#Cultura

Ramón Sender: la narrativa de la guerra civil y el exilio español

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Si nos enfrentáramos al ejercicio de elegir aquellos acontecimientos en la historia de la humanidad y, principalmente, de la época contemporánea, que por su magnitud han dejado huellas y cicatrices en el alma de una sociedad, saltaría a nuestra memoria por su significación y alcance que hasta hoy tiene, el período cruento de la Guerra Civil Española.


El escritor es un claro ejemplo de aquello, no por negar o intentar borrar su pasado o historia como señalamos, ni tampoco por hacer de la misma una copia exacta y entregarnos una literatura marcadamente panfletaria y mimética, su denuncia si es que la hay, es clara pero sutil, elegante e inteligente.

Guerra comprendida entre los años 1936 a 1939, que no fue producto del azar, sino de un largo periplo de desaciertos políticos, desgaste de los sistemas de gobierno y lo principal, la ebullición de luchas y cuestiones sociales, consecuencia de siglos de injusticias contra los sectores más desposeídos y oprimidos de la sociedad española. El conjunto de todos estos elementos fue caldo de cultivo de sectarismos, odios y quiebres institucionales que no hicieron más que reflejar el comienzo de un siglo XX convulsionado y lleno de luchas por ideologías, que vinieron a cobijar y a encantar a quienes se sentían con la responsabilidad cívica y moral de cambiar el devenir de las cosas. Es preciso señalar que aquella guerra fratricida que sigue enlutando la conciencia española, por más que calza con un período en que el fascismo y el comunismo luchaban por instalarse en Europa y extenderse a la mayor cantidad de países, nació y fue de raigambre puramente interna. España se polarizó y no por estas ideologías, sino producto de sus errores e injusticias como sociedad: una marcada intolerancia, eternos revanchismos, malos manejos políticos y gobiernos inoperantes.

Al estallar la Guerra Civil, Ramón J. Sender se encuentra en San Rafael donde veraneaba junto a su familia. La localidad quedó bajo las fuerzas de Francisco Franco, por lo que sus vidas corrían peligro, y por esto envía a su familia a Zamora, donde es ejecutada su esposa. Esta serie de sucesos trágicos, sumado a una vida de constante agitación e identificación con diferentes luchas, van marcando la vida del escritor. El contexto que va viviendo y el entorno en el cual va madurando, conforman esa posición ante el mundo que extrapola en las temáticas de sus novelas. Ahora, si bien es cierto, la literatura nos entrega un mundo de ficción, compuesto de espacios, personajes y una serie de elementos transfigurados y verosímiles, no debemos olvidar a su vez que los mismos son tomados de la realidad; que el autor por más que quiera desligarse o evadirse de aquella, es un ser de carne y hueso que está condicionado por los avatares de su tiempo y espacio, y muchas veces de manera consciente o inconsciente, fuertemente influido por esa historia que quiéralo o no termina incidiendo en su visión de mundo.

El escritor es un claro ejemplo de aquello, no por negar o intentar borrar su pasado o historia como señalamos, ni tampoco por hacer de la misma una copia exacta y entregarnos una literatura marcadamente panfletaria y mimética, su denuncia si es que la hay, es clara pero sutil, elegante e inteligente. Toma su historia y recoge lo mejor de ella, para así nutrirse de la savia necesaria y entregarnos una narrativa tan prolífera en cantidad como rica en calidad.  Es un escritor de la República, de la guerra y del exilio español que nos presenta experiencias literarias en las que se juntaron el desarraigo personal y la voluntad de seguir fiel a una patria presente y luego lejana. Pocos escritores son capaces de seguir tan vinculados a una tierra distante que deja huellas imborrables en él. Por otro lado la evolución ideológica de Sender fue muy similar a la de muchos escritores comprometidos con cambios sociales y luchas utópicas y por eso nos resultan tan familiares sus personajes: un inicial descubrimiento de la revolución, identificada con el anarquismo, dio paso a la militancia comunista.

En su narrativa es posible visualizar cierta dimensión social en el contexto de cada libro. Ésta queda como el marco ineludible donde se desarrolla la vida y del que surgen conflictos  en el que están inmiscuido el individuo, pues para Sender el hombre ocupa un lugar clave dentro de la sociedad, y por ende en sus obras.  Aparte de su dimensión social, el escritor nos entrega a través de sus novelas, variados temas, como el sentido de la justicia, la culpa y su expiación, el sentido revolucionario entre otros. El sentido de la justicia se convierte en uno de sus tópicos literarios. Ese ideal y la lucha por alcanzarla, fueron desde la infancia del autor móviles de vida, verdaderos llamados para conducir su paso por la tierra. Desde muy joven Sender se conmovió por las causas y luchas de los desprotegidos, de los desamparados, de los trabajadores. Más aún en una España convulsionada durante las primeras décadas del siglo XX por la desigualdad, la pobreza y la miseria. Fue un hombre comprometido con sus ideales y los diversos sucesos que le tocó vivir. Un rebelde en todo el sentido de la palabra. Rebelde para alejarse de la generación del 27 de la cual sólo cronológicamente fue parte, claro está, pues tanto en forma como en fondo estuvo muy distante en los postulados tanto de poetas como prosistas de aquella.

En pleno apogeo de los “ismos” y los conceptos de deshumanización del arte advertidos y enunciados por el filósofo y escritor español, José Ortega y Gasset, Sender con su talante revolucionario decide crear una prosa social, realista, corpórea que enfrente aquellos que solo estaban preocupados por la estética, lo onírico, la metáfora y el hermetismo (Generación del 27).  Es por ello que los diversos temas y estilos narrativos que emplea en su literatura, distan completamente de lo artificial de las letras de ese momento. Él está preocupado de los problemas reales, al igual que otros escritores que anticipan el comienzo de la Guerra Civil, con total claridad y postulando una novela social, concreta, alejada de formalismos y de la moda. Es un escritor del pueblo sin titubeos ni concesiones, firme en su rebeldía personal. Rebelde políticamente, mantuvo inalterables sus ideales y pensamientos incluso causando molestias en aquellos con quienes compartió militancia.

Otra de las características en el pensamiento del escritor es su interés por el hombre y su circunstancia; sus afanes de igualdad, justicia social y dignidad que cada ser individual y colectivamente merece. Como tenaz defensor de estos valores, el tema de la dignidad del hombre y sus derechos, se extrae con claridad en sus escritos. Esa preocupación por el hombre lo acerca a las luchas sociales siempre simpatizando con los desposeídos, los desprotegidos y si bien es cierto, la obra del escritor es extensa y muy variada, es recurrente en ella el trato que hace de la dignidad humana, preocupación esencial en su vida.

A modo de cierre, no podemos dejar de mencionar dentro de la cosmovisión del autor, otras situaciones recurrentes en sus obras como la presencia de la culpa o la violencia. En lo que se refiere a la primera, confesión y culpabilidad van de la mano con la propia visión de mundo del escritor nacida de un deambular político e ideológico extenso e itinerante. No por nada en variadas entrevistas reconoció errores en su militancia y arrepentimiento de las ideologías que profesó. Encontramos tanto en Réquiem por un campesino español (1960), como en El lugar de un hombre, (1939), (en lo personal dos de sus grandes obras), uno de los móviles formales de la novela senderiana la culpabilidad. Desarrolla esta inquietud personal, sobre la  base de dos esquemas estructurantes: primero, en la forma de una culpa que se expía por el recuerdo individual o el diálogo confesional; y segundo en  la persecución sobre el individuo. La violencia emerge también producto de sus vivencias, del recuerdo, extrapolada a sus narraciones consecuencia de la afectación que la guerra produjo en él. Desde el desarraigo nos brinda su visión de este conflicto, el daño que causó en la sociedad española, su experiencia en los distintos momentos en que participó de la causa republicana, y por supuesto, su posterior alejamiento de España. Podemos concluir que a pesar de lo extenso de su obra, pues abarcó desde la novela social hasta el autobiografismo, estuvo inherentemente ligado a su historia y al contexto que le tocó vivir, un narrador  rebelde, de estilo sobrio y directo, sin ampulosidades, sencillo y distinto a su generación.

TAGS: Guerra Civil Española Narrativa Siglo XX

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

El cántico sobre el violador en tu camino, sus coreografías, estética y sentido han sido una forma efectiva de visibilización de una imposición que, nos lo han dicho muchas veces, lleva ya demasiado ti ...
+VER MÁS
#Género

#LasTesis, visibilizando el autoritarismo que no ves

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica

La coyuntura actual nos invita, de forma casi inédita, a repensar nuestro país en su totalidad, incluido el rol y las formas que debiese tomar la evaluación del aprendizaje en el sistema educativo.
+VER MÁS
#Educación

SIMCE y democracia

Es justificable el estallido social en contra del abuso, de las trampas y arreglines que cometen impunemente los que tienen el poder.
+VER MÁS
#Ciudad

Los ´de arriba` continúan haciendo trampas

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad