#Cultura

Santiago en el imaginario revolucionario sirio

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El cauce de la primavera árabe ha tomado sin embargo caminos más difíciles en Siria, en víspera de la gran Conferencia de Siria, se presenta hoy más como un conflicto internacional, que aquel movimiento pacífico de los primeros siete meses de agitación social. En Egipto la revolución demoró 18 días en ganar, en Túnez un poco más de un mes, los dos años dos meses hacen una gran diferencia en Siria.

النظام  إسقاطَ  يريد   الشعب

“El pueblo quiere la caída del régimen” fue la consigna nacida en Túnez y recepcionada en los pueblos de Siria. Los niños escucharon en televisión durante meses ese grito y lo comenzaron a escribir en sus tareas, en la pizarra de clases, en sus dibujos. En la ciudad de Daráa, en febrero de 2011, quince de estos escolares fueron acusados de propagandistas, encarcelados y posteriormente torturados. El servicio secreto del Estado les sacó las uñas como señal de castigo. Los apoderados fueron a protestar a las escuelas estatales intervenidas, “traigan mejores hijos al mundo, respondieron los oficiales, si no quieren, traigan a sus mujeres nosotros lo haremos por ustedes”. Una revolución que nació luego de cada viernes de oración ( “salāt al-dschumʿa”), desde las mezquitas mismas, cerca de la una de la tarde, allí luego del rito se reúnen fuera jóvenes y viejos, simplemente a discutir, criticar y en poco tiempo planificar conscientemente protestas cada vez más numerosas. Un movimiento que no experimentó una fase de diálogo, luego del servicio secreto vienen inmediatamente los tanques y con ello una ola de violencia y brutalidad. La guerra civil en Siria es un conflicto semi-globalizado, incrustado en el ejemplo de Túnez y Egipto, lo que allí pasara debía afectar a todo el mundo árabe, un efecto en cadena y sin reversa. El cauce de la primavera árabe ha tomado sin embargo caminos más difíciles en Siria, en víspera de la gran Conferencia de Siria, se presenta hoy más como un conflicto internacional, que aquel movimiento pacífico de los primeros siete meses de agitación social. En Egipto la revolución demoró 18 días en ganar, en Túnez un poco más de un mes, los dos años dos meses hacen una gran diferencia en Siria.

La deserción de una parte del ejército sirio para contrarrestar la violencia oficial ejercida contra los manifestantes, el posterior (FSA), fue en este sentido fundamental. En los 40 años de régimen de los Assad nadie podía imaginar que un día ocurriría algo así, de modo que las manifestaciones tenían por sí solas un alto significado de amenaza para el gobierno. Será cierta entonces la conocida paradoja, de que aquellos que se sienten más amenazados por la violencia, raramente son sus víctimas. Pero cuando esta amenaza es tan grande y la posibilidad de perder el poder tan latente, sólo queda un último límite para todo gobierno: la fuerza armada. El resto de la historia es conocida, una cruel guerra civil con más de cien mil víctimas y una incertidumbre general sobre el futuro.

El movimiento revolucionario debió nuevamente leer su propia historia, para comprenderse y orientarse en el mundo, en ese intento, en medio de la guerra y la brutalidad de la violencia descontrolada, no son pocas las referencias externas que alimentan el imaginario revolucionario. En este contexto sorprende, dada la lejanía geográfica, cultural y religiosa, la popularidad alcanzada por la canción del compositor y cantante sirio Samieh Shokair llamada سانتياغو o Santiago. Dedicada abiertamente a Víctor Jara, el ex-presidente Salvador Allende y la experiencia socialista chilena, el autor busca retratar la crueldad del fanatismo, la aflicción de una muerte violenta, las sensaciones y sentimientos de la tensión máxima cuando desaparece la política. La guerra civil ha llevado paralelamente a la formación de una cultura popular revolucionaria que vigoriza la lucha política por la libertad, dignidad e igualdad del pueblo sirio.

Pero la recepción del imaginario de resistencia civil a regímenes dictatoriales es también un proceso interno por explicarse a sí mismos un presente oscuro y traumático. En ese contexto resulta claro que el comportamiento humano ante la violencia es finalmente el mismo y que el secreto de todas las dictaduras es la eliminación total de la dignidad humana. Vale el intento entonces presentar una traducción de la canción Santiago, realizada en conjunto con el estudiante de doctorado de la Universidad de Mainz (Alemania) Ahmad Izzo, coautor de este escrito y a quien agradecemos por el relato de su experiencia in situ y orientación en el tema.

Santiago por Samieh Shokair

No hay ningún lugar más disponible para mirar en el salón,
Él fue un trovador y un poeta
Santiago, eres nuestra herida moderna
¿Serían los sentimientos y condolencias suficientes para la mancomunidad?
La boca del rifle ha enseñado a las personas, lo que el común entendimiento significa
cuando Salvador llamó: “únanse Uds. en caminos brillantes”
¡Vosotros debéis unir los caminos brillantes!
luego dijeron los sanguinarios: “no hay dialogo con la chusma”
Una mancha roja y la lengua es cortada
esta es la naturaleza del conflicto, la existencia de ningún sentimiento de seguridad
Oh compañero oh compañero
Cómo construir, en este tiempo, el Estado de los trabajadores sobre el techo del parlamento.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad