#Cultura

Mi canto: a propósito de Nelson Schwenke

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A Nelson Schwenke lo conocimos por el año 1984 o 1985. Estudiaba Pedagogía en historia en la Universidad de Talca y comenzamos a hacer distintas actividades artísticas y culturales. Vivíamos bajo la dictadura de Pinochet y tratábamos de armonizar nuestros estudios con acción política. Nos proponíamos contribuir a poner fin a ese régimen de odio y represión, junto con gozar la plenitud de nuestros años juveniles. Lo ubicamos en el Café del Cerro, un local de Santiago donde actuaban artistas que eran considerados partes del “Canto Nuevo”. Las letras de sus canciones – y los acordes para tocarlas en guitarra – se publicaban en “La Bicicleta”, uno de los medios alternativos a la prensa oficial – y en particular a la TV – donde sólo existían algunos baladistas afines a la dictadura.

Compartimos una cerveza y cerramos el trato. Actuarían en Talca. Junto  a otros incipientes “empresarios artísticos” conseguimos el Colegio “Integrado” como escenario; contratamos la amplificación, difundimos por las radios locales, pegamos carteles con engrudo, acarreamos sillas, cortamos entradas y, desplegamos todas las acciones destinadas a que la actuación fuera impecable. Shwenke y Nilo llegaron temprano, en tren. Los acompañaban seis músicos que tocaban cuerdas. Trajeron “chelos”, guitarras y un contrabajo – “el charango de King Kong”, dijo su moreno ejecutante -. Jugamos baby fútbol mucho rato antes de la actuación, en otro patio del colegio.  La actuación fue impecable. Un espectáculo de calidad que dejó más que contentos a todos los espectadores. Con sus músicos y junto al resto del público, nos olvidamos por un rato de todo el trabajo y nos dejamos envolver por la música y la poesía de sus canciones. Más tarde, mientras cenaban en la casa que compartía con otros estudiantes, hicimos caja y descubrimos que nos faltaba dinero para cancelar el saldo por la actuación. Le explicamos a Nelson el tema y nos comprometimos a girar el resto al día siguiente, cuando funcionara el Banco. No importa, me dijo Nelson, mientras sacaban sus instrumentos – incluido el “charango de King Kong” – para alargar la fiesta.

Nos pidió llevarlo a la estación de ferrocarriles. Había un tren que pasaba a eso de las 4 am y quería irse. Su mujer daría a luz su primer hijo y esperaba estar ahí. No vi más a Nelson Schwenke. Lo seguí a la distancia en sus canciones. Compré varios de los cassettes que editaron en el sello “Alerce”.

“Mi Canto”, se instituyó como el himno del grupo de amigos que hicimos cabeza en su ida a Talca. Nos acompañó hasta que, poco a poco, fuimos egresando y comenzamos a transitar otros senderos. Luego supe que estaba enfermo de un cáncer. Con la llegada de la democracia lo fui perdiendo de vista. Nunca supe de nueva discografía. Mantengo los temas clásicos de la época que menciono. Vi un par de fotos suyas. Lo encontré más flaco y se notaba que había envejecido (él sí, yo no).

Esta mañana supe la noticia. Había sido atropellado en una calle de Santiago y acaba de fallecer. Recordé esta historia simple. Hablando con sinceridad, me duele lo de Shwenke.

Esta noche – es muy probable – colocaré otra vez su música, levantaré una copa de vino y, a la distancia, desde el anonimato, entonaré “mi canto”.

——

Foto: 24horas.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Mi canto: a propósito de Nelson Schwenke | Desgobierno de Chile

23 de junio

[…] Fuente: mveronsa, Mi canto: a propósito de Nelson Schwenke […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero