#Cultura

Por una mejor Ley de Premios Nacionales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Históricamente y tal como ocurrió con el anuncio de los últimos ganadores de los premios nacionales, afloran críticas, reacciones y objeciones, las cuales, en parte, se deben a la subjetividad que supone la elección de un determinado galardonado, en desmedro de otros candidatos que pueden contar con iguales o mayores méritos para haber recibido dicha distinción.


Creemos relevante hacerse eco del continuo llamado que la comunidad e incluso los propios premiados han realizado en orden a perfeccionar la institucionalidad y legislación vigente de manera que, la elección de nuestros premios nacionales, en cada una de sus categorías, implique un reconocimiento relevante y genuino del aporte de los premiados y sus trabajos u obras

Adicionalmente, en ocasiones, dichas críticas, van de la mano con un cuestionamiento a la institucionalidad o cuerpo legal que regula los premios nacionales, esto es, la ley N° 19.169, que data de 1992 y que actualizó la totalidad de la normativa aplicable a los premios nacionales.

Si bien es una materia de difícil regulación, dada la subjetividad que implica establecer categorías de premios y, sobre todo, disponer una u otra conformación del jurado, existen ciertos aspectos donde hay un consenso respecto a las modificaciones que deben hacerse. Dentro de ellos se cuentan la necesidad de hacer participar a la institucionalidad cultural de los premios nacionales que dicen relación con la cultura y las artes, tal como se ha recogido en diversos proyectos de ley y en la indicación sustitutiva que crea el Ministerio de Culturas, las Arte y el Patrimonio que actualmente se tramita en el Senado.

Sin embargo, tal como lo hemos propuesto, se requiere una modificación y un avance más sustantivo e integral que incorpore en la ley N° 19.169, ciertas observaciones y críticas que la comunidad científica y sobre todo artística, ha venido señalando durante el paso de los años, tales como las categorías existentes, la periodicidad de premiación, la composición del jurado, lo referente a las formalidades de citación, deliberación y adjudicación, cuya regulación y perfeccionamiento legal permitirá reducir el riesgo de polémicas y, por sobre todo, contribuir a la relevancia y categorías de nuestros premios nacionales.

También hemos propuesto crear el premio nacional de Arquitectura y Patrimonio, el cual se consagra con el fin de reconocer, a nivel público, aquella distinción que, desde el año 1969, es otorgada por el Colegio de Arquitectos, incluyendo también, de manera específica, el sector patrimonial, el cual si bien puede entenderse incorporado en la arquitectura, requiere destacar la importancia de quienes se han destacado por identificar, rescatar, preservar y poner en valor nuestro patrimonio cultural y ambiental.

Por último, otro aspecto que hemos propiciado es la difusión de la vida y obra de los galardonados, lo cual ha sido transversalmente señalado como uno de los elementos que debe ser abordado en una modificación legal, ya que, en la actualidad, la ley recoge someramente la obligación del Estado de promover el conocimiento y difusión de la obra de los premiados, cuestión que necesita potenciarse y materializarse.

Creemos relevante hacerse eco del continuo llamado que la comunidad e incluso los propios premiados han realizado en orden a perfeccionar la institucionalidad y legislación vigente de manera que, la elección de nuestros premios nacionales, en cada una de sus categorías, implique un reconocimiento relevante y genuino del aporte de los premiados y sus trabajos u obras, permitiendo a nivel educativo un impacto positivo de tan relevante galardón.

 

 

TAGS: #Ciencia #Cultura Premios Nacionales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Simplemente legislando para que todo el plástico que ingresa a la economía pague una tarifa progresiva y compensatoria por los daños que genera su disposición final
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Solución de mercado para disminuir los plásticos desechables

Nuestro sello identitario se ha teñido de ideas y símbolos ajenos que han penetrado con potencia avasalladora en nuestra cultura.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile ¿Una mala película gringa?

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Popular

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)