#Cultura

Viviendo la hipocresía del Patrimonio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

http://www.diadelpatrimonio.cl/sites/default/files/PortadaDPC2017.png

Como todos los años, ayer se celebró el día del Patrimonio, día en el cual se abren diversos edificios de interés patrimonial, con la idea de acercar y crear cierto nivel de sensibilidad (digo cierto porque no creo que con un día sea suficiente para calar hondo en los espíritus de mis compatriotas) a las y los ciudadanos comunes y corrientes en temas relacionados con el patrimonio y su conservación.

¿Pero qué pasa cuando ese discurso de promulgación del patrimonio, ya sea por las mismas personas que visitan los lugares o por las entidades responsables de organizar este tipo de eventos, caen en la más vulgar hipocresía y banalización del discurso?. Por lo menos yo lo siento así. Un verdadero circo en relación a temas tan importantes como son nuestro patrimonio y su conservación, que dicho sea de paso, en Chile somos expertos en buscar las declaratorias de lugares que no nos representan en nada culturalmente, ya sea porque el edificio estilísticamente responde a corrientes artísticas europeas, que han sido impuestas e imitadas, con bastante retraso, en algún periodo de nuestro desarrollo histórico o porque tienen algún tipo de relevancia ligada a algún personaje de nuestra historia, la cual es realmente cuestionable, ya que parte desde la premisa de un legado colonial y luego republicano, relegando a un segundo plano todo el patrimonio de nuestros pueblos originarios, el cual debería ser el primero en la lista de prioridades en temas de conservación. 


"No dejemos la relevancia de esta discusión a un solo día, como si fuese el día de la madre o del niño, seamos responsables y consecuentes el resto del año también."

Ahora si pasamos netamente al significado de este día y desglosamos todo lo que significa, como dije más arriba, se vuelve un circo, un show dirigido al Patrimonio, donde solo se muestra una cara excesivamente maquillada y photoshopeada, eliminando cualquier tipo de imperfección de las carencias y desperfectos que tiene nuestro actual sistema de conservación patrimonial. Con un Consejo de Monumentos Nacionales caduco, que trabaja con lo mínimo para subsistir y que solo funciona como ente regulador, bajo la Ley 17.288, creada 1970, recientemente modificada el pasado año, donde se realizaron unas pequeñas modificaciones en relación al patrimonio arqueológico. Siendo conscientes de la precariedad de la parte legislativa, tampoco existe un real compromiso con su preservación, ya que realizar un trabajo de restauración tiene un presupuesto que es aproximadamente el doble de un presupuesto para un edificio común y corriente, encontrando a lo largo de todo nuestro extenso territorio nacional, casos icónicos de abandono y despreocupación de diferentes tipos de lugares de interés, desde naturales a patrimonios de la humanidad, como Valparaíso, ejemplo clásico sobre la poca disposición que existe por preservar lugares como este y ahora solo observamos cómodamente como la ciudad lentamente se cae a pedazos. Bajo estos parámetros da rabia y molesta al más apacible de los seres humanos, o por lo menos debería, el hecho que se despliegue esta tremenda parafernalia, se hagan campañas, se entreguen stickers e incluso se postulen lugares (algunos que por su legado, deberíamos cuestionar en cuanto a su valor patrimonial) que tal vez deberían ser mostrados al público desde una visión más crítica o ser tachados de la lista de destinos a los cuales ir. Ejemplo de esto es el edificio del Club de la Unión, emplazado en plena Alameda. Maravilloso inmueble diseñado por el Arquitecto Alberto Cruz Montt, que da cuenta de nuestro tardío periodo historicista, con sus hermosas balaustradas, sus columnas dóricas, sus ornamentos neobarrocos y los lujosos materiales con los que fue revestido en su interior. Pero que tristemente da cuenta de un legado absolutamente misógino, replicando la detestable usanza inglesa de los “clubes de caballeros”, que aparte de segregar a las mujeres y prohibirles la entrada, pertenecían a una selecta élite económica. Historia que no se debiese replicar, ni vanagloriar, sino, como dije más arriba, se debiese criticar y mostrar más allá del valor estilístico de dicho lugar en particular, para generar una verdadera crítica social en relación a lo que fue en su momento el Club.

Retomando la idea anterior, recordar durante un solo día del año que el patrimonio existe, único y exclusivo día en el cual redes sociales se atiborra de fotos en los distintos destinos a visitar y “hashtags” que dan cuenta de lo mucho que te interesa el patrimonio, solo porque te levantaste temprano un domingo al año y saliste a recorrer tu ciudad, entraste a lugares que no visitas comúnmente y luego volviste a tu hogar sintiéndote completamente satisfecho contigo mismo, porque “pusiste tu granito de arena” es esta hermosa cruzada que es la conservación patrimonial de nuestro país. Pero que al día siguiente, pasada toda la euforia y emoción vivida el día anterior, es un tema que volvió a ocupar el último lugar de tu lista de prioridades e intereses. No queda mas que decir que duele esta hipocresía, lacera nuestra identidad y excusa nuestra responsabilidad como habitantes de este territorio.

Ahora me pregunto, ¿Quiénes serán los responsables de esta triste realidad?¿Será el Consejo de Monumentos Nacionales o El Ministerio de Educación, con su pobre desempeño por concientizar y acercar a las masas al patrimonio el resto de los 364 días del año?¿Acaso es la academia, por llevar estos temas de debate a espacios donde converge la elite intelectual y los enclaustra bajo los límites universitarios?¿O la responsabilidad recae en los profesionales que se dedican a este tipo de trabajos, donde muchas veces la ciudadanía no se ve involucrada en los procesos de declaratoria?. La verdad es que buscar un único responsable sería negar la participación de los otros actores en este conflicto, siendo que todos tienen su cuota de participación. Lo que sí tengo claro es que mientras más se involucre a las comunidades en los procesos de declaratorias patrimoniales, más enriquecedor se vuelve el proceso, generando una real conciencia de la relevancia de poner en valor un lugar o un inmueble, llegando incluso a repercutir en el tejido social de dicho lugar. Perfectos ejemplos de esto son las famosas villas modernas de la CORVI y la CORMU (Villa Frei, Villa Olímpica, Conjunto Empart, etc), que vivieron hace algunos años estos procesos de armar un expediente para ser declaradas “Zonas Típicas”, las que nacieron desde la iniciativa vecinal en conjunto con un equipo de profesionales que apoyaron dichos procesos. Los cuales resultaron inmensamente beneficios para sus comunidades. Luego de analizar estos casos, se puede entender que el trabajo de acercar, entender y vivir el patrimonio, es posible, solo hace falta voluntad e interés, y que mientras mas se involucre a las bases, mas profundo es el cambio que se puede generar. No dejemos la relevancia de esta discusión a un solo día, como si fuese el día de la madre o del niño, seamos responsables y consecuentes el resto del año también.

TAGS: #Conservación #DíaDelPatrimonio #PatrimonioCultural

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica