#Cultura

Nuestro arte no cabe en sus museos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“Nuestro arte no cabe en sus museos” es una frase que forma parte de la galería de arte popular tatuada por estos días en las paredes de la USACH. Esta decidora frase me quedó dando vueltas y, luego de reflexionar en torno a la maestría que tienen la mayoría de las consignas callejeras para lanzar un proyectil de denuncia o propuesta con verdadera sutileza literaria, es que terminé por concluir que esta pequeña frase da cuenta de fenómenos importantes. Primero, de la conciencia de un arte institucionalizado en el tradicional espacio de los museos que hegemonizan el arte “oficial” en contraposición a una contra-cultura de arte popular plasmado en el lienzo más extenso y visible: la calle y sus paredes.

Todo esto me hace pensar en la visión de varios artistas del hip-hop que me han explicado de manera sentida su hipótesis basada en que la calle es el lugar de expresión con mayor alcance social, tanto desde la música como desde el arte plástico. Pero ¿todo tipo de expresión es arte o expresión social? A mi parecer, para discutir este tema se puede partir por considerar dos puntos: por una parte, la existencia de la ciudad como escenario social de significación espacial, de espacio del ejercicio de la cotidianidad y parte de la visibilización de la vida pública de quienes la habitan. No podemos suponer que somos meros actores que se mueven en una escenografía de utilería; muy por el contrario, el barrio –como expresión de identidad local urbana- conlleva al enraizamiento de quienes lo habitan y la identificación con los hitos espaciales de tal lugar. En segundo lugar, es sabido que a toda expresión de poder que se institucionaliza de manera deslegitimada y alejada de las bases sociales engendrará en su interior una contra-cultura contestataria y cuestionadora del orden hegemónico que, justamente, se expresa mediante válvulas de escape que se encuentran en vínculo con el mundo popular: las micros, las calles, estaciones del metro, plazas, universidades.

En este sentido, me parece que una expresión que se esgrime como una propuesta social-popular y artística que además constituye un notable aporte al mundo urbano, se levanta en el “Museo a cielo abierto” ubicado en la intersección de Departamental con La Panamericana, donde limitan las comunas de San Miguel y Pedro Aguirre Cerda. Este proyecto, que no podría tener un nombre más memorable y atingente, es, justamente, una expresión de lo que se puede hacer utilizando la palestra de la ciudad, en este caso los muros de antiguos blocks que hasta hace un año no eran más que la prolongación de la gris ciudad. Hoy florecen como un lienzo gigante que es posible contemplar desde una micro en movimiento, desde la bicicleta furtiva o el paseo a pie. Un punto interesante de este proyecto es que además del producto visible, en su producción y creación da cuenta de la gestión popular, puesto que incorporó la participación de las bases barriales para la autorización del proyecto, la facilitación de espacios y la socialización de ideas para construir los diseños que los artistas a cargo concretaron en las paredes. Esta es una muestra de un buen uso de los FONDART (aunque solo una parte del proyecto fue financiada mediante este instrumento), pero sobre todo es un ejemplo de arte hecho en real sintonía con los/as actores ciudadanos y que además contiene variados mensajes de fuerte emotividad: nuestros pueblos indígenas, la apelación al proyecto latinoamericanista, el arraigo de los mitos y leyendas chilenas, la importancia barrial de la feria, además de la visibilización social de variados actores sociales relevantes: trabajadores/as, mujeres, tercera edad, profesorado e incluso artistas que resumidos en la figura de Los Prisioneros, encarnan la historia local mancomunada con las reivindicaciones populares.

Así se hace arte con impacto social, arte que supera las paredes enclaustradas para embellecer la ciudad pero también para fortalecer la identidad barrial y demostrar que se pueden realizar museos a cielo abierto que sí caben en las galerías del corazón popular.

Posdata:  Ojo con el colectivo de arte La Mano, que estuvo a cargo de la realización de varios de los murales, algunos de los cuales contaron con la participación del destacado artista plástico popular Mono González (fundamental en la gestación de la Brigada Ramona Parra).

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de Diciembre

Que fundamental es plasmar el arte en la cotidaneidad, en la calle, en un muro, cuánto arte popular nos falta en todo Santiago! Espero poder caminar pronto por el Museo a cielo abierto, ejemplo digno de imitar con sus propias visiones y expresiones culturales en otros tantos cientos de barrios de nuestro país.
Muchos gracias, muchos saludos!
Matías Knust

26 de Diciembre

Te encuentro toda la razón Matias… mira este link para que se te ilumine la esperanza http://www.ciudadcolor.cl
Saludos!

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Las elecciones al Parlamento Europeo son un caso ejemplar del impacto de tres tendencias que observamos en elecciones recientes: el aumento de la indecisión entre los electores; la tendencia alcista de fue ...
+VER MÁS
#Política

Autochequeo ideológico contra la desinformación

En poco tiempo de mandato, el gobierno viene acumulando una cadena interminable de errores que hasta sobrepasa las peores previsiones que se tenían sobre él
+VER MÁS
#Internacional

Un país movilizado contra la barbarie

Los Recursos Educativos Abiertos aparecen como una oportunidad para democratizar la educación en Chile, entregar calidad en los procesos de enseñanza y aprendizaje, ampliar la cobertura de contenidos de a ...
+VER MÁS
#Educación

Recursos Abiertos Educativos: un lugar para el aprendizaje inclusivo

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles