#Cultura

Yuyunapag: para que la experiencia peruana no se olvide

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Todos deben aprender que la democracia no puede abandonar su supremacía moral y política y hacer abandono de sus responsabilidades sometiéndose sin control a los mandos de las fuerzas armadas pues ello tiene consecuencias políticas lamentables: corrupción y violaciones a los derechos humanos.

Yuyanapag es el nombre de la exposición oficial de la Comisión de Verdad y Reconciliación del Perú, que con el aporte de 24 fotógrafos y distintos medios retrata las dos décadas de violencia, años en que se desencadenó la feroz acción del movimiento Sendero Luminoso, una fracción maoísta del partido comunista de ese país, y la consecuente réplica de las fuerzas armadas, la policía y los escuadrones de la muerte, dejando un saldo de sesenta y nueve mil muertos y desaparecidos, según la Comisión de la Verdad que dirigió el prestigioso académico Salomón Lerner Febres.

El interés por los hechos ocurridos en el vecino país es indudable para nosotros los chilenos. De hecho, las experiencias de Chile, Perú y Argentina, con su simultaneidad y terroríficas cifras de muerte, desaparición de personas y torturas, nos hablan de una violencia profunda en nuestra región, algo que creíamos que no formaba parte de nuestra cultura, pero que se manifestó con fuerza y rudeza inaudita en las tres últimas décadas del siglo XX.

Sin duda, los contextos en que desarrollaron los hechos son muy diferentes en cada país. A diferencia de Chile y Argentina, en el Perú no había una dictadura militar desatando una política de violaciones sistemáticas de los derechos humanos, sino que el país estuvo gobernado por gobiernos elegidos en las urnas la mayor parte del tiempo. La violencia fue desencadenada en el marco de la vigencia del estado de derecho por Sendero Luminoso, secundado en una medida menor por el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru y en una etapa terminal del conflicto por grupos narcotraficantes aliados de Fujimori.

La llamada guerra popular que inició Sendero Luminoso reclamaba el fin del dominio de la burguesía y la instalación de una dictadura del proletariado, la que se verificaría con la toma del poder por parte de la vanguardia del pueblo, el movimiento Sendero Luminoso. Las víctimas principales de tal guerra, sin embargo, no fueron los burgueses limeños, sino los campesinos pobres y las comunidades indígenas del Perú. Que la supuesta guerra popular afectó principalmente a los más pobres lo muestran las distancias culturales entre las víctimas y el resto del país las que aparecen como las más dramáticas: mientras que para el 20% del país el quechua y otras lenguas nativas es su idioma materno, esa proporción supera el 75% entre los muertos y desaparecidos reportados a la Comisión de Verdad y Reconciliación.

Es importante destacar que las partes en conflicto tenían una postura similar en relación a los derechos humanos. La Policía y las fuerzas armadas los consideraban un obstáculo para el cumplimiento de una eficaz lucha anti subversiva y Sendero Luminoso consideraba que el derecho internacional  de los derechos humanos y hasta el propio estado de derecho eran construcciones ideológicas que era menester destruir.

La experiencia del Perú obliga entonces a preguntarse si es correcto limitar las denuncias por violaciones a los derechos humanos sólo a los actos cometidos por agentes del Estado. En efecto, crímenes de lesa humanidad tales como actos contra la vida y la integridad física de las personas, actos de tortura y secuestros cometidos de manera sistemática y respondiendo a un programa bien justificado ideológicamente, planificado y prolongado en el tiempo, ¿no debieran también calificarse como graves atentados a los derechos humanos?

Es cierto que son los Estados los firmantes de los tratados que protegen los derechos humanos, y ellos están obligados a respetarlos; pero ello no implica que los ciudadanos o los grupos organizados de la sociedad civil o política carezcan de obligaciones y que su acción no pueda caer en el campo específico de los crímenes de lesa humanidad.

La trágica historia de dos décadas de Perú no puede ser olvidada pues conlleva lecciones para toda la región latinoamericana y muy especialmente para las fuerzas políticas, tanto de izquierdas como de derecha.

Todos deben aprender que la democracia no puede abandonar su supremacía moral y política y hacer abandono de sus responsabilidades sometiéndose sin control a los mandos de las fuerzas armadas pues ello tiene consecuencias políticas lamentables: corrupción y violaciones a los derechos humanos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ir al gimnasio trae grandes beneficios físicos y mentales en una ciudadanía estresada por tantos meses de tener una vida de miedos, restricciones, por perder nuestra libertad de movimiento y de no poder c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los Gimnasios no deben cerrar, ellos nos dan salud mental y física

Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

Nuevos

Ir al gimnasio trae grandes beneficios físicos y mentales en una ciudadanía estresada por tantos meses de tener una vida de miedos, restricciones, por perder nuestra libertad de movimiento y de no poder c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los Gimnasios no deben cerrar, ellos nos dan salud mental y física

Las PeSD (personas en situación de discapacidad) hemos sido históricamente oprimidos por la sociedad capitalista, que consagra a la productividad y eficiencia como principios fundamentales de valoración ...
+VER MÁS
#Sociedad

Día Internacional de la Discapacidad, nada que celebrar

El reconocimiento de una subjetivación jurídica de la Naturaleza también se choca con la experiencia de la propiedad privada como regla que gobierna las relaciones entre humanos y elementos naturales
+VER MÁS
#Política

La Naturaleza como ´alguien`, no como ´algo`

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

Popular

No promuevo la idea de que todo el mundo decida morir, pero sí creo que el tema debe ser debatible, y la medicina y parlamentarios deben abrirse a legislar según parámetros que fije la medicina
+VER MÁS
#Salud

Eutanasia en el 2020, una discusión pendiente en Chile

El nuevo Hospital Zona Norte no tendrá un adecuado nivel de acceso para el 72% de la población a la que debe atender, obligando a las autoridades a implementar medidas paliativas permanentes para brindar ...
+VER MÁS
#Ciudad

Grueso error de Mañalich al decidir la ubicación del hospital Zona Norte

No pierda de vista que los que la quieren fuera de la Defensoría de la Niñez son los mismos hipócritas que instalaron ese modelo social y económico que se fundó desde el atropello más brutal de los DDHH
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a la Defensora de la Niñez

La Ley y los criterios no son iguales para todos, hay perdonazos a grandes empresarios, pero, el ciudadano común nunca recibe uno. Estos hechos causan que sectores minoritarios de la sociedad obtengan impo ...
+VER MÁS
#Sociedad

El actuar irreflexivo del gobierno estimula a los violentistas