#Cultura

Lucila, un ejemplo a seguir

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Lucila fue una mujer excepcional, pese a que toda su vida estuvo colmada de obstáculos. Nació en un lugar inhóspito, su padre la abandonó desde muy pequeña, creció en la pobreza y padeció por amor. Sin embargo, ella logró levantarse una y otra vez. Se aferró a su tierra de la misma forma en que una planta lo hace para erguirse ante las inclemencias del entorno. Su pasión por la docencia y su habilidad con las letras serían reconocidos antes en el extranjero que en su propio país. Este año, y en el mes de su aniversario, lo que todos recuerdan de ella es que fue galardonada con el Premio Nobel de Literatura. Pero esta vez yo quiero detenerme en la mujer, Lucila; un referente femenino cuya verdadera imagen no quiere desvelar el poder.


Lucila fue una mujer que tuvo que sortear toda clase de dificultades para llegar a ser, finalmente, reconocida por nuestro país. Y no es el clásico ejemplo de mujer sumisa, sosegada, machista, conservadora… como quiere el poder hacer creer, sino más bien se trata una mujer valiente, empoderada, feminista, letrada, política, madre y, tal vez, aunque moleste, lesbiana. Un verdadero referente para la mujer chilena contemporánea.

Nació en la cuarta región, en la ciudad de Vicuña, un 7 de abril. Es hija de Petronila Alcayaga y Juan Godoy, un maestro rural que la abandonó a la edad de tres años. Lucila Godoy Alcayaga —como la bautizaron sus padres— comenzó a trabajar desde pequeña; aunque no siguió el destino de la mayoría de las mujeres pobres de la época. Entre 1904 y 1909 escribe en periódicos, comienza a trabajar como profesora y, como todos, sufre por amor —se suicida Romelio, quien fuera su novio durante mucho tiempo—. Desde ese momento, se dedica solo a su trabajo en el aula y, por supuesto, a escribir. Más tarde, tendría el coraje de enviar sus escritos a los Juegos Florales, en los cuales obtiene, sin esperarlo, el más importante galardón con Los Sonetos de la Muerte. Lucila, austera, prudente, observa entre el público sin recibir sus premios. Este reconocimiento la marcaría para siempre.

Lo que ocurre después, ya es sabido. Formaliza su carrera docente, es nombrada directora de un importante liceo y comienzan sus viajes al extranjero. De este modo, Lucila participa en conferencias, dicta cursos y hasta es considerada en la elaboración de políticas educacionales (México). Asimismo, es nombrada cónsul en diferentes países, y continúa escribiendo. Pero tras batallar contra una enfermedad duradera, Lucila fallece lejos de su patria, en Nueva York, la que ahora siente su partida, después de años de desdén.

Hoy la mayoría de los chilenos recuerdan a “la poetisa”, lo que es cierto. No obstante, yo quiero rememorar a la mujer detrás del seudónimo: Lucila. La misma que educó a tantas niñas y adolescentes que pasaron por sus aulas; que siguió apegada a la religión, incluso tras la adversidad; que forjó su identidad en el pueblo, sin olvidar jamás sus raíces; que vivió la desdicha en el amor, al igual que cientos de otras mujeres, y la misma que encontró en las letras un espacio pulcro para expresar sus emociones y ser la voz de todas las mujeres acalladas por el machismo enquistado en nuestra sociedad.

Aunque los sectores más conservadores del país se refieren a ella como “la poetisa” o “la maestra rural”, somos una gran mayoría los que consideramos que Lucila fue una mujer brillante, una pionera, un referente femenino a seguir. La voz hecha verso de un sinnúmero de mujeres atormentadas por las injusticias que les tocó vivir.

Varios han tratado de tergiversar su legado y reducirla a un galardón, pero Lucila está más vigente que nunca. Se ve reflejada en cada una de las mujeres que son maltratadas y  que la justicia no acompaña; las mujeres que tienen un salario inferior al de sus compañeros; las mujeres que son víctimas de violencia de género; las mujeres que son capaces de dar la vida por sus hijos; las mujeres sobresalientes que no son reconocidas por su entorno ni por su patria; las mujeres populares que día a día deben trabajar para educar a sus hijos, en un país cuya distribución de ingresos es enormemente desigual, y tantas otras que como Lucila deben lidiar con una cultura patriarcal, sustentada en la misoginia.

Lucila fue una mujer que tuvo que sortear toda clase de dificultades para llegar a ser, finalmente, reconocida por nuestro país. Y no es el clásico ejemplo de mujer sumisa, sosegada, machista, conservadora… como quiere el poder hacer creer, sino más bien se trata una mujer valiente, empoderada, feminista, letrada, política, madre y, tal vez, aunque moleste,  lesbiana. Un verdadero referente para la mujer chilena contemporánea.

TAGS: Literatura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Nuevos

Esta nueva fórmula dentro del actual modelo neoliberal puede llevarnos simplemente a un ajuste del mismo producto de la coyuntura político social, pero en ningún caso significa dejar atrás el modelo imp ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo gatopardismo: Estado subsidiario y solidario

Con estos resultados se puede afirmar que Bolivia se encuentra en un equilibrio político electoral aún explosivo, ya que sin perjuicio de que se ganó en primera vuelta, con un amplio respaldo en la Asamb ...
+VER MÁS
#Internacional

La geografía de poder boliviana, en la búsqueda del ¿equilibrio?

La actual generación de adultos es la última que puede hacer algo y de no actuar, quienes hoy son menores de 30 años serán los realmente afectados y lo más grave, no podrán hacer nada. ​
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Olvidar la Crisis Climática puede ser mortal

Los jóvenes de hoy probablemente valoren más la libertad, pero también son cada vez más conscientes de que en su nombre se han permitido los abusos de un sistema que desoye las demandas de la mayoría y ...
+VER MÁS
#Política

Crítica a la visión de Carlos Peña sobre el resultado del plebiscito

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad