#Cultura

Libros y lectura: algo más que el IVA

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

De vez en cuando y de cuando en vez aparece la discusión de si los libros deben tener o no impuesto. Es necesario precisar ciertas cosas antes de comenzar el debate.

Primero debemos entender que es un impuesto que consiste en el pago de una suma de dinero por parte de un sujeto hacia el Estado, por haber incurrido en un hecho gravado, sin que reciba una prestación de parte de este último. Un impuesto no es lo mismo que la contribución o la tasa, sin embargo todos ellos son tributos.

Se dice hoy por hoy que el libro no debería tener impuestos. Se esgrime que en otros países el impuesto al libro es más bajo (Francia 5,5%, Canadá 7%, Grecia 4%, EEUU 7%, Singapur 3%, Italia 4%, Suiza 2%, Japón 5%, Portugal 5%, España 4%) y se argumenta que cómo es posible el 19% al libro en Chile. Es necesario precisar que Chile NO tiene impuesto al libro; lo que existe en Chile es un impuesto a las ventas y servicios, conceptualmente el impuesto al valor agregado (IVA), que tiene como objetivo el gravar el valor que va añadiendo al precio de venta de un determinado bien o servicio cada uno de los agentes económicos que participa en el proceso de producción, distribución y comercialización de un bien.

De esta forma se busca evitar la aplicación de impuesto sobre impuesto (que ocurre en muchos países), que es una característica propia de los impuestos a la ventas que se aplican en cada etapa que va del productor al consumidor, generando el denominado efecto “cascada”.

Lo que podría pedirse es una exención a la venta de libros en comercio, eso es posible. Hoy en Chile existen exenciones a ventas, como es el caso de la venta de vehículos motorizados usados en un plazo inferior a doce meses contados desde la fecha de su adquisición. También hay exenciones a exportaciones e importaciones, pero eso ya es otro tema.

El gran argumento es que es necesario sacarle el IVA a los libros (quedó claro que no es al libro si no a la venta) para incentivar la lectura. Me encantaría que eso fuera verdad.

Hoy los libros en Chile promedian un precio de 11 mil pesos. Si a ese libro de 11 mil pesos se le quita el 19%, quedaría en 8.910 pesos. Usted me dirá que ha bajado poco o quizás que ahora si lo compraría. Si eso fuera verdad entonces todos comprarían libros ya que hoy las editoriales tienen sus ediciones “acuenta”, como son la Ediciones Zeta, Ediciones B, Ediciones de Bolsillos y varias otras que sus precios en su mayoría están desde los tres mil pesos con un máximo de seis mil o siete mil y tienen desde los más grandes clásicos de la literatura mundial hasta los últimos lanzamientos.

Se ven miles de personas comprando televisores LCD a 400mil pesos o comprando un mcdonald´s a 4mil o 6mil, pero no se ven grandes colas en las librerías. ¿Es un tema de precio o un tema de prioridades?

También se dice que deberían costar mucho menos los libros, ya que ahí sí que si todos comprarían. ¿Cuánto es menos? ¿Si costaran 2990 es bajo? Hoy el diario La Segunda trae la colección de obras de Roberto Ampuero a ese precio y no se agolpa la gente a comprarlos precisamente. Incluso, como tantas otra veces, podría apostar que sobrarán y quedarán para reciclaje en las imprentas de los diarios, como ya ha ocurrido. Quizás no les guste Ampuero, pero entonces, ¿los libros que venden en la galería de libros usados en Providencia altura Miguel Claro (metro Manuel Montt) con un precio máximo de cinco mil y con clásicos a dos mil o incluso mil pesos es mucho? ¿No les gustan los libros usados? ¿Deberían ser más baratos los nuevos? ¿Y entonces bajo qué estimulo alguien abriría una librería, una editorial apostaría por una obra o alguien querría escribir un libro?

Se podría decir que alguien que no tiene dinero para comer tampoco puede acceder a esos libros. Es cierto, pero esa persona que no tiene qué comer tiene otras necesidades que deben ser cubiertas antes de pensar en  la lectura.

Estoy de acuerdo hacerle una exención tributaria a los libros, pero el asunto va más allá de eso. Se necesita que el Estado se comprometa con las bibliotecas públicas, que existan turnos más allá de las 19 horas y que desde el hogar exista el hábito de la lectura. Se espera que todos los problemas los resuelva el Estado o el colegio, pero es también un deber de la familia enseñar el hábito de la lectura, ya que tener un pueblo lector no es un capricho, es una necesidad. Las personas con éste hábito expresan mejor su ideas, entienden mejor su entorno, tienen mayor éxito profesional (según estudios de la Universidad de Oxford) y tienen mejores relaciones interpersonales. Una sociedad lectora cultiva la curiosidad, la creatividad y finalmente abunda en innovación, lo que lleva a crear riqueza y superar el subdesarrollo en base a innovación y no a la explotación de materias primas. Puros beneficios a los cuales todos pueden acceder, pero se necesita algo más que centrar el debate en el IVA.

———–

Foto: Un libro, una sensación, una canción – XanetiaLicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de Junio

Leonel, la discusión sobre una eventual eliminación o reducción del IVA al libro no debe entenderse como una campaña de fomento a la lectura. No vamos a ser un país más lector de la noche a la mañana. En el caso de que la reducción del IVA suponga una reducción en el precio de venta de los libros, los primeros y más inmediatos beneficiados son quienes compran regularmente libros, o sea, los lectores frecuentes. Pero también se ven beneficiados los presupuestos de bibliotecas, públicas y privadas, y habría que evaluar qué impacto tiene eso en el mediano plazo.

Aunque hay que hilvanar más fino para medir los efectos en la industria y en los índices de lectura, la reducción del IVA debe también entenderse como una medida simbólica, como una señal del Estado en favor de la creación de capital cultural. Si estamos convencidos de que la formación de capital cultural es la vía al desarrollo, ¿por qué gravamos con el mismo impuesto libros y jabones? ¿Por qué otros Estados del continente están convencidos de que el libro no es un producto cualquiera y aplican, en consecuencia, un régimen tributario especial? La cantidad de países con IVA cero o IVA diferenciado al libro es gigantesca. En ese contexto es casi una cuestión de decencia.

Ver todos
Ocultar

Popular

Hoy el 57% de los emprendedores chilenos tiene entre 25 y 34 años, según un reciente estudio de Corfo que abordó el período 2001-2016.
+VER MÁS
#Economía

El nuevo perfil del emprendedor chileno

Este asunto es mucho más oscuro. Esta es la historia de un hombre que era famoso, multimillonario, pedófilo, y de la gente que buscó sacar provecho de todo eso.
+VER MÁS
#Justicia

¿Por qué trabajar si puedes demandar a Michael Jackson?

Utilizan de sesgo, la inoperancia y corrupción de la izquierda, pero en sus filas y acciones caen también en lo mismo.
+VER MÁS
#Política

Y la derecha fue...

Debemos rechazar cualquier tipo de violencia, sea del propio Estado o sea de la grotesca injerencia extranjera que impulsa EEUU en Venezuela, la cual es la viga maestra de la crisis de venezolana produciend ...
+VER MÁS
#Internacional

Venezuela: Urgencia de diálogo

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?