estudios donde nos formamos, y eso se queda con nosotros para siempre. A Carlitos Campos los valores de la U se le quedaron pegados en la vida más que a muchos ingenieros, médicos o abogados que se educaron en la casa de Bello. Fue ejemplo de tenacidad, de trabajo, de nobleza. Nunca fue aprovechado adecuadamente para traspasar sus conocimientos y experiencias a los jóvenes.

Los de la generación del 50 aprendimos de él que no hay que rendirse ante la competencia. Seis delanteros le llevaron a la U para reemplazarlo y las seis veces terminaron recurriendo nuevamente a sus habilidades y a su fuerza. Jugó con una pierna menos contra Yugoslavia, batalló contra su peso durante toda su carrera e hizo que los que una vez lo llamaron tronco, terminaran reconociendo en él a la gran persona y el gran profesional que indudablemente fue.

La canción Yes We Can que  Barak Obama utilizó en su campaña a la presidencia dice en parte de su letra:

And we got to help each man be a better man
with the kindness that we give.
I know we can make it.
I know dam well we can work it out.

Eso se escribió para Carlitos Campos.

Gracias por las alegrías que me diste de niño,  tanque querido.

TAGS: Fútbol Universidad de Chile

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Las influyentes asociaciones gremiales empresariales argumentan que el cuello de botella se produce exclusivamente en los distintos servicios públicos que deben dar sus aprobaciones a los mismos
+VER MÁS
#Ciudad

Utilizan el vocablo "permisología" para presionar al gobierno

Popular

Un Estado laico tiene la obligación de separar las creencias religiosas de las leyes, en el entendido que, las creencias son asuntos personales y de ciertos grupos que no representan a toda la sociedad, en ...
+VER MÁS
#Política

En un Estado laico legalizar el aborto y eutanasia es obligación

Se requiere, entonces, hoy más que nunca, la prudencia y sensatez del liderazgo político. No el griterío o altisonancia, de una minoría incondicional, sino la voz tranquila y con peso, de las grandes ma ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ecos de la cuenta

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio