#Cultura

Filosofía y danzas: calidades de realidad en cuerpos bailando

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Estamos en una tentativa de pensar cuerpos humanos bailando desde una cierta filosofía de la danza. Entramos en diálogos posibles, tal vez todavía inciertos, con el filósofo chileno del arte Sergio Rojas, ya que se nos ha adelantado con las que constituyen indicaciones relevantes para nuestros propósitos.


Lo único importante de ellas es la posibilidad de suspender la evidencia del nombre “mano” como corporalidad carnal, en las experiencias que nos proporciona el poner y entregar esa corporalidad a las dinámicas que llamamos “danzas”

Permítanme entonces una proposición inicial para esta columna. Al principio puede ella significar algo un poco insólito, entonces solicito un poco de paciencia –para ver si el sentido surge desde lugares no advertidos. Pues es de nuestro uso más evidente decir que esto al extremo de mi brazo es mi /una “mano”. Nadie osaría (digamos preliminarmente) cuestionar esta evidencia fáctica “trivial”. Aquí están mis cinco “dedos” para probar qué otra constatación de hechos indicaría algún tipo de “alucinación”. ¿Acaso podemos pensar algo diferente de esta materialidad corporal-carnal que me muestras mi mano? De partida, notemos que la carnalidad de mi mano la podemos distinguir de la idealidad del sentido de la palabra “mano” que uso (en completa seguridad), pues una cosa son las manos y otra es el significado de la palabra mano. Una cosa son esos “dedos” y otra, por ejemplo, el número cinco que uso inadvertidamente como certeza de lo que hay en mi mano.

Pues, cuándo, con S. Rojas yo he concordado en que debemos advertir cómo pensamos esa mano al modo de una “positividad de su existencia pre-dada”. Que podemos entonces pensar eso de lo pre-dado, o sea, lo “envuelto” en una evidencia aparentemente absoluta –que la “materialidad” de esa carne como mano es innegable a cualquier consciencia mínimamente lúcida-, y que, quizás, lo con tanta aparente “fuerza de cosa” de la mano puede resultar, digamos, desplazado, en situaciones en que los cuerpos dejan su estado de reposo práctico. Es decir, la hipótesis se puede indicar en el sentido en que, esa mano, en ciertas danzas o bailes, puede abrirnos a experiencias en que ya no es adecuado seguir usando la palabra “mano” para esa corporalidad. Ni el número cinco tener alguna utilidad en la comprensión del fenómeno de esas “prolongaciones” que, digamos, ahora, danzando, “vuelan” en lo extremo del extremo de mi brazo.

Creo que a S. Rojas y a mi nos interesa, por igual, el punto de eso “preliminar del fenómeno mismo del cuerpo en la danza” –como ya lo he citado en una columna anterior. Lo de preliminar habla de lo liminar, y esto dice de algo con un umbral. Un umbral parece querer decir al menos estos dos sentidos: primero, que pensamos un “lugar como entrada” (por tanto, de una salida -y localizadas ambas: aquí, en medio de todos estos posibles-); segundo, que pensamos lo anterior y lo posterior a ese “lugar” (el antes de salir y el salido). Liminar diría ese espacio ínfimo (que se dificulta  llamar “espacio”),  y ese instante de tiempo casi nulo, que “separa o distingue” el estar fuera del pasar dentro, y nos significa que había un momento anterior precisamente porque hay un estado posterior.

De modo que lo pre-liminar del cuerpo adquiere, para mi, dos sentidos posibles. Lo liminar de un umbral que siempre ya henos traspasado en los cuerpos (humanos) cuando hacemos experiencia cotidiana (“normal”) de ellos. Es decir, un umbral que, en los hechos, no existe, pues “solamente” hay a nuestra percepción los cuerpos materialmente ya constituidos. Y habría otro umbral o experiencia liminar: aquella que aparece a nosotros cuando, bailando, esa “materialidad evidente” se desplaza a otra experiencia. Con un ejemplo me gustaría decirlo: esa mano (muñeca, palma y dedos) como cosa-evidente, puesta en los movimientos del baile flamenco, de pronto puede derivar a una “materia” a la cual muy poco importa que “tenga cinco dedos”. Es decir, esta constatación (un pre-dado) de la mano de cinco dedos, de pronto, bailando, pierde significación.

Entonces, alguien me dirá que esa “mano” en movimientos del flamenco ha devenido una “paloma” y esos dedos en “algo como aleteando”. Es decir, que solamente la mano en cierto reposo (“normal”) se ha transformado en la mano –muñeca, palma, dedos-, girando en el aire. Pues, evidentemente eso “es” así. Sólo que, inadvertidamente, hemos pasado de una interpretación pre-dada como “simple mano”, a otra interpretación pre-dada como “mano como paloma volando”-por decir, precisamente un modo usual de hacer estos movimientos de significación.

Mi punto, en este umbral, en esta liminaridad de las experiencias del cuerpo-mano, es que en los cuerpos “activados” en danzas, podríamos poner atención a la posibilidad de una des-aparición de las interpretaciones convencionales como útiles para pensar lo que está sucediendo ahora cuando “ya no hay manos” y “parece haber solamente cierto baile”.

Se trata, por decirlo de otra manera, de una cuestión que pueden decir, aproximadamente, estas palabras: “sensaciones” o “emociones”. Que una mano en sus sensaciones “dentro de” los flujos de una danza da lo mismo que se llame mano –y que mejor parecería que encontráramos otras palabras para decirlo (o mejor: no apresurarnos a usar alguna palabra sino guardárselas y permanezcamos en eso que llamamos: “sentir lo que está pasando”).

Eso respecto de lo que nos pasa, regularmente, a los bailarines bailando. Esto es, lo innecesario de las palabras habituales –y, sin embargo, el deseo de encontrar otros modos de significar “lo que está pasando”. Dejemos estas notas aquí. Lo único importante de ellas es la posibilidad de suspender la evidencia del nombre “mano” como corporalidad carnal, en las experiencias que nos proporciona el poner y entregar esa corporalidad a las dinámicas que llamamos “danzas”.

TAGS: #Filosofía Danza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

29 de marzo

Amig@s, una continuaciòn de mis tentativas en filosofìa y danzas –ahora indicando
hacia un interès de las filosofìas por las danzas no como
asunto «regional» : no usando conceptos filosòficos para «comentar» unas formas
de bailes y danzas que ocurren ante nosotros (como aportes, por ejemplo,
a una historia de las danzas en los mundos conocidos),,, Sino filosofìa de la danza
como una oportunidad para una cierta filosofìa «fundamental» (que comienza a
toparse con asuntos de la viaje metafìsica)–

09 de abril

Impresionante tu aporte, para los que no manejamos tantos términos técnicos.

Maestro!

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

los propietarios podrán ejercer las acciones judiciales respectivas, exigiendo una justa indemnización, en contra de esa municipalidad por haber otorgado un permiso contrario a derecho y en contra del fon ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los socavones en las dunas afectaron a edificios ilegales

En un contexto en que los discursos de odio van en aumento y continúan marcando aún más las desigualdades de nuestra sociedad, es de suma urgencia que Chile avance en esta materia, de lo contrario las co ...
+VER MÁS
#Justicia

Aprobar la reforma a la Ley Antidiscriminación puede salvar vidas

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

La finalidad reeducativa y reintegradora de la pena debe ocupar un lugar central en la recuperación del recluso para la sociedad, que favorezca las condiciones para consolidar en este el respeto por las re ...
+VER MÁS
#Justicia

Rescate y reinserción social

Popular

¿Porqué la molestia de tal diario? Debido a que se acordó incorporar nuevas inversiones que habrían obligado a retrasar la presentación de las ofertas, pero sin mencionar que esas obras tienen como obj ...
+VER MÁS
#Ciudad

A propósito de una autopista, se le aclara al diario El Mercurio

La seguridad pública y la justicia no solo se logran con la represión del delito sino también con prevención y la protección de los derechos de los ciudadanos
+VER MÁS
#Justicia

Cuenta pública 2024: un compromiso en justicia, seguridad social y derechos humanos

Estamos hablando de candidatos vencedores cuya cuna de independencia está enquistada racional y afectivamente a colectividades partidarias tradicionales (...) que decidieron dejar el carné de lado del partido
+VER MÁS
#Política

Primarias partidarias e independientes

Todas las personas, tenemos derecho a expresión de diferentes pensamientos y creencias, pero no es sano para la democracia que impere intolerancia y escasa-nula disposición al diálogo
+VER MÁS
#Ciudadanía

Eutanasia: más que un compromiso presidencial, un derecho social