#Cultura

Libros y lectura: algo más que el IVA

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

De vez en cuando y de cuando en vez aparece la discusión de si los libros deben tener o no impuesto. Es necesario precisar ciertas cosas antes de comenzar el debate.

Primero debemos entender que es un impuesto que consiste en el pago de una suma de dinero por parte de un sujeto hacia el Estado, por haber incurrido en un hecho gravado, sin que reciba una prestación de parte de este último. Un impuesto no es lo mismo que la contribución o la tasa, sin embargo todos ellos son tributos.

Se dice hoy por hoy que el libro no debería tener impuestos. Se esgrime que en otros países el impuesto al libro es más bajo (Francia 5,5%, Canadá 7%, Grecia 4%, EEUU 7%, Singapur 3%, Italia 4%, Suiza 2%, Japón 5%, Portugal 5%, España 4%) y se argumenta que cómo es posible el 19% al libro en Chile. Es necesario precisar que Chile NO tiene impuesto al libro; lo que existe en Chile es un impuesto a las ventas y servicios, conceptualmente el impuesto al valor agregado (IVA), que tiene como objetivo el gravar el valor que va añadiendo al precio de venta de un determinado bien o servicio cada uno de los agentes económicos que participa en el proceso de producción, distribución y comercialización de un bien.

De esta forma se busca evitar la aplicación de impuesto sobre impuesto (que ocurre en muchos países), que es una característica propia de los impuestos a la ventas que se aplican en cada etapa que va del productor al consumidor, generando el denominado efecto “cascada”.

Lo que podría pedirse es una exención a la venta de libros en comercio, eso es posible. Hoy en Chile existen exenciones a ventas, como es el caso de la venta de vehículos motorizados usados en un plazo inferior a doce meses contados desde la fecha de su adquisición. También hay exenciones a exportaciones e importaciones, pero eso ya es otro tema.

El gran argumento es que es necesario sacarle el IVA a los libros (quedó claro que no es al libro si no a la venta) para incentivar la lectura. Me encantaría que eso fuera verdad.

Hoy los libros en Chile promedian un precio de 11 mil pesos. Si a ese libro de 11 mil pesos se le quita el 19%, quedaría en 8.910 pesos. Usted me dirá que ha bajado poco o quizás que ahora si lo compraría. Si eso fuera verdad entonces todos comprarían libros ya que hoy las editoriales tienen sus ediciones “acuenta”, como son la Ediciones Zeta, Ediciones B, Ediciones de Bolsillos y varias otras que sus precios en su mayoría están desde los tres mil pesos con un máximo de seis mil o siete mil y tienen desde los más grandes clásicos de la literatura mundial hasta los últimos lanzamientos.

Se ven miles de personas comprando televisores LCD a 400mil pesos o comprando un mcdonald´s a 4mil o 6mil, pero no se ven grandes colas en las librerías. ¿Es un tema de precio o un tema de prioridades?

También se dice que deberían costar mucho menos los libros, ya que ahí sí que si todos comprarían. ¿Cuánto es menos? ¿Si costaran 2990 es bajo? Hoy el diario La Segunda trae la colección de obras de Roberto Ampuero a ese precio y no se agolpa la gente a comprarlos precisamente. Incluso, como tantas otra veces, podría apostar que sobrarán y quedarán para reciclaje en las imprentas de los diarios, como ya ha ocurrido. Quizás no les guste Ampuero, pero entonces, ¿los libros que venden en la galería de libros usados en Providencia altura Miguel Claro (metro Manuel Montt) con un precio máximo de cinco mil y con clásicos a dos mil o incluso mil pesos es mucho? ¿No les gustan los libros usados? ¿Deberían ser más baratos los nuevos? ¿Y entonces bajo qué estimulo alguien abriría una librería, una editorial apostaría por una obra o alguien querría escribir un libro?

Se podría decir que alguien que no tiene dinero para comer tampoco puede acceder a esos libros. Es cierto, pero esa persona que no tiene qué comer tiene otras necesidades que deben ser cubiertas antes de pensar en  la lectura.

Estoy de acuerdo hacerle una exención tributaria a los libros, pero el asunto va más allá de eso. Se necesita que el Estado se comprometa con las bibliotecas públicas, que existan turnos más allá de las 19 horas y que desde el hogar exista el hábito de la lectura. Se espera que todos los problemas los resuelva el Estado o el colegio, pero es también un deber de la familia enseñar el hábito de la lectura, ya que tener un pueblo lector no es un capricho, es una necesidad. Las personas con éste hábito expresan mejor su ideas, entienden mejor su entorno, tienen mayor éxito profesional (según estudios de la Universidad de Oxford) y tienen mejores relaciones interpersonales. Una sociedad lectora cultiva la curiosidad, la creatividad y finalmente abunda en innovación, lo que lleva a crear riqueza y superar el subdesarrollo en base a innovación y no a la explotación de materias primas. Puros beneficios a los cuales todos pueden acceder, pero se necesita algo más que centrar el debate en el IVA.

———–

Foto: Un libro, una sensación, una canción – XanetiaLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de Junio

Leonel, la discusión sobre una eventual eliminación o reducción del IVA al libro no debe entenderse como una campaña de fomento a la lectura. No vamos a ser un país más lector de la noche a la mañana. En el caso de que la reducción del IVA suponga una reducción en el precio de venta de los libros, los primeros y más inmediatos beneficiados son quienes compran regularmente libros, o sea, los lectores frecuentes. Pero también se ven beneficiados los presupuestos de bibliotecas, públicas y privadas, y habría que evaluar qué impacto tiene eso en el mediano plazo.

Aunque hay que hilvanar más fino para medir los efectos en la industria y en los índices de lectura, la reducción del IVA debe también entenderse como una medida simbólica, como una señal del Estado en favor de la creación de capital cultural. Si estamos convencidos de que la formación de capital cultural es la vía al desarrollo, ¿por qué gravamos con el mismo impuesto libros y jabones? ¿Por qué otros Estados del continente están convencidos de que el libro no es un producto cualquiera y aplican, en consecuencia, un régimen tributario especial? La cantidad de países con IVA cero o IVA diferenciado al libro es gigantesca. En ese contexto es casi una cuestión de decencia.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

En toda la dinámica social, y en toda la dinámica psíquica y emocional individual, hay una Derecha y una Izquierda, como tendencias, como columnas vertebrales, esenciales de lo que es la conformación de ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Izquierda y la Derecha unidas jamás serán vencidas

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Popular

Kast no promete hacer la nación grande de nuevo sino que recuperar el peso de la noche, que no es una promesa de un país próspero o mejor de cara al futuro, sino que siempre fue garantizar el orden a tr ...
+VER MÁS
#Política

Democracia Protegida: comparación del programa de Kast y el de Büchi

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo