#Cultura

Sidosos y borrachos (cuando gane la revolución, ¿quién va a trapear el baño?)

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El martes pasado apareció en un diario de circulación nacional –que tiene una ex sede botada a un costado del Palacio de Tribunales y cuyo cuerpo de Artes y Letras es cada vez más fome– el tipo de reportaje en apariencia inofensivo que esconde varios de nuestros más sentidos prejuicios. “Trabajos y profesiones influyen en la causa de muerte” decía el título y, cómo no, citaba un estudio universitario y “agencias”, quizás para delimitar su decisión editorial de publicar esas sandeces, como si en una fiesta la responsabilidad de la música no fuera del disk-jockey, sino que de los artistas que cantan la música envasada. Las conclusiones de los destacados académicos eran bastante similares a las que se obtendrían, sin marco teórico ni metodológico, en una sobremesa con comensales de esos que piensan que los pobres son flojos, los judíos tacaños, los milicos tontos, los ingleses elegantes y los homosexuales promiscuos.

El “Consejo de investigación médica” de Southampton, concluyó, entre otras cosas, que modistos, diseñadores y peluqueros tienen nueve veces más posibilidades de morir de sida que el resto de la gente y que cocineros, empleados de bares y pintores tienen dos veces más de posibilidades de morir de alcoholismo comparado con la normalidad de la humanidad. Lo más absurdo es que no sólo se contentan con constatar, sino que además pretenden sacar conclusiones a nivel normativo, tales como “aplicar políticas que mejoren su seguridad y productividad”, o “brindar información acerca de prácticas sexuales seguras en el lugar de trabajo”.

Entretanto, aquí en el centro de Santiago, de tanto errar por sus calles he empezado a cultivar relaciones amistosas y honestas con una serie de personas que trabajan en cosas que difícilmente consentiría en hacer. Sólo en el Paseo Huérfanos, entre Bandera y Morandé, me saludo diariamente con Manuel, que es mi lustrabotas, Hernán, vendedor callejero de maní, Israel y Juanito, los barman del Bar Nacional y Verónica y Mylka, a cargo de los expresos y los cortados en el café Haití.

Manuel lustra los zapatos por 350 pesos el par, se dedica a los caballos con más esmero que el narrado por Charles Bukowski en sus diarios y trabaja varias horas al día a merced del frío y el calor, agachado frente a clientes que se entretienen con La Cuarta. Hernán también está en la calle, aunque sentado en una posición más confortable. Tiene pocos dientes y nada parece alterarlo. Israel y Juanito son bastante más joviales, y entre sueldo y propinas paran la olla sin demasiados apremios, aunque hay que ver cómo hacen para transitar por un espacio tan estrecho, siempre de pie, con el pulso a tono y la servicialidad como estandarte. Todavía mejor en el ítem propinas les va a Verónica y Mylka, aunque en el caso de ellas su vestimenta las haga presa fácil de una bruma de lascivia que no las toca, pero las sitúa –en algunas miradas– en la posición de la mercancía.

Hace un tiempo, en una discusión sobre estos asuntos, alguien recordó una frase al parecer famosa que desconocía: “cuando gane la revolución, y seamos todos iguales, ¿quién va a trapear el baño?”. La pregunta es tramposa, porque su acaecimiento nunca será como se describe en el supuesto, pero pone un punto sobre la mesa que es relevante: todos estos paladines de la competencia que abogan porque gane el mejor, en un ambiente de igualdad de oportunidades que propicie “diferencias deseables”, ¿pensarían igual si fueran ellos los que lavan los platos?

Todos los trabajos son igual de dignos, y uno puede ser más o menos feliz haciéndolos en tanto obtenga una renta atractiva, o le parezca entretenido o desafiante, o, lo más importante, le encuentre algún sentido ulterior a su mera ejecución, algo trascendente. De todos estos requisitos, el único objetivo, cuantificable, susceptible de políticas sociales, es el de la remuneración. Nuestro sueldo mínimo es vergonzoso, y lo que gana una buena parte de nuestra fuerza laboral también. El 70% de los pobres de la encuesta Casen tienen trabajo y, a pesar de trabajar, siguen siendo pobres. Así, no dan ganas de trapear el baño. 

—————————————————–

Foto: Alcoholic – HikingArtist / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

¿Cuál es el destino de un pueblo que aparentemente desea las imágenes borrosas que proyectan sus líderes, quienes simultáneamente esconden las llaves de la puerta de salida de la caverna donde estamos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Vivir en la caverna

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?