#Cultura

Una ardilla amorosa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Era una ardilla común y corriente de esas que vemos por ahí. No le gustaban los dulces ni los huevos tiernos de pájaro. Tan solo guardar cosas en el hoyo de su árbol.

Un día encontró una pelota de plástico en el jardín de la vecina y pensó: “Sería un buen adorno para mi habitación, me la llevaré entre los dientes antes que se me quiebren”; la agarró entre sus pequeñas y huesudas garras y saltó entre los árboles con su botín.
Sus ojitos de botón y colita de esponja eran una belleza para el espectador. La cepillaba y cepillada con un gran devoción. Se paraba junto al espejo y tallaba un corsé de hojitas de parra para continuar buscando regalos de su personal creador. 

La ardilla consideró su vida muy complicada para pensar que era naturalmente tierna. Le dolía la consciencia y solo aprendió a acaparar cosas, muchas cosas, cosas que solo son cosas y nada más que cosas repetitivas y cacofónicas.

Camino por el sendero y un brillo color carmesí le despertó  la codicia. Se dio cuenta que no necesitaba de todas las cosas para vivir en ese talud sucio en el árbol. “Los gusanos me persiguen en la noche y presa de las pulgas soy, gran castigo es el que tengo y nada sacia mi soledad en este bosque de abetos” se dijo, al mirarse los pies llenos de lodo.
La ardilla consideró su vida muy complicada para pensar que era naturalmente tierna. Le dolía la consciencia y solo aprendió a acaparar cosas, muchas cosas, cosas que solo son cosas y nada más que cosas repetitivas y cacofónicas. Fue cuando pensó que debía lidiar con su trepadora vida con otro enfoque. Un actitud que buscase la iluminación animal. Creía en algo más sobre su tierna vida de ardilla , un algo que le significará más que acapara cosas.
Caminó muy cerca del río y encontró una pequeña tortuga a la cual le dijo: “No pienso que tengas problemas de habitación y menos de frío”. La tortuga la miró y metió la cabeza en la caparazón y, desde adentro, le gritó: “Es una excelente percepción  y muy oportuna viniendo de un ardilla tan femenina y agraciada”. La ardilla pensó: “Hay algo en mi vida que no está bien, creo que perciben de mí lo que no soy, pues ardilla más macho no puede haber”.
Con un palo, la picó por la cola y la tortuga emergió de su coraza con la boca abierta y extasiado . “Podría dejar de introducir esa vara por mis partes pudientes, le pido, señorita ardilla”.
“Tortuga, debes saber que aunque ande en botas no soy vaquero”, replicó el roedor.
“Es una extraña temática viniendo de tan simpático y bello animal. Obviamente no eres vaquero, pues no podrías montar un caballo con tu pequeñita y simpática cola esponjosa. Eres una criatura tan delicada que me dan ganas de apretarte hasta reventarte ”, habló la tortuga sobándose las garras.
La ardilla pensó: “Ohhhh infancia arruinada, mejor me largo de este arenal antes que pierda más que el tiempo.” Y de esa forma trepó a un sauce llorón con rapidez y miró a la tortuga que no realizó ningún movimiento; solo se quedó ahí, siendo tortuga y él siendo ardilla.
Al trepar y echar un vistazo hacia el suelo percibió un sapo muy negro y saturado de verrugas grandes y peludas.  “Hola Sapo”, habló la ardilla, con su patita rascándose la nariz. “Hola ¿tienes algo qué comer? ¿No? Ok. Chao.” Expresó el sapo sin ningún rodeo y al grano.
Entonces la pequeña ardilla macho -para diferenciar su sexualidad- se autoproclamó libre de andar buscando consejos de otros animales. Pensó que hablar con otros al final no importaba nada, pues no somos iguales en esencia. “Es nuestra naturaleza “, se aseguró.  Volvió a su cueva en el árbol y la limpió.
El invierno cayó con mucha fuerza, pero el acumulador animal había metido comida por todos lados  y no cabía casi en el hueco. Su cola tiesa por el frío emergió como una rama nevada, y por ella un halcón la levantó del suelo. La ardilla pudo divisar su hogar desde la altura al mismo tiempo que la sangre brotaba de su cautivo cuerpo y con su última miraba trató de divisar alguna de las cosas de su creador.
TAGS: ardilla fábula

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad