#Cultura

Sus sensuales caricias

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Viéndome al espejo, no sé si ponerme a reír o a llorar. Tenía los ojos muy  morados y mi camisa nueva rasgada. Nunca pensé que una pequeña diferencia de puntos de vistas relacionados a qué lugar ir en esa tarde, acentuadas por los posteriores tragos, terminaría de esa forma.

No fue violencia.  Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en medio de las pasiones, se desata el huracán, no es fácil controlarse.


No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en medio de las pasiones, se desata el huracán, no es fácil controlarse.

Todavía sentía el fuerte dolor de cabeza debido a los golpes  y terribles nauseas  me inundaban el interior. Fue en ese momento que vomité. Puse mi mano en la boca y el líquido viscoso  terminó desparramándose por todos lados. Me senté en la cama y reflexioné la razón de mi equivocación. Seguramente cometí alguna expresión excesiva de ternura. Pueden ser las llamadas constantes del celular, deberé apagarlo para no molestar. Yo sé que ella se puede controlar.

Tiene sus problemas. Tantas complicaciones debido al trabajo y a los comentarios sobre su vida pasada estresan  a cualquiera. Hay que ser positivo en los temas del amor. Dios quiere que estemos juntos, lo juramos ante el sacerdote  y hay promesas que no deben romperse.

Cuando oí sonar el celular, corrí, ya que no me había quedado en la casa, pues sabía que eso llevaría a más complicaciones. Lo dejé sonar por mi estado de mareo. Al ir  me resbalé en el vómito, cayendo de bruces. Rompí  la mesa del motel donde había ido a serenarme.

Sonó nuevamente y esta vez estaba encima de él. Con sollozos me explicó que eso era parte de su carácter y que yo cometí el error de llevarle la contraria. Me replicó  que así la había conocido  y no cambiaría su forma de ser. Guarde silencio y acepté  lo racional de su argumento.

En ese momento, vi correr un hilo de sangre de mi ojo.  El golpe morado parece que se había abierto.  Le comenté el tema y me dio el número de un taxi. “Ellos te pueden llevar a dónde quieras”, me dijo.  “Felicidades por arruinar la noche”, refutó.

En mi mente, giraban los buenos momentos.  “La negatividad no conduce a nada”, reafirmé. Las largas noches juntos siendo uno, su respiración latiendo sobre mis labios, sus piernas apretando, siempre apretando cuando ponía mi rostro en su centro.   Esas imágenes me impulsaban a luchar por nuestro amor.

Al subir al taxi, el conductor me miró por el retrovisor y me preguntó qué me había pasado. Le expliqué sobre los accidentes que suelen suceder, él observó y guardó silencio.

Llegando al hospital, me pusieron varias puntadas sobre el ojo.  El médico me explicó que estos casos debían ser reportados a las autoridades, le pedí que no lo hiciera. “Debe guardar reposo acá, no puede irse sin otros exámenes, ya que no podemos darnos ese lujo. Es por su propia seguridad”.  Le traté de narrar mi historia. El doctor dio una señal y en menos de cinco minutos estaba acostado en una cama junto a otros enfermos.

A la mañana siguiente, me sentí un poco mejor, no tenía nauseas ni sensaciones raras en mi cabeza, solo los dos ojos morados, que me hacían parecer un mapache. Sonreí al verme al espejo. En ese instante, sonó el celular y su voz me despertó de mi estado de somnolencia.

Ella me preguntó en dónde me encontraba para ir por mí, pues ansiaba llevarme a casa. Respiré con profundidad, mientras su soneto suave me narraba sus inconveniencias sobre esa noche.  Que su mano estaba llena de moretones pequeños. “Un error lo puede tener cualquiera y lo que hiciste ayer no volverá a suceder.  Yo te amo, pero debemos reformular nuestra relación, no puedo pasar de nuevo por este tipo de situaciones por tu culpa”, resumió.  Guardé silencio por un instante, el más largo instante de mi vida, y le pude decir con, el más sincero amor, que se podía ir a la mierda.

TAGS: #Relato

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad