#Cultura

Murallas de lucha y sangre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Rescatar la memoria de un pueblo no debe ser solo misión de muralistas, historiadores, ni cuenta cuentos, hoy es una labor país. Chile vivió dictadura señores, y eso no lo podemos olvidar, sin justicia no podemos avanzar.

La memoria en Chile es más frágil de los que muchos creen. En nuestra larga y angosta faja  de tierra la memoria parece ser uno de los atributos más débiles de nuestro pueblo. Motivos pueden ser muchos: historias difíciles de contar, sucesos que han marcado nuestra vida y a su gente.

Sin embargo, existen otros que se han ocupado de que el olvido no siga avanzando. Hablo específicamente de los muralistas, verdaderos artistas que plasman en la ciudad la memoria histórica de un pueblo, su historia local, social y política. No existe mural en Chile que no refleje el dolor, la pena, la rabia, el lamento, la injusticia y las deudas sociales; así también hay otros que nos invitan a un mundo de fantasía, donde solo se entra con la imaginación.

Me nace escribir esto por mi participación en la restauración del mural en recordatorio al cruel y macabro asesinato Jecar Neghme, militante del MIR asesinado por agentes del Estado. La convocatoria estuvo a cargo del colectivo que lleva su nombre y donde también participaron  importantes muralistas de la consagrada Brigada Ramona Parra, activistas del MUMS y otros ciudadanos. El mural, por si quieren conocerlo, está ubicado en Santiago centro, en la calle Bulnes.

Llama la atención el olvido al que somos sometidos los chilenos. Seguimos avanzando sin justicia, sin memoria y desde ahí vamos perdiendo identidad. Dejando a las añosas murallas hacerse responsables de la huella del pasado.

Rescatar la memoria de un pueblo no debe ser solo misión de muralistas, historiadores, ni cuenta cuentos, hoy es una labor país. Chile vivió dictadura señores, y eso no lo podemos olvidar, sin justicia no podemos avanzar. No queremos falsos profetas de la historia, ya hay muchos que reconociendo esta debilidad y sabiendo el peso de la misma, la interpretan a su antojo, la tergiversan y distorsionan la realidad, generando un engaño  colectivo.

Mientras siga esta fragilidad cada mural nos hará pensar nuestra historia. Gracias muralistas de Chile, por recordarnos lo que muchos se empeñan en olvidar

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.