#Cultura

La muerte de Lemebel en un Chile Pacato y pintarrajeado de moralista

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace varios días ya se hablaba de la muerte de Pedro Lemebel, un cáncer a la laringe que lo mantuvo sus últimos años con una escasa voz, pero como siempre, con una escritura siempre viva.


Si tuviera que utilizar una sola palabra para definir a Lemebel y su obra, sería honestidad. Lemebel no era apariencia, él era todo lo que era, lo que mostraba lo que escribía y performaba.

Varios medios hicieron sus respectivos homenajes a la partida de un grande; realizaron resúmenes biográficos, recorridos por sus obras, el recuerdo de premios obtenidos y de algunos que nunca llegaron, entre otras palabras que intentaban rellenar ese forzoso y vacío homenaje que debe ocurrir siempre con los muertos, pero que en vida fueron ninguneados y poco valorados.

Al tener como panorama el homenajeado velorio de Gonzalo Rojas en el Bellas Artes, imaginé de inmediato que la partida de Pedro sería en el mismo lugar, pero, al igual que 1990 en la exposición Museo Abierto, Lemebel no calzó con las políticas estéticas de este funesto museo, en que Casa Particular (video de Gloria Camiruaga y Las Yeguas del Apocalipsis) era vetado y expulsado del recinto. En esta ocasión, el cuerpo del gran artista no calló por aquellas cerradas puertas que el Bellas Artes y Chile le han abierto a sus artistas.

El espacio otorgado para su despedida, fue la Iglesia de la Recoleta Franciscana, localizada en una de las periferias santiaguinas donde Lemebel comúnmente se movía, y donde varias veces lo encontré tomando cerca del Mercado Central.

La solitaria procesión realizada camino al velorio, se tornó de recuerdos, encontrándome con una serie de lugares descritos en sus libros, donde el autor vivía el sexo clandestino, fulguroso y pasional. La llegada a la iglesia me recordó inmediatamente a la película Big Fish, en que el hijo del protagonista, sin conocer a los personajes de las historias de su padre, comienza a generar pequeñas relaciones con las descripciones de cada sujeto mencionado por él. De esta misma forma, me enfrenté a los asistentes del velorio, donde cada paso que daba intentaba buscar a los compañeros y amigos del maestro Lemebel. Resulta sorprendente como los espectadores y/o lectores conocemos tanto del autor, y él tan poco de nosotros. Lemebel, compartió su vida y su vivencias con un Chile pacato, facho, encerrado en el closet y pintarrajeado de moralista.

Los asistentes al funeral, eran parte del Chile que queremos, un Chile consciente de sus artistas, que respetaba y se vanagloriaba de las diferencias. El partido y la juventud comunista, uno que otro actor, artistas plásticos y visuales y sus inseparables amigos Carmen Berenguer y Sergio Parra, formaban parte del panorama fúnebre que a su vez, fueron protagonistas de las mil historias de Lemebel. Recuerdo como si fuera vivencia propia, la celebración del NO, donde junto a Parra, Pedro celebraba en Plaza Italia el triunfo de una supuesta democracia, donde la alegría ya venía, pero que nunca llegó. Aquel Chile que jamás se ha constituido como tal, donde su cultura y artistas son ninguneados desplazados y arrojados a la periferias donde el sistema nos ha hecho creer que es al único lugar donde pertenecemos. Sino, no eres el artista facho que presta el poto para exponer en una galería puramente comercial de Alonso de Córdoba, eres un artista que debe estar demostrando su pobreza y precariedad en los barrios “bajos”. Me cansa esa polaridad chilensis, me da pena ser parte de un país que sólo recuerda por compromiso, que sólo auspicia, colabora o conmemora por conveniencia, por esa triste apariencia.

Si tuviera que utilizar una sola palabra para definir a Lemebel y su obra, sería honestidad. Lemebel no era apariencia, él era todo lo que era, lo que mostraba lo que escribía y performaba. Se que muchos extrañarán a un amigo, compañero o su letra y performance cotidiana, pero creo que tenemos que centrarnos más en aprender de el, en que su legado a quedado en un Chile, que por lo menos yo, no me siento orgulloso de pertenecer.

TAGS: Pedro Lemebel

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?