#Cultura

Un sábado con Milan y mi abuelo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Diría que todos los días de la semana son pedestres, aunque posiblemente el sábado sea la excepción.

El hastío del lunes, la monotonía del martes, la irrelevancia del miércoles, la expectativa de descanso no consumada del jueves, la fútil prisa del viernes, el depresivo domingo.

El sábado es mágico. O quizás solo para mi lo sea desde aquel lejano día de juventud cuando escuché por vez primera a Chicago en “Saturday in the Park”.


En 63 años jamás entendí un carajo de corcheas y otras figuras que hacen que la música se pueda leer (de los logros más extraordinarios del hombre).

Desde aquella vez el sábado me olió siempre a Ron, a hierba (del césped y de la otra), a Hilton, a besos furtivos, a mar y cochayullos. La vida cayéndome encima pletórica de promesas y sentido.

De viejo, aún este día me es mágico. Y es un sábado por la tarde que leo a Kundera. Dice Milan:
“¿Que amaba Lenin de la Appassionata de Beethoven? ¿La música o el sublime ruido que le recordaba los pomposos impulsos de su alma ansiosa de sangre, de fraternidad, de fusilamientos, de justicia y de absoluto? ¿Disfrutaba de los tonos o de los sueños que los tonos le inspiraban y que no tenían nada en común ni con el arte ni la belleza”

Milan quizás no lo ve, pues posiblemente la Primavera de Praga aún lo ciega, o quizás lo ve a medias, pues la aversión al líder comunista es superior a un juicio desapasionado: La Apassionata es un verdadero himno revolucionario, quizás a la altura de la Marsellesa.

Claro que lo insinúa al mencionar un alma “ansiosa de sangre y fraternidad”, pero aquello obedece a la parcialidad ideológica de Kundera y no la contundente realidad de la composición del gran Ludwin.

Las tres grandes LA: La Apassionata , La Internacional y La Marsellesa conforman (insisto Milán, a mi modestísimo entender)  la Santísima Trilogía del himno revolucionario.

Bueno, y ya que leo sobre la Apassionatta, escuchémosla. Elijo a Baremboin, no , mejor una que muestre la partitura.

En 63 años jamás entendí un carajo de corcheas y otras figuras que hacen que la música se pueda leer (de los logros más extraordinarios del hombre).

Y es muy extraño, pues desde niño me asomé por sobre el hombro de mi abuelo viendo como deslizaba su pluma sobre las partituras dibujando todos esos jeroglíficos, untar la pluma sobre el tintero, vuelta al papel, regreso al tintero, otros cientos de signos sobre el pentagrama y así, tardes enteras sintiendo su insoportable hálito alcohólico en su fétido cuarto de paredes cubiertas de escupitajos violáceos (…gruesos escupitajos de vino, pan y ají)

Mi abuelo era un monstruo alcohólico, pero también lector de novelas de caballería, jugador de solitario, devoto de la Virgen del Carmen y de Lourdes, pero por sobre todo, un músico que leía y escribía música.

Hoy en día los niños aman a monstruos de Disney, de Pixar, incluso hay todo un culto a las princesas, que al final son los peores monstruos, los más falaces.

Pero déjenme confesar algo privado, muy privado: hasta el día de hoy amo a ese monstruo alcoholizado que fue mi abuelo, aquel abuelo al que no se hacía merecedor de ningún afecto, aquel abuelo, mi abuelo el músico.

Esto lo descubrí una tarde de sábado, donde las cosas que realmente importan se nos revelan.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria