#Cultura

Por Giannini: una voluntad de política filosófica

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace un mes murió Giannini. Se le ha hecho ya un “homenaje”. Me cuentan que se prepara algo así como un “Congreso Internacional” por Giannini. El asunto no son estos protocolos sino la posibilidad de continuación, de escuela.


A este “Congreso Internacional” Humberto Giannini, los filósofos chilenos o estudiantes de filosofía acudirán en masa. Pero no por Giannini sino por los apellidos galos. No será un Congreso para Giannini sino un Congreso para que los franceses hablen en Chile de Giannini. Patético.

El homenaje fue en Valparaíso, donde nació. Fue una excelente idea –crear prontamente el vínculo nacimiento/muerte-. El título del homenaje fue algo como “Despedida a un navegante”. Un invento, eso sí, estrictamente metafórico: sucede que, en su juventud, entre el liceo (público) y la Universidad (pública), el susodicho todavía no filósofo ni con el proyecto de serlo, se las hizo en el oficio de tripulante de barco mercante –al parecer sin ninguna mirada trascendente (menos todavía heroica) de tamaño oficio-, y más bien al modo como un par de décadas más tarde fue consagrada esa particular etapa de la juventud que inauguraba la postmodernidad con la proclama de un «Busco mi destino/Easy ryder».

Claro que a veces una carrera profesional de filósofo da bastante fácil material para ser recubierta por el vestuario del navegante.  Pocas cosas más románticas para un filósofo que suponerse “navegando” toda la vida por la inmensidad universal de las ideas. ¡Oh, que infinitas riveras! Tan bellos, incluso, esos episodios tormentosos desde Aristóteles contra Platón hasta Derrida contra Heidegger –o la turbulencia filosófica del mismo Giannini contra Barceló en unos años durísimos de dictadura, comienzos de los 80 (debate de los pocos que jamás han ocurrido en serio en Chile dentro de la filosofía)-. O remando, muy probablemente cerca de Venezia, en las más apacibles bahías junto al maestro que enseña del timón al discípulo (claro, es Castelli, el italiano en la vida filosófica de Giannini. Por demás decir que casi todo está por averiguar acerca de esta relación aparentemente de maestro/discípulo entre estos dos).

Poco eficaz este romanticismo: al homenaje al navegante llegaron con generosidad unas 10 personas para un salón universitario con capacidad por lo menos para 100. Lo que sugeríamos en una columna anterior: ¿Quién en Valparaíso ha estudiado o se interesa en serio por la filosofía de Giannini? Desolación de una sala casi desierta (diría en prosa la Mistral). Este gran marino de la filosofía chilena zarpó para siempre de su puerto natal con una escuálida despedida en el muelle. Hasta el marino más anónimo de la Esmeralda tiene mejor despedida…

Es que quizás había demasiados doctores en el muelle. O sea, no médicos, sino doctores por grado académico. Los tres conferencistas del homenaje eran presentados en el flyer o volante de invitación como “Doctores en filosofía”. Tal vez la gente se inhibe ante tanto doctor y solamente hubiera querido ir a escuchar las dos o tres buenas ideas que tuvo el filósofo recién muerto.

Lo más impresionante de esta escena de doctores es que Giannini nunca lo fue. Ni siquiera estoy seguro que fuera un “magister” (grado inferior, jerarquía venida a menos), pues lo único que le agradaba destacar y publicar a todos los vientos es que él era “Profesor de Estado”, mención filosofía.

2

Sin embargo, es posible que todo sea diferente cuando ocurra, pronto, en 2015, un “Congreso Internacional Humberto Giannini”. No porque aparezcan menos doctores. Serán incluso más. La palabra “Internacional” es la clave.

Giannini se hizo de buenos amigos filósofos en Francia. Ergo: serán invitados al “Congreso Internacional” y los filósofos chilenos o estudiantes de filosofía acudirán en esta vez en masa, pero no por Giannini sino por los apellidos galos. No será un Congreso para Giannini sino un Congreso para que los franceses hablen en Chile de Giannini. Patético.

Y los chilenos y chilenas del oficio sentirán un gran alivio en sus consciencias: han cumplido. Ya hicieron todo lo que se puede hacer. Ahora que sean las fuerzas de la historia las que se hagan cargo de Giannini.

Y esas fuerzas son las del olvido, del hacer desaparecer a Giannini, igual como antes ocurrió con Millas, con Schwartzmann, con L. Oyarzún, con E. Molina, en el siglo XX – también las que desaparecieron a Bilbao en el XIX, y que hoy día unos arqueólogos filosóficos están desenterrando, pero para provecho de los iniciados-.

Los europeos vendrán a culminar la ceremonia del homenaje a Giannini. Después de su presencia, el olvido se legitima plenamente.

3

Por supuesto, nada de lo anterior me gusta.

Me pongo profundamente triste del desolado homenaje al navegante en Valparaíso.

Creo que algo me escandaliza en el homenaje “Internacional” que se prepara.

¿Hay alternativa?

Por supuesto. Giannini tiene obra, una obra para estudiar, para continuar, para transformar. Tiene una obra para apoyarse o para poner de referencia.  Tiene algo diferente del punto cero con el cual comienza cada nueva generación de filósofos y filósofas chilenas.

Se necesita una voluntad. Una voluntad política para hacer política filosófica. ¿Acaso no la hay? Sobra. Hay voluntad de sobra para organizar este Congreso Internacional y buscar las maneras de encontrar un momento para hacer amistad con el francés de visita.

Hay voluntad de política filosófica dependiente. No hay voluntad de política filosófica chilena. Creo que Giannini se sentiría muy acongojado al ver repetida la escena que tanto vivió.

Considero absolutamente secundario cualquier Congreso Internacional de filosofía bajo el nombre de Humberto Giannini. El resultado será, finalmente, muy probablemente, una burla a su memoria.

Propongo que la obra de Giannini sea instalada como obra para una escuela. En esta escuela todos podemos participar. No hay limitaciones respecto de qué hacer con la obra de Giannini. Proponemos una institución que genere los mínimos organizacionales para que este quehacer se realice. Un consorcio de Universidades chilenas, presididas por la Universidad de Chile, puede dar el paso.

TAGS: #Filosofía Humberto Giannini

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Jose

06 de enero

Tirso, y «Plaza Giannini»?

Gracias por el art’iculo.

viveroscollyer

06 de enero

¿plaza Giannini?
sin duda alguna no se trata de eso
en absoluto.
Pero, veamos, para reflexionar un poco el vacío de tal iniciativa:
la calle que pasa por detrás del Pedagógico se llama Doctor Johow
¿Alguién sabe o se acuerda quién fue Johow?
……….. (cri cri, cri cri
pues fue un destacado profesor alemán, botánico y microbiólogo,
que trabajó cuarenta y cuatro años en Chile contratado por la Universidad de Chile
Llevó adelante transformaciones decisivas en las primeras décadas de existencia
del Instituto Pedagógico
–así pues, Johow es otro ejemplo de la amnesia intelectual de la elite chilena–

pero pregunte usted detalles de la vida de Kant
o el nombre exacto de la universidad (país y año) donde estuvo Wittgenstein
después de la Primera Guerra Mundial
Eso se recuerda y es motivo de charla académica permanentemente
Lo que queremos es que la vida y obra de los intelectuales chilenos de mayor peso
sea esa charla cotidiana de los académicos y profesores
(y especialmente con sus estudiantes)

viveroscollyer

06 de enero

asunto muy distinto es tomar la reflexión de la plaza,
de la plaza pública, en el libro La re-flexión cotidiana de Giannini,
y luego de cierta madurez colectiva del concepto
podamos crear un lugar de encuentro dentro de la Universidad,
un lugar cuidado, especial, donde nos descubramos
en la plaza y en la plaza pública y con la huella de Giannini

patricio

07 de enero

Eso de una voluntad de política filosófica me parece interesantísimo si mi interpretación de lo que aquí se esta diciendo es correcto: algo simple pero que da en el clavo; la política no como una ciencia, no como el arte de gobernar sino como el arte de crear relaciones humanas que nos permita desarrollarnos al mismo tiempo como individuos, sin ‘miedo a la libertad’ ( E. Fromm). Los insights de Fromm son importantísimos por cuanto nos educa frente a los peligros de rendirnos frente a ideologías políticas y religiosas que postulan concepciones totalitarias . No es extraño por lo tanto descubrir que pensadores de la envergadura de un Said, Freire, y Gutiérrez se inspiraron en los insights de Fromm para articular sus respectivos pensamientos, que al igual que Fromm, han tenido como finalidad diferenciar entre una concepción socialista no totalitaria de una totalitaria, dentro de su critica a las formas de opresión política e ideológica. Ahora bien, to the point, seria interesante saber hasta que punto el pensamiento de Giannini se ajusta a esta visión o si desde su perspectiva Cristiana ( como una suerte de complemento a las ideas de Gutiérrez) hace posible expandir aun mas esta visión.

patricio

07 de enero

Me doy cuenta de que errado al haberme saltado la preposicion. Por lo tanto estaba leyendo:una voluntad politica filosofica. En todo caso he decidido dejar el comentario ya que seria de todas maneras interesante en mi opinion ver si se puede estudiar al filosofo Giannini desde esa perspectiva.

viveroscollyer

07 de enero

Patricio, como dices, te saltaste la preposición, la que caracteriza
específicamente una propuesta de política filosófica

por voluntad entenderemos un acuerdo compartido de muchos
que para este propósito nos hacemos en un común

este común será una manera de hacer filosofía; en este caso, de hacer
filosofía por el legado de Giannini –entendiendo esto como un gesto
que abarca también toda obra de la filosofía chilena o pensada en Chile–

pero también se trata, y de modo muy importante, creo, de lo que has hecho
y has comunicado sin temor ni complejos lo que te viene a la cabeza
cuando lees estas líneas
sin duda esta espontaneidad vale millones más que las frases rebuscadas
de alguien que quiere «pasar por inteligente»

te agradezco la relación Giannini – Fromm
parece que hay que explorarla (y buscar junto a quien: por eso lo de voluntad compartida)

patricio

07 de enero

Fernando gracia por tu pronta respuesta. Efectivamente mi comentario fue apresurado y hasta cierto punto desconsiderado con el articulo pero como bien dices tu obedeció a una necesidad intuitiva provocada por las palabras: política y filosófica. Quiero también usar esta oportunidad para sumarme a tus palabras diciendo que temores y complejos no se conjugan muy bien con el arte de filosofar. Por lo tanto solo he sido consecuente al actuar de esta manera. Es mas los que quieren pasar por inteligente usando un lenguaje rebuscado siempre terminan siendo desenmascarado. Incluso con filósofos de la envergadura de Hegel, pero dejemos esto para otra ocasión.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Díaz Eterovic, nos presenta en la última entrega de Heredia, al detective idealista a su manera, irrespetuoso con el poder, pero descreído, ni las multitudes enfervorizadas por cambios sociales logran il ...
+VER MÁS
#Cultura

Imágenes de la muerte

Incluso con este historial no se ha visto a medios como La Segunda, El Mercurio, La Tercera, Canal 13 o Biobío calificar tal designación como un error de la derecha o como un traspié, al menos o rasgar ...
+VER MÁS
#Política

Errores en política: un problema de mayorías

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado